Campaña medicina rural

Martes, 9 Agosto 2022

Asegurar la confianza de la sociedad resulta fundamental para vencer una crisis sanitaria

03/03/2011

Ante una crisis sanitaria de la magnitud de una pandemia, como la sucedida en 2009 con la gripe A, resulta fundamental dirigirse a la sociedad con transparencia absoluta y asegurar su confianza para poder vencer finalmente la crisis. Así lo considera el secretario general de Sanidad, José Martínez Olmos, que fue invitado por Fundamed y "Gaceta Médica" a pronunciar una conferencia para analizar este tipo de cuestiones y ofrecer un balance de la experiencia obtenida como base para futuras pandemias

Madrid, 3 de marzo 2011 (medicosypacientes.com)

Descripción de la imagen

Momento del acto que tuvo
como invitado al secretario
general de Sanidad.

En una crisis sanitaria de la magnitud de la pandemia de gripe A a la que se asistió a lo largo de 2009, "el principal problema y actividad que hemos de plantear y desarrollar, junto a las tareas asociadas a nuestra responsabilidad, radica en cómo transmitir a la sociedad desde una perspectiva de transparencia absoluta toda la gestión que se estaba llevando a cabo, y asegurar su confianza para poder vencer una crisis sanitaria de estas características", tal como ha subrayado, recientemente, el secretario general de Sanidad, José Martínez Olmos. El representante ministerial pronunció ayer una conferencia en Madrid, organizada por la Fundación de Ciencias del Medicamento y Productos sanitarios (FUNDAMED) y la publicación "Gaceta Médica", a la que asistieron representantes de todo el sector sanitario, entre ellos parte de la Comisión Permanente de la OMC, encabezada por su presidente, el doctor Juan José Rodríguez Sendín.

El interés de esta conferencia, bajo el título "Cómo gestionar una crisis sanitaria: la gripe A", se centró, como explicó el propio Martínez Olmos, en incitar a una reflexión a la sociedad sobre ciertos temas que merecen un gran respecto como es el concerniente a una pandemia a nivel global, con el fin de que se valore lo que se hizo bien para proteger a la población y lo que está por mejorar. A su juicio, este ejercicio es importante "primero por transparencia democrática, y en segundo lugar, por la posibilidad que puede existir de que se vuelva a dar en el tiempo un fenómeno de similares características".

Descripción de la imagen

El presidente y el vicesecretario de
la OMC estuvieron presentes
en el acto.

Una de las principales características resaltadas por el representante ministerial con respecto a la gestión realizada en España sobre la pandemia de Gripe A fue, sin duda, el grado de colaboración que se alcanzó entre todos los actores: "empezando por la ministra por aquel entonces, Trinidad Jiménez, hasta pasar a instituciones, comunidades autónomas, organizaciones, profesionales a título individual, industria farmacéutica, medios de comunicación, etc", como enumeró. "Es un ejemplo claro -prosiguió- de cómo somos capaces de responder de una manera coordinada a una situación dominada por la incertidumbre".

Lección para futuras
pandemias

Martínez Olmos hizo también un repaso de las actuaciones llevadas a cabo por la Organización Mundial de la Salud y por la Unión Europea. Bajo el punto de visa de este experto, la OMS tuvo un gran papel al alertar de la aparición de una pandemia y obligar a los respectivos gobiernos a la toma de decisiones, independientemente de cómo lo hiciera, que es en lo que, básicamente, discrepa este dirigente sanitario.

Descripción de la imagen

Entre el público asistente también
estuvo el tesorero de la OMC.

A la hora de analizar el comportamiento de la Unión Europea se centró principalmente en la acción realizada con respecto a las vacunas, sobre todo al principio de la pandemia, cuando se produjo una gran demanda de vacunación y poca capacidad por parte de las compañías farmacéuticas. "De ahí, nuestro planteamiento -añadió- para que la UE hiciera una acción conjunta que garantizase el abastecimiento, aunque finalmente no se produjo esa acción". Así, considera que para el futuro "tienen que desarrollarse mecanismos de acceso centralizado y garantizado para un recurso terapéutico fundamental como son las vacunas". No obstante, y como avanzó, parece ser que es ahora cuando a nivel comunitario se está trabajando en la definición de criterios para dar respuesta inmedianta en una situación de estas características, ya que, como expresó Martínez Olmos, "sería lamentable que en una futura pandemia con serias consecuencias para la salud de la población, en una estructura como la UE no se fuera capaz de responder con criterios de solidaridad interna".

Finalmente, desde su punto de vista, la consecuencia más real de todo lo sucedido ante la pandemia se sitúa en la pérdida de credibilidad en las vacunas por parte de la población, lo que considera "una cuestión de enorme importancia, que tendría que ser analizada, entre todos, en su fundamento y consecuencias con el fin de otorgarle una nueva reorientación". Y es que, como concluyó, "las vacunas son de las herramientas más importantes que disponemos y que nos han permitido aportar una mejor salud a la población".