martes, abril 16, 2024

Portal informativo de la Organización Médica Colegial de España

InicioActualidad sanitariaNaciones Unidas urge a crear más empleo en el sector sanitario para...

Naciones Unidas urge a crear más empleo en el sector sanitario para impulsar el crecimiento económico global

Naciones Unidas anima a todos los países a fomentar la creación de empleo en el sector salud para evitar un déficit de profesionales sanitarios para los próximos años e impulsar el crecimiento económico global, en el marco de la Asamblea General que se está celebrando esta semana en Nueva York (Estados Unidos)

Ésta es una de las conclusiones de la Comisión de Alto Nivel sobre Empleo en el Ámbito de la Salud y Crecimiento Económico que puso en marcha en marzo de este año el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, con el objetivo de analizar los beneficios sociales y económicos de invertir en la formación y contratación de profesionales sanitarios.

En el análisis de esta comisión, que ha estado presidida por los presidentes de Francia y Sudáfrica, François Hollande y Jakob Zuma respectivamente, han constatado que está previsto que en los próximos años se produzca un déficit de 18 millones de profesionales en todo el mundo, sobre todo en los países con menos ingresos, y por ello hace un llamamiento para que se haga una «inversión urgente» en la creación de nuevos puestos de trabajo en este sector.

Dicha inversión, según concluyen, es clave para avanzar en los Objetivos de Desarrollo Sostenible en materia de salud, seguridad y crecimiento económico global, ya que permitirá avanzar hacia una cobertura sanitaria universal y permitirá luchar contra brotes epidémicos como la reciente crisis del ébola.

Además, estiman que el progresivo envejecimiento de la población conllevará también un aumento de las enfermedades no transmisibles, para lo que estiman que se necesitarán unos 40 millones de nuevos profesionales sanitarios hasta el año 2030, el doble de los que hay actualmente en todo el mundo.

En su análisis también han constatado la alta rentabilidad que ofrecen las inversiones en el sector salud, de 9 a 1, y aseguran que hasta una cuarta parte del crecimiento logrado entre los años 2000 y 2011 por los países de ingresos bajos y medios es fruto de sus mejoras en salud.

«Durante demasiado tiempo los países han considerado que los profesionales sanitarios son tan solo un gasto más que gestionar y no una inversión que triplica su rentabilidad en favor de la salud, el crecimiento económico y la seguridad sanitaria mundial», ha defendido la directora general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Margaret Chan.

Además, y como fruto de esta urgencia, la Comisión de alto nivel insta a tomar medidas inmediatas de aquí a marzo de 2018 con el objetivo de garantizar un compromiso y acelerar la inversión en profesionales sanitarios, para lo que han acordado convocar una reunión antes de que acabe el año con representantes de la OMS, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Resistencias bacterianas

Por otro lado, los 193 Estados miembros de Naciones Unidas, en el seno de la 71ª sesión de la Asamblea General, han firmado un plan de acción para luchar contra la amenaza de las resistencias bacterianas. En el acuerdo se insta a los países al cumplimiento, con un plazo de dos años, de tres compromisos fundamentales: desarrollar sistemas regulatorios y de vigilancia para el uso y venta de antimicrobianos para seres humanos y animales; promover la innovación en el desarrollo de nuevos antibióticos y mejorar el diagnóstico rápido; y educar a los profesionales sanitarios y a la población sobre cómo prevenir las resistencias bacterianas. 

En opinión de la SEIMC (Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica), este acuerdo alcanzado en la ONU es una gran noticia, ya que significa un punto de inflexión en la escalada -hasta ahora imparable- de las resistencias bacterianas, tal y como lo fue en su momento para el VIH. Es el momento adecuado para que los países trabajen de manera coordinada. 

En el caso de España, tenemos aún más tarea por hacer debido a que nuestros indicadores de resistencia y de consumo de antibióticos son menos alentadores. Sin embargo, contamos con profesionales preparados y estructuras necesarias en los diferentes sistemas sanitarios territoriales para luchar contra las resistencias bacterianas. 

El objetivo de la inclusión de este tema en la agenda de la Asamblea General anual fue establecer un mecanismo de coordinación al más alto nivel que facilitase, por un lado, la sensibilización mundial para la lucha contra las resistencias y el agotamiento de los antibióticos y, por otro, la movilización de recursos a nivel global y nacional de cada Estado miembro de la Naciones Unidas.

Es sólo la cuarta vez en la historia que un tema de índole sanitario se trata en la Asamblea General de la ONU (los otros tres fueron el VIH, las enfermedades no transmisibles y el Ébola). Por lo tanto, este hecho ha significado el reconocimiento de la resistencia antimicrobiana como amenaza global y la necesidad de una acción global para afrontarla.

En palabras del Dr. Rafael Cantón, presidente de la SEIMC, “este pronunciamiento cobra aún más importancia al estimarse que este año morirán 700.000 personas en el mundo por infecciones causadas por bacterias multirresistentes y que, de seguir así, en el 2050, diez millones de personas fallecerán cada año, superando las muertes por cáncer”. A nivel europeo, y con cifras del reciente Informe O`Neill, las bacterias multirresistentes provocan anualmente 25.000 muertes y un gasto de 1.5 billones de euros.

Todos estos datos vienen a reforzar el mensaje de alarma que ha venido realizando la Organización Mundial de la Salud (OMS). Así lo ha mostrado su directora, Margaret Chan, que en 2014 dijo que “las resistencias bacterianas eran una gran amenaza para la salud pública mundial”, o el de la Sociedad Americana de Enfermedades Infecciosas (IDSA), que en el año 2007 comunicó: “los antibióticos están acabando, es la hora de actuar”. A su vez, la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) ha dado a conocer un «Plan de Acción sobre la resistencia a los antimicrobianos, 2016-2020», con la idea ayudar a los países a desarrollar estrategias para hacer frente a la propagación del uso de antimicrobianos y resistencia en sus cadenas de suministro de alimentos. 

Relacionados

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más populares