Campaña medicina rural

Viernes, 19 Agosto 2022

Aprueban el primer tratamiento contra la ascitis maligna

24/04/2009

Destruye las células cancerosas localizadas en la cavidad peritoneal y ataca, por tanto, la causa primaria de formación de ascitis. Se espera que el nuevo fármaco llegue a España durante el año 2009

Madrid, 24 de abril 2009 (medicosypacientes.com)

La Comisión Europea ha aprobado Removab (catumaxomab) para el tratamiento de la ascitis maligna. Se trata del primer tratamiento que se autoriza en el mundo para tratar la ascitis maligna y supone un importante avance en el abordaje terapéutico de esta patología. La autorización se basa en los resultados de un ensayo internacional en fase II/III que demuestra una mejora estadísticamente significativa de la supervivencia libre de parecentesis (punción): en los pacientes que reciben Removab esa supervivencia se multiplica por cuatro con respecto a aquellos que fueron sometidos solamente a parecentesis.

La decisión de la Comisión Europea será efectiva en todos los países miembros de la UE lo que permitirá su comercialización en las próximas semanas en Alemania y, a continuación, en otros países europeos. Según los responsables de Fresenius Biotech, la compañía responsable de su desarrollo y comercialización, se espera que el fármaco llegue a España a lo largo de este mismo año.

Este fármaco destruye las células cancerosas localizadas en la cavidad peritoneal y ataca, por tanto, la causa primaria de formación de ascitis, dando lugar a una mejora significativa de la calidad de vida del paciente. Está aprobado para el tratamiento de los pacientes que sufren una ascitis maligna causada por un carcinoma epitelial (EpCAM positivo) y en los que la terapia estándar no es efectiva. El anticuerpo se administra mediante cuatro infusiones intraperitoneales en dosis creciente tras una paracentesis.

La ascitis maligna es común en cáncer de ovario, de páncreas y gástrico con una incidencia que oscila entre el 20% y el 50% de los casos. Esta entidad clínica se desarrolla en fases avanzadas del tumor y en general tiene un efecto devastador sobre la vida del paciente.