sábado, junio 15, 2024

Portal informativo de la Organización Médica Colegial de España

InicioOMCOrganizaciónLas adquisiciones erróneas de equipos de radiología pueden comprometer la eficiencia de...

Las adquisiciones erróneas de equipos de radiología pueden comprometer la eficiencia de los servicios de salud

 

La Sociedad Española de Radiología Médica (SERAM) ha alertado que las compras de equipos y productos de radiología basadas sólo en el precio pueden comprometer la eficiencia de los servicios de salud e influir de manera negativa en la gestión sanitaria

Madrid, 27 de diciembre de 2013(medicosypacientes.com)

La SERAM (Sociedad Española de Radiología Médica) ha hecho públicos una serie de consejos para optimizar la compra de productos y servicios de radiología. Bajo el título «Adquisición de productos y servicios de radiología», el documento recoge recomendaciones encaminadas a incrementar la eficiencia del sistema y a evitar que las adquisiciones erróneas influyan de manera negativa en la gestión sanitaria, en especial en tiempos de crisis como los actuales.

En primer lugar, la SERAM recomienda que las compras se planifiquen en base a las necesidades que es necesario cubrir. El documento destaca que es importante realizar «un estudio detallado de las necesidades presentes y previstas y contar en su valoración con los usuarios directos del producto o del servicio, ya sean técnicos o radiólogos».

En este sentido, el Dr. Javier Rodríguez Recio, vocal de calidad y gestión de SERAM, recuerda que «la utilización de criterios externos, por prestigiosa que sea la fuente, nunca debe sustituir al análisis específico y, de hecho es una de las principales fuentes de ineficiencia y error en la contratación de productos y servicios». Para el vocal de SERAM «los productos relacionados con la radiología, como equipos, material fungible, medicamentos o contrastes no pueden ser contratados o comprados al peso y basándose sólo en el precio, ya que eso puede tener una repercusión muy negativa en la eficiencia de los servicios sanitarios, puesto que los servicios de radiología son una pieza central en el proceso clínico».

Para la SERAM, en el análisis de las ofertas, la sobreponderación del factor precio a costa de la calidad puede ocasionar que se adquieran productos inadecuados. Ante esta situación, el vocal de SERAM recomienda «analizar el valor añadido real y tener en cuenta la aplicabilidad clínica de las mejoras que se ofertan, algo que exige un análisis del usuario final, es decir, del radiólogo».

La SERAM recuerda que, ya sea en el «ámbito privado o público, la adquisición de un producto o equipamiento médico es siempre un proceso complejo que requiere la valoración de múltiples factores», por lo que recomienda que el comprador establezca previamente un presupuesto que marque el precio límite de la adquisición y que se tenga en cuenta que cada unidad de radiología tiene unas necesidades específicas, por lo que es crítico valorar dónde, cómo, en qué condiciones y por quien va a ser utilizado ese equipo o producto.

El Dr. Rodríguez Recio destaca en este punto que «la adquisición de productos dirigidos a diferentes centros a través de una adquisición global puede en ocasiones ahorrar dinero a corto plazo, pero ser un error estratégico a la larga al no tener en cuenta las especificidades y necesidades de cada una de las unidades de radiología».

La Sociedad que reúne a los radiólogos españoles resalta en su documento la importancia una serie de factores adicionales que deben tenerse en cuenta como la implementación adecuada de los equipos, la formación de los profesionales que lo van a utilizar, la compatibilidad con los sistemas de información y el mantenimiento, que tiene una importante repercusión sobre la eficiencia.

Finalmente, la SERAM considera que para mejorar la eficiencia es necesaria la creación de estructuras de asesoramiento técnico en las que participen los servicios y profesionales porque «en los últimos años una de las causas de la quiebra del sistema público de salud ha sido la toma de decisiones de contratación de productos y servicios por parte de personas legas en la materia utilizando criterios muchas veces dudosos y sin tener en consideración la opinión de los profesionales sanitarios».

(Se adjunta el documento)

Relacionados

Adjuntos

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más populares