miércoles, noviembre 29, 2023

Portal informativo de la Organización Médica Colegial de España

InicioOMCOrganizaciónLa monitorización de la presión arterial permite detectar el efecto "bata blanca"

La monitorización de la presión arterial permite detectar el efecto «bata blanca»

Según el estudio «Evaluación de la monitorización ambulatoria de la presión arterial en pacientes mayores de 65 años», la monitorización de la presión arterial (MAPA) supone un método más óptimo para la evaluación de la presión arterial, permitiendo detectar el efecto «bata blanca», la hipertensión arterial enmascarada, el grado de control y el tipo de patrón

Madrid, 11 de enero de 2013 (medicosypacientes.com)

Dicho estudio, presentado en el último Congreso de la Sociedad Andaluza de Hipertensión Arterial y Riesgo Vascular (SAHTA), celebrado en Jaén, revela que este efecto de «bata blanca», que según explican los expertos consiste en que la presión arterial en la consulta es más alta que el promedio de presiones registradas fuera del medio hospitalario, tiene un mayor efecto en pacientes con edad superior a los 65 años.

Los autores de la investigación sostienen que, aunque este indicador puede llevar aparejado el riesgo de que se catalogue a una persona normal como hipertensa, la prevalencia de la hipertensión arterial se incrementa con la edad «cifrándose hasta en un 60 por ciento en pacientes de más de 65 años e, incluso, más alto en pacientes más mayores», explican.

Por este motivo, abogan por la monitorización de la presión arterial (MAPA), ya que es un método más óptimo que la presión arterial clínica (PAC). De esta manera, los investigadores procedieron a analizar los registros de 56 pacientes mayores de 65 años (la edad media fue de 70,92 años) atendidos en la consulta, independientemente del grado de control de la misma. A todos ellos, se les realizó historia y exploración física y, en los casos que se sospechaba de hipertensión arterial secundaria, se prosiguió con el estudio.

Tras analizar los datos de presiones sistólica y diastólica, tanto las diurnas como las nocturnas, así como su grado de control, presión del pulso e hipertensión enmascarada, entre otros parámetros, los autores de este trabajo concluyen que los pacientes ancianos tienen gran efecto «bata blanca», además de un alto riesgo vascular al presentar unas presiones de pulso elevadas y un alto porcentaje de patrón non-dipper e incluso riser, explican.

Del mismo modo, aluden a la dificultad de control de estos sujetos, especialmente de la presión arterial sistólica, por lo que apuestan por indicar la monitorización de la presión arterial de estos pacientes, concluyen.

Relacionados

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más populares