miércoles, junio 19, 2024

Portal informativo de la Organización Médica Colegial de España

InicioPacientesPacientes con párkinson organizan plantaciones de árboles para sensibilizar sobre la enfermedad

Pacientes con párkinson organizan plantaciones de árboles para sensibilizar sobre la enfermedad

 

La Federación Española de Párkinson y las asociaciones federadas organizan por cuarto año consecutivo «Un Árbol por el Párkinson», un proyecto para sensibilizar sobre la patología y potenciar la comprensión e integración social de las personas que padecen esta enfermedad que en España afecta a más de 150.000 personas

Madrid, 8 de noviembre de 2013 (medicosypacientes.com)

La enfermedad de Parkinson es un trastorno neurológico, crónico, degenerativo e invalidante que afecta a más de 150.000 familias en España; de las cuales, el 10% presenta la enfermedad en estado avanzado. Especialmente en estos estadios, el afectado de párkinson tiene problemas de movilidad que, en ocasiones, le llevan a un aislamiento social que afecta tanto a su calidad de vida como a la de su entorno familiar más próximo.

Por este motivo, la Federación Española de Párkinson (FEP) y las asociaciones federadas organizan por cuarto año consecutivo «Un árbol por el Párkinson», un proyecto para sensibilizar sobre la patología y potenciar la compresión e integración social de las personas afectadas de párkinson.

Esta iniciativa, que combina la acción social con la acción medioambiental, persigue los siguientes objetivos: dar a conocer la enfermedad de Parkinson y su problemática a la población en general; repoblar con árboles territorios que se han ido despoblando; y reducir el aislamiento social de los afectados de párkinson.

«La enfermedad de Parkinson es una patología desconocida y estigmatizada, esto provoca que el afectado y su entorno más cercano puedan sufrir discriminación y rechazo por parte de la sociedad. Es por ello que desde la Federación Española de Párkinson ponemos en marcha iniciativas de este estilo para, por un lado, dar a conocer la enfermedad y sensibilizar sobre la patología; y, por otro, reducir el aislamiento social de afectados y familiares», explica María Gálvez Sierra, directora de la FEP.

Además de esta dimensión social que contribuirá a reducir el aislamiento social de las personas afectadas y sus familiares, este proyecto tiene beneficios terapéuticos para los afectados. «El ejercicio físico y el hecho de compartir una jornada lúdica con otras personas es muy beneficioso para los afectados y sus familias», destaca Gálvez.

Bajo el marco de «Un Árbol por el Párkinson», cinco asociaciones federadas organizarán en sus ciudades plantaciones de árboles durante la semana del 11 al 17 de noviembre en la que participarán afectados y familiares de párkinson. «Es una excelente oportunidad para dar a conocer nuestro trabajo en el ámbito local y para dar a conocer la enfermedad. Invitamos a todas las personas que quieran participar a que acuda a las plantaciones que van a organizar nuestras asociaciones», anima Mª Jesús Delgado de Liras, presidenta de la FEP.

Acerca  de la enfermedad  de Parkinson

La Enfermedad de Parkinson (EP) es una enfermedad neurodegenerativa del sistema nervioso central que afecta el área encargada de coordinar la actividad y tono muscular y los movimientos. Se estima que afecta a 150.000 familias en España, cifra que se prevé vaya en aumento como consecuencia del envejecimiento progresivo de la población. Esta alteración neurodegenerativa, la segunda más frecuente, es de causa desconocida y de curso crónico y progresivo.

La EP se manifiesta cuando unas células en el área del cerebro denominada «sustancia negra», dejan de funcionar y mueren. Estas células son las responsables de producir una sustancia llamada dopamina. La dopamina es un neurotransmisor, o mensajero químico, que transmite la información a las zonas del cerebro que controlan el movimiento y la coordinación. En los pacientes con EP, las células productoras de dopamina comienzan a morir, lo que provoca la reducción del neurotransmisor en determinadas estructuras cerebrales y tiene como consecuencia la aparición de síntomas motores (temblor, rigidez, lentitud del movimiento…) y no motores (depresión, ansiedad, problemas de sueño, trastornos digestivos etc.) A medida que la enfermedad evoluciona, los fármacos orales pierden eficacia y los afectados son susceptibles de recibir un tratamiento específico y adecuado al estadio en el que se encuentran.

El párkinson es una patología que genera serias dificultades para que las personas afectadas por la enfermedad puedan realizar sus actividades diarias; por ello, los afectados necesitan un tratamiento farmacológico y unas terapias rehabilitadoras específicas que se van adaptando a sus necesidades en función de la progresión de la enfermedad. A través de las asociaciones de párkinson, las personas afectadas tienen acceso a información fiable y de calidad sobre la enfermedad y a terapias de rehabilitación proporcionadas por equipos de profesionales especializados.

Relacionados

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más populares