domingo, julio 14, 2024

Portal informativo de la Organización Médica Colegial de España

InicioFundacionesProtección socialJavier Ortega: “La Medicina y las Humanidades comparten una dedicación al entendimiento...

Javier Ortega: “La Medicina y las Humanidades comparten una dedicación al entendimiento profundo del ser humano”

Javier Ortega, escritor y editor de la editorial Almuzara, ejerce de jurado en la novena edición del Premio de Novela Albert Jovell de la Fundación para la Protección Social de la Organización Médica Colegial (FPSOMC).

Desde su experiencia en Almuzara, ¿Qué puntos fuertes tiene la obra ganadora, ‘Las chicas de la Academia’ de José Solana Dueso para haber sido la elegida como ganadora del IX Premio de Novela Albert Jovell-FPSOMC?

Las chicas de la Academia explora los desafíos de la mujer en un contexto geográfico y temporal distante del nuestro, pero cuyo enfoque resuena con los actuales debates sobre igualdad de género y empoderamiento femenino. José Solana Dueso ha sido elogiado por su pericia para crear personajes complejos y bien desarrollados. Representados con una profundidad emocional y psicológica que permite a los lectores empatizar con sus experiencias.

La atención al detalle y la precisión en la descripción de escenarios y situaciones contribuyen a crear una atmósfera que captura la atención del lector desde el inicio. Las chicas de la Academia brinda una reflexión muy valiosa y pertinente en la actualidad. No solo entretiene, también invita a una reflexión crítica, lo que añade un valor educativo a su propuesta. Solana Dueso ha logrado plasmar una historia fresca y original, evitando clichés y ofreciendo una perspectiva novedosa. Esta innovación narrativa es a menudo un factor clave en la selección de obras ganadoras en concursos literarios.

Como miembro del jurado y editor de Almuzara ¿Qué le parece la existencia de este galardón creado por la profesión médica?

La existencia de este premio literario tiene una gran importancia por diversas razones. Subraya la relación intrínseca entre la Medicina y las Humanidades, que comparten una dedicación al entendimiento profundo del ser humano. Este galardón enaltece la figura del profesional capaz de compaginar el rigor científico con la sensibilidad artística. Puede inspirar a jóvenes médicos y estudiantes a explorar sus capacidades literarias, alentarlos a desarrollar sus habilidades de escritura, enriqueciendo su formación. De igual modo, el premio tiene la virtud de hacer que autores procedentes de otros ámbitos de la sociedad reparen en la importancia y solidaridad del colectivo médico. Algo que traducirán en sus obras futuras.

La historia de la literatura está cuajada de galenos que han sido destacados escritores. Figuras como Chejov, Arthur Conan Doyle, o, en el ámbito hispano, Pío Baroja y Gregorio Marañón (de quien soy humilde descendiente) dejaron un legado literario inestimable. Estos autores lograron cristalizar sus experiencias médicas en narrativas profundas y universales, aportando una visión única sobre la vida, la muerte y la condición humana. Un premio literario convocado por la profesión médica rinde homenaje a esta rica tradición y alienta su continuidad.

La escritura puede ser una herramienta poderosa para la reflexión y la empatía, cualidades esenciales en la práctica médica. A través de la literatura, los médicos pueden comunicar la complejidad de sus experiencias profesionales, promoviendo una comprensión más profunda de su labor. Este proceso no solo enriquece su práctica diaria, sino que también contribuye a una medicina más humana y compasiva.

¿Qué supone para Almuzara publicar esta novela?

Almuzara, que cumple justamente ahora veinte años desde su nacimiento, es una editorial con una marcada vocación humanista, por lo que publicar la obra ganadora de un certamen como el Albert Jovell, y poder colaborar de ese modo con la FPSOMC, entronca con su misma esencia y supone un motivo de sano orgullo. Estamos tremendamente agradecidos a la Fundación por esta alianza, que ya ha dado valiosos frutos y estoy convencido de que aún deparará muchos más.

No puedo dejar de mencionar al extraordinario grupo humano que hace posible, año tras año, la realización de este evento literario: Nina Mielgo, José María Vicente, Sara Guardón… La relación de nombres sería muy amplia. Pero todos ellos, comandados por el actual presidente, Tomás Cobo Castro, han logrado que este ilusionante proyecto albergue un cariz cercano, afable, que los autores valoran de un modo muy singular y que es también una parte nada menor de su éxito.

Relacionados

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más populares