Campaña medicina rural

Sábado, 20 Agosto 2022

Aterosclerosis

27/07/2009

En el presente reportaje de carácter divulgativo, "Médicos y Pacientes" les ofrece una visión general de la aterosclerosis, una enfermedad progresiva y causa principal de enfermedades cardiovasculares, las cuales están consideradas como una de las causas de muerte más importantes en el mundo. Una placa aterosclerótica puede producir complicaciones de diversas maneras

Madrid, 25 de julio 2009 (medicosypacientes.com)

Aterosclerosis

Este diagrama muestra la acumulación de
colesterol en la pared arterial produciendo
una placa. El colesterol llega como parte del
LDL (colesterol-LDL o colesterol "malo")
y puede eliminarse como parte del HDL
(colesterol-HDL o colesterol "bueno").

En el presente reportaje de "Médicos y Pacientes" ofrecemos una visión general, de carácter divulgativo, sobre la aterosclerosis.

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE LA ATEROSCLEROSIS

¿Qué es la aterosclerosis?

La aterosclerosis es el proceso en el cual se acumulan depósitos grasos o fibrosos en la pared arterial para formar las placas ateromatosas. La acumulación de las placas hace que la arteria se estreche, lo que puede reducir el aporte sanguíneo a órganos vitales como el corazón y el cerebro, privándoles de oxígeno y nutrientes vitales. Esto se denomina isquemia.

¿Qué papel tiene el colesterol en la aterosclerosis?

La lesión a la pared arterial debida a factores como la hipertensión o el tabaquismo, permite al colesterol de la sangre entrar en la pared arterial. Esto pone en marcha una cadena de acontecimientos que conduce a un estrechamiento dentro de la pared arterial debido a la acumulación de colesterol, lo que se conoce como “placa”.

¿Por qué es importante la aterosclerosis?

La aterosclerosis es una enfermedad progresiva y la causa principal de enfermedades cardiovasculares – las causas de muerte más importantes en el mundo. Una placa aterosclerótica puede producir complicaciones de diversas maneras.

  • Al crecer en tamaño, conduce a un estrechamiento del vaso sanguíneo y una reducción gradual del flujo sanguíneo. Muchas partes del cuerpo pueden compensarlo desarrollando una vía alternativa de aporte sanguíneo, pero el corazón, el cerebro y las piernas no pueden. Si estos tejidos reciben un aporte sanguíneo menor del adecuado se producen síntomas, p. ej.:
  • -corazón: dolor torácico con el ejercicio, conocido como angina.

    -cerebro: puede conducir a un accidente isquémico transitorio (ictus leve, alteración pasajera de la visión y el habla, sensación o movimiento causado por una breve interrupción del aporte sanguíneo al cerebro).

  • Al romperse, el colesterol y otras partes de la pared vascular se ven expuestas a la sangre, dando lugar a una coagulación súbita de la sangre y a un bloqueo súbito y completo del flujo sanguíneo. En las arterias coronarias, esto puede producir un infarto de miocardio (ataque cardíaco) y en las arterias carótidas que conducen al cerebro, esto puede producir un accidente cerebrovascular (ictus).
  • Al debilitarse y ensancharse la pared vascular, puede provocarse un aneurisma, un abultamiento o el inflado de la pared vascular. Cuando se rompe un aneurisma, puede producir una hemorragia interna masiva y la aparición brusca de síntomas.

Prevención y tratamiento de la aterosclerosis

La mayoría de los acontecimientos cardiovasculares (> 60%) se producen en las tres cuartas partes de las personas clasificadas como con "riesgo bajo a intermedio" de cardiopatía coronaria (CC) según los criterios de valoración del riesgo de Framingham. Por tanto, la detección y el tratamiento tempranos de la aterosclerosis subclínica tienen una gran importancia.

Estudios recientes en los que se ha investigado la relación entre la progresión de la aterosclerosis y los acontecimientos cardiovasculares sugieren que tanto el estrechamiento de la luz (la cavidad o canal tubular) como la erosión y rotura de la placa aterosclerótica son factores predictivos importantes de acontecimientos cardiovasculares, siendo el último especialmente importante en las etapas precoces de la aterosclerosis. La composición de las placas ateroscleróticas varía – las placas con un núcleo rico en lípidos son muy vulnerables a la rotura, sin ningún síntoma previo. Esto indica que la composición y la forma cambiante de las placas pueden ser también importantes para determinar y tratar el riesgo cardiovascular.

Algunos estudios han demostrado que las estatinas, como consecuencia de sus beneficios en la reducción del C-LDL, reducen los acontecimientos coronarios y la morbilidad y mortalidad cardiovasculares, y podrían también retrasar la progresión o incluso producir la regresión de la aterosclerosis. Estudios previos demuestran que reducir el C-LDL retrasa la progresión de la aterosclerosis, pero, sin embargo, para ver una regresión real de la aterosclerosis, se necesita una reducción mayor, de al menos, el 40% en el C-LDL. Estudios clínicos de tratamiento modificador de los lípidos han demostrado una asociación entre una regresión

Técnicas de imagen en la aterosclerosis

Hay varias técnicas que usan los médicos para estudiar la aterosclerosis y la extensión de las placas ateroscleróticas:

  • Angiografía coronaria – Radiografía de los vasos sanguíneos coronarios después de la inyección de un contraste. Esta tecnología invasiva permite evaluar la luz del interior del vaso sanguíneo por si presenta algún estrechamiento o bloqueo debido a aterosclerosis. Este es el método más usado para definir el estrechamiento de la luz coronaria. Con fines de investigación, la cantidad de estrechamiento puede calcularse numéricamente (angiografía coronaria cuantitativa, ACC). Sin embargo, como la angiografía sólo valora la luz de un vaso sanguíneo y no la pared arterial, se ha observado que este método subestima la magnitud del ateroma, especialmente en las etapas iniciales de la aterosclerosis. Además, el tamaño de la luz no es un buen factor predictivo de cuáles serán los pacientes que experimentarán acontecimientos cardiovasculares.
  • Ecografía intravascular (ECOIV) – La ECOIV (una técnica invasiva) emplea ondas de sonido de alta frecuencia para producir una imagen tanto de la luz del vaso como de la estructura de la pared vascular. Permite una medición precisa del área de la luz, así como del tamaño y la distribución de la placa aterosclerótica, porque visualiza toda la pared vascular. Esta capacidad de la ECOIV para visualizar directamente las placas en la pared vascular que no se detectan mediante la angiografía y de proporcionar imágenes transversales, asegura que los pacientes con ateroma significativo pero a menudo asintomático pueden ser diagnosticados y tratados antes y así puede dar la posibilidad de afectar significativamente al pronóstico de los pacientes con cardiopatía coronaria. Entre sus limitaciones están problemas de resolución y la incapacidad de distinguir con exactitud entre las placas fibrosas y las ricas en lípidos.
  • Resonancia magnética (RM) – se trata de una técnica no invasiva que permite la valoración precoz de las enfermedades arteriales. Como la RM produce imágenes transversales o tridimensionales, el ateroma puede verse directamente en su tamaño, forma y composición. La RM puede usarse para detectar no sólo la aterosclerosis, sino también para estudiar su evolución y los efectos de intervenciones, como el control de los factores de riesgo y los tratamientos hipolipidemiantes.
  • Ecografía en modo B – Se trata de una técnica no invasiva que posibilita las mediciones cuantitativas del espesor íntima-media de la arteria carótida (EIM – el espesor de la capa de músculo liso de la pared del vaso sanguíneo). La ecografía en modo B proporciona imágenes bidimensionales y su valoración del EIM es un marcador indirecto valioso de aterosclerosis y enfermedad cardiovascular. El plano de imagen limitado puede llevar a una sobrestimación o subestimación de la gravedad de la enfermedad.