miércoles, junio 19, 2024

Portal informativo de la Organización Médica Colegial de España

InicioOMCObservatoriosRosa Ramos: “Necesitamos una ley sobre la publicidad sanitaria, de manera que...

Rosa Ramos: “Necesitamos una ley sobre la publicidad sanitaria, de manera que se regule la libertad que existe para publicitarse en las redes sin ningún control”

Médicos y Pacientes habla con Rosa Ramos , psicóloga especializada en psicología clínica, decana del Colegio Oficial de Psicología de Navarra y vicesecretaria del Consejo General de la Psicología, con motivo de su participación en el último seminario del Observatorio contra las Pseudociencias, Pseudoterapias, Intrusismo y Sectas Sanitarias (OPPISS), ‘Pseudoterapias en salud mental: una perspectiva profesional’.

¿Cuál es el papel de las instituciones y regulaciones legales en la prevención y regulación de las pseudoterapias en el ámbito de la salud mental?

Las pseudoterapias siguen estando en estudio (“coNprueba”), por parte del Ministerio de Ciencia e Innovación y Universidades. Todavía hay un gran trabajo por hacer en relación con distintos métodos que se aplican, que son utilizados a pesar de no estar validados científicamente.

Muchas de ellas tienen efectos yatrógenos, que no son denunciados ya que se trata de personas vulnerables, que muchas veces no tienen condiciones para soportar un proceso judicial, en el caso de que quisieran denunciar a las personas que ejercen dichas pseudoterapias.

¿Qué acciones están tomando los colegios profesionales y las organizaciones gubernamentales para abordar la práctica de pseudoterapias y proteger al público?

Los colegios profesionales, en concreto el Consejo General de la Psicología, desarrollaron en 2015 un observatorio contra el intrusismo, donde se recogen las denuncias que presentan tanto los profesionales colegiados como los usuarios. Ellos nos informan de prácticas utilizadas por personas no sanitarias que ofrecen tratamientos sin validez científica, pseudoterapias.

En los anuncios utilizan un lenguaje muy estudiado que confunde al usuario, llegando a creer que está en manos de un profesional de la Psicología o de la Psiquiatría. Muchas veces, cuando lo descubren, ya han experimentado el daño.
Hacemos campañas de sensibilización a la población, como “Tenemos que hablar de esto”, donde informamos de la importancia de ponerse en manos de profesionales para cuidar la salud mental.

Intentamos regular la profesión con un seguimiento de nuestros profesionales, en relación con cómo se publicitan y qué ofrecen.

Nos encargamos de ofrecer formaciones continuadas para actualizarnos en los conocimientos y dar a conocer las Guías de práctica clínica, que están avaladas por la comunidad científica. Realizamos congresos, debates y análisis sobre los avances que va presentando la ciencia de la Psicología y los métodos que son fiables en el trabajo psicoterapéutico.

¿Cómo pueden los profesionales de la salud mental colaborar con las autoridades legales e instituciones para combatir la proliferación de pseudoterapias?

Generalmente, cuando nos llegan denuncias, desde la Comisión de Intrusismo del Consejo General de la Psicología se da traslado a las autoridades sanitarias, al Departamento de Ordenación Sanitaria, para que lleven a cabo acciones, aunque no siempre obtenemos respuesta de las acciones que se llevan a cabo.

¿Qué desafíos enfrentan los sistemas de salud en la identificación y eliminación de las pseudoterapias y qué medidas pueden tomarse para superar estos desafíos?

El desafío más importante y urgente, a la vez, tiene que ver con la regulación jurídica de la psicoterapia como una herramienta específica de la Psicología y la Psiquiatría. Además, necesitamos una ley sobre la publicidad sanitaria, de manera que se regule la libertad que existe para publicitarse en las redes sin ningún control. Compete a la Dirección General de Salud Pública del Ministerio de Sanidad controlar la publicidad en el ámbito sanitario.

¿Qué aspectos legales e institucionales son cruciales para abordar las pseudoterapias y proteger a los pacientes de prácticas engañosas?

Seguir legislando para que el consumidor de estos servicios esté protegido.
Establecer sanciones importantes para quien se atreva a trabajar la salud mental de las personas sin poseer herramientas ni formación reglada para ello.

Establecer criterios claros de qué ofertas terapéuticas no presentan validez ni fiabilidad.
Hacer pedagogía con las personas desde los distintos consejos para que sepan a quién dirigirse: profesionales titulados y colegiados.

Que las administraciones presenten campañas nacionales que respalden a los ciudadanos, para que recurran a profesionales sanitarios colegiados que informen y demuestren competencia en aquellos problemas de salud mental ante los que se presentan como expertos.

Acceda a todos los contenidos formativos del OPPISS

Relacionados

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más populares