lunes, julio 15, 2024

Portal informativo de la Organización Médica Colegial de España

InicioActualidad sanitariaLa insuficiencia cardiaca es la causa de mayor frecuencia de hospitalización entre...

La insuficiencia cardiaca es la causa de mayor frecuencia de hospitalización entre los mayores de 65 años

La insuficiencia cardiaca es una enfermedad crónica de gran prevalencia que afecta a unas 500.000 personas en España. Su incidencia no para de incrementarse debido al aumento del envejecimiento poblacional y a las enfermedades asociadas a ella

Así lo explicó en A Coruña, el doctor especialista en Geriatría y coordinador del Área de Gestión Clínica de Geriatría del Hospital Monte Naranco de Oviedo, José Gutiérrez Rodríguez en el 59 Congreso de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG) y 29 de la Sociedade Galega de Xerontoloxía e Xeriatría (SGXX). 

En su ponencia, Gutiérrez aseguró que la insuficiencia cardicaca se ha convertido en uno de los principales problemas sociosanitarios del país y paradigma de la Geriatría, ya que es la primera causa de ingreso hospitalario entre las personas de más de 65 años, con una alta incidencia en la sociedad, que incrementa el riesgo de institucionalización y que, además, se asocia a un alto índice de reingresos: entre el 12 y el 24% a los 30 días del diagnóstico. También a una mortalidad del 30% al año transcurrido o del 50% a los cinco años. Incidencia superior a multitud de enfermedades como el cáncer. 

En su ponencia, sobre modelos de atención continuada en insuficiencia cardiaca titulada “De la evidencia científica a la práctica clínica”, este experto dejó claro que es la única enfermedad cardiovascular cuya prevalencia “no para de aumentar en los países desarrollados debido al gran envejecimiento actual y el incremento de la esperanza de vida”. Pero su principal problema, matiza, “es que genera un elevado consumo de recursos sanitarios y sociales, disminuyendo además la calidad de vida de quien la padece”. 

 Y es que, como recordó el especialista en Geriatría, estas elevadas tasas de enfermedad tienen un gran impacto, no sólo sobre la propia persona enferma y su entorno, sino también sobre los sistemas sociales, económicos y sanitarios del país. En España, por ejemplo, condicionan más de 125.000 altas al año y por encima del 2,6% de la inversión hospitalaria.  

Unas altas cifras de prevalencia, coste sanitario y social, que convierten a la insuficiencia cardiaca en la nueva epidemia del siglo XXI. Al menos entre las personas mayores, que son los que la sufren principalmente. Y a pesar de ello, advierte, “se trata de una patología poco conocida entre la población”. 

Como aseguró Gutiérrez, este síndrome representa, “uno de los mayores desafíos organizativos y económicos que afrontan los sistemas sanitarios”. Reducir los ingresos y reingresos por insuficiencia cardiaca es “una de las prioridades de los sistemas de salud” afirma, “lo que condiciona y hace urgente el desarrollo de nuevos programas de atención y prevención y nuevos fármacos en el tratamiento de la enfermedad”. Porque además, añadió, debe ser abordada desde el punto de vista multidisciplinar, implicando a distintas especialidades médicas y sanitarias: geriatría, medicina interna, enfermería, psicología clínica, etc.

Y es trascendental para la mejora del paciente, los cuidados posteriores a un episodio de insuficiencia cardiaca, tras el alta. En su éxito se conjugan el tratamiento farmacológico y el no farmacológico que recurre a componentes de todo tipo de ámbitos, físicos y mentales, como llevar una vida saludable, buena y correcta alimentación, ejercicio, aspectos psicológicos, etc. 

Relacionados

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más populares