Campaña medicina rural

Viernes, 12 Agosto 2022

Dar bien las malas noticias es un compromiso humano

14/12/2010

Artículo realizado por Alberto Fanego Díez, estudiante de periodismo en la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid, sobre un acto formativo para periodistas promovido por la Organización Médica Colegial (OMC)

Madrid, 14 de diciembre 2010 (medicosypacientes.com)

DAR BIEN LAS MALAS NOTICIAS ES UN COMPROMISO HUMANO

Por Alberto Fanego Díez

Descripción de la imagen

Momento de la Jornada fotografiada por Alberto Fanego Díez.

Muchos de nosotros habremos visto recientemente la última campaña de la DGT: una mujer en la peluquería, una señora mayor, una chica joven… todos son llamados por teléfono para ser informados de una mala noticia: algún familiar ha sufrido un accidente. “Hoy en España se miente. El problema que tenemos en medicina es que nadie sabe cómo comunicar esas noticias. Le quedan a usted tres meses de vida. No, hombre, no, eso no se puede hacer así.”, decía el doctor Marcos Gómez Sancho, Presidente de la Comisión Central de Deontología Médica de la Organización Médica Colegial.

Entonces, ¿cómo podemos dar bien las malas noticias?

Durante la Conferencia del pasado jueves 4 de noviembre, dos profesionales de la medicina (los Dres. Marcos Gómez Sancho y Javier Rocafort) destacaron un hecho muy importante: “nosotros, más que médicos, somos seres humanos. Nosotros sentimos, tenemos familia, y nos duele cuando alguien se nos va”. Muchas veces, el problema reside en el propio médico. En Estados Unidos se practica una medicina defensiva, es decir, el médico actúa por orden legal, recurre a la Ley antes que al hecho de que comunicar una noticia mala es un acto humano. Todos los días se dan malas noticias y hay que saber hacerlo bien.

En todo momento debemos recordar que el paciente debe estar informado sobre lo que le pasa, pero que él es quien sabe mejor lo que le sucede. Por ello, el médico tiene el compromiso ético de informarle para que desde su autonomía sepa qué debe hacer en todo momento: cuánto quiere saber, qué es lo que desea hacer, hasta qué punto quiere estar informado de su circunstancia... Como médico, pero sobre todo como seres humanos, los profesionales de la medicina tienen que estar cerca del paciente: escucharle, preguntarle, preocuparse por la vida de esa persona a la que tratan.

Otro de los grandes problemas que existen en medicina es la familia, pero sobre todo la latina. “Somos muy paternalistas. En el 50% de los casos, la familia se interpone entre nosotros y nuestro paciente. Hay veces,-proseguía el doctor Gómez-, que la familia prohíbe al médico informar al paciente de lo que le sucede, y esto no puede seguir siendo así, porque si no, le faltamos el respeto al paciente, que es el que sufre”. La información que dan los médicos es vital para el ambiente de la familia, donde ambos doctores destacaron este hecho. Coincidieron, además, en que la información que recibe el paciente le dota a éste de autonomía para decidir. Pero que jamás hay que dar datos falsos, ni siquiera improvisados.

Jamás se pueden dar cifras. Me viene ahora a la cabeza la hija de Suárez, que murió de cáncer de mama. A esta señora le dieron en Boston 18 días de vida; en Pamplona, 3 meses. Vivió nueve años más de lo previsto. Por ello, siempre hay que ir con la verdad por delante. Ello implica el no mentir, aunque sí hay que subrayar que quizás no se haya de decir toda la verdad de sopetón. Hay que dosificarla, irla suministrando poco a poco, pero toda.

Nosotros los periodistas somos comunicadores de masas. Cuando informamos a la población, tenemos y debemos hacerlo bien. Hay que tener siempre cuidado con lo que decimos. Nosotros contamos la noticia, pero no sabemos quiénes o cuántos nos van a leer. Por ello, tenemos que ser profesionales.

El doctor Rocafort, nos enseñó a los presentes la importancia de la comunicación de masas. “Antes de publicar en un periódico una noticia que le afecta a toda la población de un país, debéis ser cautos, prudentes y sobre todo estar seguros de lo que estáis haciendo y diciendo”. Es una norma de oro, como apuntó el doctor Gómez. “Vosotros sois movilizadores de masas: sin vosotros, la gente no se informaría sobre la vacuna de la gripe estacional o cualquier otro tipo de problema de salud. Por eso, tenéis un compromiso social que debéis hacer bien”. Como decía el doctor Juan José Rodríguez Sendín, Presidente de la OMC, los periodistas somos los encargados de hacer llegar las noticias a la población. “Por ello, debéis hacerlo de buenas formas, nunca,-reiteró-, sin deformar la realidad”.