Viernes, 22 Febrero 2019

Curso FFOMC

Comunicación Internacional en las Profesiones Sanitarias Volumen 1 - Spanish Doctors medicina en inglés, acreditado por la Comisión de Formación Continuada

 

 

En programa formativo de la Fundación para la Formación de la OMC Spanish Doctor, Medicina en Ingles, ha conseguido la acreditación de la Comisión de Formación Continuada de las Profesiones Sanitarias de la Comunidad de Madrid en todos sus módulos

17/06/2014 medicosypacientes.com

 

Madrid, 18 de junio de 2014 (medicosypacientes.com)

Spanish Doctors es un curso dirigido a todos los médicos con el objetivo de aumentar la capacidad del alumno o lector para comunicarse en inglés en su  ámbito profesional, cumpliendo así sus opciones en cuanto a formación, investigación, docencia y gestión, independientemente de mejorar la comunicación con el paciente anglófono

El curso de Medicina en Inglés Volumen I, consta de tres Módulos A, B y C, todos ellos cuentan ya con la Acreditación de la Comisión de Formación Continuada de las Profesiones Sanitarias de la Comunidad de Madrid, con más de 9 créditos por módulo.

La próxima edición de este curso comenzará en octubre y el plazo de inscripción ya está abierto, pincha aquí para más información.

El inglés es el idioma de la ciencia

Para los profesionales de la salud, dominar el inglés supone abrirse unas perspectivas infinitamente más amplias de desarrollo profesional y de mercado laboral.

Supone la posibilidad de acercarse a la comunidad médica internacional no sólo para actualizar y expandir sus conocimientos y habilidades sino también para poder hacer su propia contribución investigadora, docente o gestora.

Reconocemos hoy que la investigación es un elemento más del proceso asistencial y que los médicos deben ser capaces de realizarla y comprenderla además de aplicarla. La gran mayoría de las publicaciones científicas de mayor relevancia y de los eventos científicos internacionales se realizan en inglés. Hay en la investigación de impacto, por tanto, una sobre-representación de científicos angloparlantes e infra-representación de los que no lo son. Esto no sólo supone una desventaja de desarrollo profesional de los últimos, sino que priva al cuerpo general de conocimiento del gran caudal potencial de sus aportaciones.

Más que nunca necesitan los médicos en formación  -y en formación continuada- grandes maestros que sirvan de guías en los inabarcables caminos del conocimiento científico actual. Los más notables ejercen la docencia en la esfera internacional llegando así a un mayor número de profesionales y expandiendo por tanto al máximo su aportación a la medicina mundial. De nuevo, el sesgo favorable a los docentes angloparlantes es patente. Una mayor presencia de profesionales españoles en las esferas docentes internacionales no sólo estimularía su propio desarrollo profesional y enriquecería a la comunidad internacional, sino que permitiría mejorar la docencia médica en España al enriquecerla con la experiencia adquirida en otros países avanzados.