sábado, mayo 25, 2024

Portal informativo de la Organización Médica Colegial de España

InicioOMCJosep Mª Antó: “Frente al reto del calentamiento global, la credibilidad de...

Josep Mª Antó: “Frente al reto del calentamiento global, la credibilidad de los médicos tiene un valor inmenso”

El Dr. Josep Mª Antó, copresidente de The Lancet Countdown in Europe, y profesor emérito de Medicina de la UPF e ISGlobal, participa en la jornada de ‘Investigación en Cambio Climático’ que tendrá lugar el 30 de marzo en la sede del Consejo General de Colegios de Médicos, tras un año de andadura de la AMCC (Alianza Médica contra el Cambio Climático). A lo largo de esta entrevista pone en relieve las conclusiones más relevantes del Informe Lancet Countdown 2022 y resalta el “valor inmenso de la profesión médica frente al reto del calentamiento global”.

¿Cuáles son las principales conclusiones del informe?

Europa, como el resto del Mundo, se ve cada vez más afectada por los fenómenos meteorológicos y climáticos extremos, que provocan muertes y afectan la salud y el bienestar de las personas. Entre muchos otros impactos, se ha observado un aumento importante en el riesgo de muerte por olas de calor, un aumento de transmisibilidad de enfermedades infecciosas por vectores como el Dengue o por las aguas de costas como el Vibrio. Sin embargo, debemos tener presente que Europa es uno de los mayores causantes del calentamiento global, mientras que los impactos más graves y la mayor vulnerabilidad es la de los países de renta baja y las comunidades más desfavorecidas.

El balance global del Lancet Countdown en Europa es que los impactos del cambio climático en Europa están aumentando, mientras que las respuestas de adaptación y mitigación, van rezagadas y son insuficientes. Aunque a nivel nacional, todos los Estados miembros de la UE cuentan con estrategias y/o planes nacionales de adaptación, la implementación de acciones va muy rezagada. El sistema de salud requiere de una estrategia ambiciosa de descarbonización, a todos los niveles. Es necesaria una mayor participación de los servicios y profesionales de la salud pública en la implementación de medidas de adaptación y mitigación para reducir los impactos en la salud humana, especialmente aquellos que están afectando a las poblaciones más desfavorecidas y los que afectarán a las generaciones futuras.

El documento contiene infinidad de cifras y números ¿cuáles son las que deben de alertarnos más? ¿Cuáles son esos números que pueden y deben despertar las conciencias?

El impacto del aumento de la temperatura durante todo el año y las olas de calor deben tomarse como una señal de máxima alerta. Algo así como la punta del iceberg. La vulnerabilidad a los extremos de calor continúa aumentando en la Región Europea debido al envejecimiento de la población, una mayor urbanización y una mayor incidencia de enfermedades crónicas.  En términos de mortalidad, el caluroso verano de 2003 resultó en un exceso estimado de 70.000 muertes en Europa, mientras que las olas de calor de 2015 causaron más de 3.275 muertes solo en Francia. Se estima que, en Europa, el exceso de mortalidad global atribuible a la exposición al calor en personas mayores de 65 años aumentó en más del 50 % durante el período 2000-2018.

¿Y para España?

El pasado verano hemos tenido cifras récord de calor. Según un análisis recientemente publicado por Aurelio Tobías, investigador del CSIC, en el 2022, las muertes acumuladas estimadas atribuibles al calor moderado fueron 1.798 en junio, 2.588 en julio y 2.352 en Agosto (Mesa). Durante el mes de junio, superamos la cifra umbral promedio de 26,5 ºC durante cinco consecutivos días lo que causó 706 muertes más.  Durante julio y agosto dicho umbral fue superado durante 2 semanas, casi consecutivamente, entre el 10 y el 25 de julio, y continuó durante otras 2 semanas, entre 31 de julio y 13 de agosto estimándose que las muertes atribuibles a dichas condiciones extremas fueron de 3.204 en julio y 1.406 en agosto. En total unas 12000 muertes más de las esperadas debido al aumento de las temperaturas, durante el verano del 2022. https://www.researchgate.net/publication/366457903_Heat-attributable_mortality_in_the_summer_of_2022_in_Spain

¿Están los sistemas de salud y los profesionales en Europa preparados para afrontar esta amenaza?

Las cifras de exceso de mortalidad durante el paso veranos, algo que ha afectado a bastantes países europeos, muestran que no estamos suficientemente preparados. La respuesta de la Unión Europea es crucial ya que Europa, como región, es uno de los mayores contribuyentes históricos a los gases de efecto invernadero, y al mismo tiempo el mayor proveedor de financiamiento para la mitigación y adaptación al del cambio climático. Para garantizar que la salud y el bienestar estén protegidos de los impactos presentes y futuros, es esencial desarrollar la capacidad para comprender, monitorizar y cuantificar no solo dichos impactos sino también los cobeneficios para la salud humana derivados de las acciones de mitigación y adaptación. El Lancet Countdown en Europa responde a esta necesidad a través de una colaboración entre numerosas instituciones académicas. Los indicadores del Lancet Countdown nos ayudan anualmente a actualizar nuestro conocimiento sobre los impactos y las respuestas, y a seguir recordando a los gobiernos la necesidad urgente de incrementar las acciones de mitigación y adaptación.  En el Lancet Countdown tenemos la convicción que, si los planes de mitigación y adaptación climática se diseñan e implementan con la salud, el bienestar y la equidad como enfoque principal, esto podría representar la mayor oportunidad de política de salud pública del siglo.

¿Qué puede hacer la profesión médica para dar la vuelta a esas cifras?

La respuesta de la profesión médica y del resto de profesionales de la salud es de la máxima importancia. En primer lugar, por su capacidad de identificar los impactos y ayudarnos a comprender que se trata de un problema que ya nos afecta de manera muy importante pero especialmente de que el calentamiento global pone en riesgo la habitabilidad del planeta. Los médicos deben abordar este problema con la determinación y rotundidad con la que han abordado otros riesgos de salud pública como el consumo de tabaco o el de la COVID19. Frente a un reto como el calentamiento global, la credibilidad social de los médicos tiene un valor inmenso.

La profesión médica, a través de la investigación y de la educación, y también de la ética, puede contribuir a cambiar nuestra manera de entender la salud para conectarla con la naturaleza y la equidad, justica social y a cambiar nuestra práctica sanitaria y los servicios para hacerlos ambientalmente sostenibles. El peligro inminente de llegar a un punto sin retorno significa que no podemos permitirnos el lujo de perder esta oportunidad.

¿Cómo valora la Alianza Médica Contra el Cambio Climático del Consejo General de Médicos?

A mi modo de ver, la Alianza Médica Contra el Cambio Climático del Consejo General de Médicos tiene un altísimo valor por diversos motivos. He podido conocer directamente, gracias a los doctores Pedro y Carlos Cabrera, el alcance de la misma y me parece una iniciativa ejemplar. Transmite a la ciudadanía un mensaje inequívoco de la gravedad que implica el calentamiento global y de que debemos hacer como sociedad. Puede tener un efecto multiplicador en el sector de salud y en la educación de profesionales. Muchas otras organizaciones e instituciones sanitarias pueden verse animadas a tomar iniciativas similares. Para el Lancet Countdown Europeo es un privilegio poder colaborar con la Alianza y con el Consejo.

¿El cambio climático puede “destruir” el denominado estado del bienestar europeo?

Pensando en clave de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidos, el estado de bienestar europea tiene dos retos especialmente significativos. Primero, la existencia de grandes desigualdades sociales y un alto nivel de pobreza en algunos de los países. Segundo, que, en una elevada proporción, el bienestar que conlleva, se consigue a expensas de los recursos naturales del Planeta, de manera que este ya ha dejado de ser sostenible y ha entrado en una espiral de crisis entrelazadas. En este contexto, que no tiene precedentes, se requieren, con urgencia, cambios estructurales que reduzcan las desigualdades y reestablezcan nuestros sistemas políticos, económicos y sociales dentro de los límites de los sistemas naturales de la Tierra.

¿Qué datos, ejemplos y evidencia científica puede desmontar a los negacionistas del cambio climático?

Es importante reconocer que los movimientos negacionistas están promovidos y financiados por algunas corporaciones de combustibles fósiles. Un reciente artículo en la revista Science (https://www.science.org/doi/10.1126/science.abk0063) ha mostrado como ExxonMobil había desarrollado modelos matemáticos que predecían el calentamiento global con mucha precisión, y como se valían de ese conocimiento para confundir a la opinión pública y sembrar dudas sobre la evidencia científica del cambio climático, a través de think-tanks, expertos, políticos, y redes sociales. Como dijo Antonio Guterres, Secretario General de Naciones Unidas, en el Foro Económico Mundial en Davos, algunas industrias petroleras vendieron la gran mentira, y al igual que la industria tabacalera, los responsables deben rendir cuentas.

Por tanto, es fundamental reforzar la comunicación social de la ciencia y promover una participación activa de la sociedad en el debate social y en la toma de decisiones. Creo que el negacionismo, en sus muchas variantes, debe combatirse activamente en las distintas etapas de la educación incluyendo la universidad. Lamentablemente, muchos universitarios, actualmente terminan su formación sin haber adquirido una comprensión científicamente articulada sobre las crisis medioambientales y su gravedad. El papel de los medios de comunicación es igualmente fundamental.

¿Invertir en mejorar los sistemas de salud y la salud pública puede ser clave?

La pandemia de la COVID19 ha puesto de manifiesto la importancia de los sistemas de atención a la salud y en particular la importancia de la salud pública. Lamentablemente, en los países donde estos sistemas están más desarrollados existen movimientos económicos y políticos que persiguen su debilitamiento a cambio de la provisión de servicios privados. La crisis del clima agudiza estas tensiones ya que aumenta la frecuencia de algunas de las enfermedades más frecuentes, favorece movimientos migratorios que requieren acceso a servicios que ya están sobrecargados y por qué se enfrentan a fenómenos climáticos extremos que pueden alterar gravemente su funcionamiento. Frente a estos riesgos hace falta invertir fuertemente en la adaptación de los sistemas de salud y de la salud pública para evitar o paliar estos impactos. Al mismo tiempo, los sistemas de salud contribuyen con su actividad a agravar el calentamiento global y tiene otros impactos ambientales importantes en la biodiversidad, el agua, etc. Es necesario descarbonizar los sistemas de salud y hacer su actividad compatible con el equilibrio de los sistemas naturales tanto a nivel local global como local.

Recientemente, en Gaceta Sanitaria (https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/36108489/) he argumentado la necesidad de transformar el rol y las instituciones de la salud pública para hacer frente a los retos existenciales del Antropoceno.

Información e inscripciones de la jornada aquí.

 

Relacionados

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más populares