Campaña medicina rural

Sábado, 13 Agosto 2022

Comunicar malas noticias a los pacientes y a sus familiares es un trabajo para el que se necesita un adecuado entrenamiento

04/09/2008

No se trata de una tarea placentera para los médicos, que no desean quitarle la esperanza al enfermo, por tanto, conviene saber aplicar y manejar la metodología general sobre este tipo de informaciones, tal como recomienda la Fundación Ciencias de la Salud que anuncia la puesta en marcha de un curso on-line, en colaboración con la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria

Madrid, 5 de septiembre 2008 (Redacción)

Comunicar malas noticias a los pacientes y a sus familiares es un trabajo que forma parte del acto asistencial, al igual que una buena anamnesis (los datos clínicos relevantes de un determinado historial) y un correcto diagnóstico. Al ser algo habitual en el quehacer diario de los profesionales sanitarios, muchos de ellos desarrollan excelentes habilidades comunicativas de forma intuitiva, lo que no quiere decir, ni mucho menos, que sea una tarea fácil.

Ello no quita para reconocer que no se trata de una tarea placentera para los médicos, que no desean quitarle la esperanza al enfermo. Muchos profesionales temen la reacción de éste y/o la de sus familiares, además de la dificultad para resolver una respuesta emocional determinada. Es por ello que, antes de hacer nada, sería recomendable tener en cuenta factores tales como la edad del paciente o el miedo del facultativo a ser culpado.

Asimismo, es imprescindible que los profesionales sanitarios aprendan el tono emocional con el que debe darse una mala noticia”, tal como destaca el profesor Diego Gracia, presidente de la Fundación de Ciencias de la Salud. En este contexto, “es tan importante el lenguaje verbal como el no verbal”, añade.

Estos objetivos están contemplados en el curso on-line “Comunicar malas noticias”, organizado por la Fundación de Ciencias de la Salud, dirigido a profesionales sanitarios y acreditado por la Comisión de Formación Continuada del Sistema Nacional de Salud. De lo que se trata, como se informa desde la propia Fundación es de adquirir habilidades de acogida y empatía, y distinguir técnicas concretas de información y negociación. También se pretende enseñar a utilizar técnicas tales como la normalización, la legitimación, el manejo de la incertidumbre o el afrontamiento de la negación.

“Mediante escenas breves, pero intensas, se repasan varias técnicas que pueden ayudar a mejorar la práctica clínica del profesional sanitario”, explica el doctor Francesc Borrell, profesor de la Universidad de Barcelona, miembro del Grupo de Comunicación de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (SemFYC) y director del curso on line.

¿Qué es una mala noticia?

“Conocer lo que es una mala noticia o detectar una información que está siendo percibida como tal por el paciente, y saber aplicar la metodología general de este tipo de informaciones, son aspectos que debe adquirir el profesional sanitario”, comenta la doctora Yolanda Jarabo, magíster en Bioética, miembro del Grupo de Comunicación de la SemFYC y co-directora del curso on line “Comunicar malas noticias”.

Reflexionar, ser creativo y proporcionar un entorno adecuado también son acciones decisivas a la hora de dar informaciones negativas, así como individualizar el mensaje en cada situación clínica e ir más allá del protocolo establecido. Más concretamente, este curso se centra en conocer los retos más frecuentes que supone una mala noticia en el diagnóstico y seguimiento de pacientes oncológicos, y afronta entornos especialmente difíciles, como las urgencias.

A través de una plataforma e-learning muy intuitiva, el alumno realiza un recorrido que incorpora cinco secciones: “Qué son malas noticias para nuestros pacientes”, “Técnicas específicas de comunicación de malas noticias”, “El paciente oncológico”, “La familia y los acompañantes” y “Evaluación interactiva on line”. Únicamente es necesaria una conexión ADSL a internet para realizar el curso, cuya información completa puede encontrarse en la página web de la Fundación de Ciencias de la Salud (www.fcs.es).