martes, mayo 21, 2024

Portal informativo de la Organización Médica Colegial de España

InicioFundacionesProtección socialProfesionales reclaman un marco legal homogéneo internacional para poder ejercer la Medicina...

Profesionales reclaman un marco legal homogéneo internacional para poder ejercer la Medicina en las mejores condiciones y de forma segura

En el I Encuentro Internacional del Programa de Atención Integral al Médico Enfermo (PAIME), celebrado en Bilbao, ha tenido lugar una mesa redonda que ha abordado la “visión actual sobre la salud del profesional de la Medicina y su protección desde las organizaciones que lo representan y los sistemas nacionales de salud” y que ha contado con diferentes expertos de Europa y Latinoamérica.

Este espacio, moderado por el Dr. Serafín Romero, expresidente del CGCOM y embajador del PAIME en el plano internacional, ha contado con las intervenciones de los doctores Mª Isabel Moya, vicepresidenta 1ª de la FPSOMC-CGCOM y coordinadora nacional PAIME; Ledia Lazeri, regional adviser for Mental Health at the WHO Regional Office for Europe; Zaida Arteta Dalchiele, presidenta de la Confederación Médica Latinoamericana y del Caribe (CONFEMEL); Anna Rowland, assistant director for Policy and Business Transformation. GMC, de Reino Unido; y João Redondo, coordinador nacional do Gabinete de Apoio ao Médico del Sistema Nacional de Salud de Portugal.

El expresidente del CGCOM, Dr. Serafín Romero, ha remarcado, en su intervención, que el PAIME “nació para atender a médicos” pero “ha ido girando para atender a su salud, no a su enfermedad”. Porque según ha explicado “la situación ha cambiado y los problemas que afectan hoy a nuestra salud también han cambiado, hay otras patologías y otras nuevas circunstancias que tienen mucho que ver con la situación del sistema sanitario con los retos y el estrés ético. Por eso este tipo de encuentros son claves para construir una hoja de ruta común”.

Además, ha puesto en valor que “la profesión médica es la única profesión que hemos reconocido que enfermamos y que ha generado los mecanismos necesarios para garantizar la buena praxis y velar por la seguridad de los pacientes. Hace un cuarto de siglo que trabajamos para ayudar a nuestros compañeros y compañeras y para aportar soluciones a las instituciones, esto debe de hacernos sentir orgullosos como profesión”.

En este sentido, el embajador del PAIME ha resaltado la importancia de sensibilizar a los compañeros, las organizaciones profesionales, las administraciones y a la propia población de la importancia de cuidar de la profesión médica por su impacto en la calidad del Sistema Nacional de Salud.

Ledia Lazeri: “Hay que legislar la seguridad como una medida prioritaria para proteger la salud mental y física de los trabajadores de salud”

Por su parte, Ledia Lazeri, regional adviser for Mental Health at the WHO Regional Office for Europe, ha señalado que son muchos los profesionales sanitarios que “se sienten inseguros y no tienen garantías de trabajo y condiciones profesionales mínimas”. Por eso, ha abogado por “legislar la seguridad” como una medida prioritaria para proteger la salud mental y física de los trabajadores de salud. Además, ha señalado que los bajos salarios son uno de los factores que afectan al bienestar de los trabajadores sanitarios, y ha propuesto “mejorar las condiciones de trabajo” pero no solo en cuanto al salario sino “con servicios de mediación para las relaciones interpersonales y conflictos entre compañeros y jefes, medidas de seguridad y apoyo integral”.

La experta de la OMS ha insistido en que estas medidas no deben depender de la voluntad de un jefe de servicio o de un primer ministro, sino que deben ser colectivas, sostenibles y mantenidas en el tiempo con un presupuesto adecuado y un marco político legislativo acorde que garantice su continuidad. “Necesitamos un marco político legislativo que mantenga las medidas de proteger a los profesionales sanitarios y su bienestar y salud mental”, ha insistido.

Anna Rowland: “Necesitamos establecer mecanismos para facilitar el apoyo y el asesoramiento a los sanitarios en momentos difíciles. Cuando pasa algo, estamos aislados”

Anna Rowland, assistant director for Policy and Business Transformation, ha contado como desde el General Medical Council (GMC), han investigado los factores que afectan a la salud mental de los médicos en el Reino Unido. Según Rowland, “la salud mental de los profesionales sanitarios está muy relacionada con el estrés del lugar de trabajo y las relaciones personales”.

La experta del GMC ha destacado tres aspectos necesarios que han identificado para mejorar la salud mental de los profesionales: la autonomía, el sentido de pertenencia y la competencia. “Los médicos necesitan tener control sobre las decisiones que toman y el trabajo que realizan, trabajar en equipos que les den apoyo en momentos de estrés y contar con las herramientas necesarias para trabajar bien”, ha afirmado.

Rowland también ha hablado de “la importancia del sueño, el descanso, la alimentación y el liderazgo compasivo para crear lugares de trabajo con condiciones óptimas”. Asimismo, ha señalado el papel de los reguladores y los empleadores “para ofrecer apoyo a los trabajadores sanitarios y médicos que se enfrentan a situaciones difíciles o legales para que no se sientan solos”.

La directora adjunta del GMC ha reconocido el impacto que tiene en la salud mental de los médicos el hecho de que algo salga mal o de que sean sometidos a una investigación. “Contratamos a un experto asesor del gobierno británico en suicidio para mejorar nuestros procedimientos. Aunque investiguemos de manera compasiva, el estrés es inevitable. Por eso, tenemos un equipo de expertos que trabajan estrechamente con los empleadores, los médicos y los centros sanitarios para abordar las preocupaciones y ayudar a conseguir tratamiento”, dijo.

Rowland ha concluido su intervención haciendo hincapié en la prevención y en la responsabilidad de las organizaciones profesionales en la regulación y el apoyo a los trabajadores sanitarios. “Hablamos de salud, no de enfermedad. Queremos mejorar la experiencia de los médicos sometidos a investigaciones y establecer mecanismos para facilitar el apoyo y el asesoramiento en los momentos de estrés. Trabajamos muchas horas en equipos muy fuertes, pero cuando pasa algo estamos aislados y nos falta conexión y apoyo”, ha lamentado.

Zaida Arteta: “Las agresiones a los profesionales sanitarios no son iguales en México que en España, donde la coacción y el asesinato a la profesión médica no es atípica”

Zaida Arteta Dalchiele, presidenta de la Confederación Médica Latinoamericana y del Caribe (CONFEMEL) ha expresado la preocupación de la Confederación por la salud y las condiciones laborales de los médicos en la región, que sufren persecuciones, violencia, discriminación y precariedad.

La CONFEMEL, ha realizado un trabajo de diagnóstico en el último año, consultando a las organizaciones profesionales sobre la situación de cada país y sus principales preocupaciones por la salud mental de sus profesionales. De este trabajo, ha identificado como temas relevantes para la profesión y el ejercicio profesional, los problemas éticos, las migraciones, la capacitación, la certificación, la recertificación y las secuelas médicas.

La presidenta de la CONFEMEL ha denunciado las condiciones de los médicos en Latinoamérica cuando se retiran porque no tienen una pensión digna ni una protección de sus derechos humanos. “En algunos países hay persecución política, en otros hay violación del ejercicio profesional, y en todos los casos hay problemas de derechos humanos. Estos son los problemas principales que saltan a la vista”, afirmó.

Asimismo, Arteta Dalchiele ha descrito las condiciones de trabajo de los médicos como “heterogéneas” y “diversas”, y ha señalado que muchos de ellos no tienen derecho a baja por maternidad, retiro, pago por enfermedad, paro o cobertura económica y social si se enferman. Además, ha señalado que los médicos sufren acoso, discriminación y violencia tanto dentro del ámbito de trabajo por parte de sus superiores como fuera de él por parte de los pacientes o la sociedad”.

La experta de la CONFEMEL ha propuesto acciones conjuntas para mejorar estas situaciones, y ha destacado la necesidad de estandarizar las condiciones mínimas a las que deben aspirar las organizaciones profesionales para defender la salud y las condiciones de trabajo de los médicos. “Necesitamos un marco internacional, un marco legal homogéneo y legal. Algunos países latinoamericanos tienen planes de seguridad del paciente que son un gran facilitador, pero en otros hay medicina defensiva en la esquina. Las agresiones a los profesionales sanitarios no son iguales en México que en España, y la coacción y el asesinato a la profesión médica no son atípicas”, dijo.

Arteta Dalchiele ha concluido su intervención pidiendo a los gobiernos que establezcan un marco legal que permita hacer un ejercicio de calidad y que preserve la salud y seguridad de los médicos.

João Redondo: “Es muy importante la humanización de la Administración y el apoyo a los médicos en su salud mental. Los incidentes críticos y el estrés postraumático, propios de la rutina del médico, son aspectos que impactan”

João Redondo, coordinador nacional do Gabinete de Apoio ao Médico del Sistema Nacional de Salud de Portugal, ha presentado las acciones que han desarrollado para mejorar la salud mental y las condiciones de trabajo de los médicos en su país. Redondo explicó que el 60% de los profesionales sanitarios son mujeres y que más de un tercio tiene más de 56 años, lo que supone un reto para el sistema de salud el problema de jubilaciones.

Redondo también ha denunciado la violencia que sufren los médicos, tanto física como psicológica, y que afecta especialmente a las enfermeras y a las médicas. Según datos de la secretaría de violencia contra los profesionales sanitarios, se habían denunciado 1632 situaciones de violencia en el último año en Portugal, aunque se estima que hay muchas más que no se denuncian. “Hay una oficina de seguridad y prevención de la violencia profesional sanitaria del Ministerio de Interior y Sanidad, pero hay muchos problemas no visibles. La gente que trabaja en hospitales y centros de atención primaria está expuesta a la violencia física”, ha dicho.

El coordinador nacional del Gabinete de Apoyo al Médico ha destacado la importancia de la humanización de la administración y del apoyo a los médicos en su salud mental. “Los médicos necesitan un soporte para ayudarse en los momentos de estrés postraumático, que son gatillos que resaltan los trastornos mentales y que forman parte de la rutina diaria. La soledad de los médicos, la falta de apoyo de la administración, la rutina, los incidentes críticos y el desarrollo de la carrera profesional son aspectos que impactan en la salud mental de los médicos y que son esenciales”, ha afirmado.

Redondo ha descrito la organización y la estrategia que han implementado para prevenir y atender los problemas de salud mental de los médicos. “Tenemos una red importante para nosotros. Hacemos reuniones cada dos meses con diferentes departamentos para llevar a cabo estrategias, evaluar y facilitar el proceso de que la gente pida ayuda. Tenemos un software para saber qué quieren, preguntas para entender el problema, una campaña para los profesionales sanitarios y los respectivos hospitales, un instrumento para evaluar los factores de riesgo de una organización y un estudio sobre la depresión. También tenemos una oficina de mediación para intervenir en los conflictos posteriores a los lugares de trabajo y una intervención especial para los casos traumáticos”, ha explicado.

El experto de Portugal también ha señalado la necesidad de mejorar el marco legal y político para proteger a los médicos y garantizar un ejercicio de calidad. “La idea es que la gente esté muy motivada y que las políticas sanitarias del Ministerio de sanidad reflejen las problemáticas y las reformas que necesitamos. Hay que reforzar las interfaces con la medicina legal, la justicia, las fuerzas de seguridad y los municipios, que tienen un papel importante para publicitar esto y facilitar información a las comunidades sobre cómo no se debe ser violento en un servicio sanitario.

Redondo ha concluido su intervención haciendo un llamado a mejorar los trabajos para que sean atractivos, mejorar la resiliencia de los trabajadores y crear prácticas de trabajo sostenibles. “Hay que promover los derechos y mejorar las condiciones de las instituciones sanitarias. Hay que investigar la relación entre el médico enfermo y la salud mental, y conocer qué está pasando. Ver cómo influye el entorno laboral, la crisis económica y la COVID en el médico y establecer planes de acción. Así como, garantizar la confidencialidad y favorecer las peritaciones cruzadas para no ser reconocido. No es fácil reconocer que enfermamos y nos automedicamos. Necesitamos otra persona que nos pueda ayudar en otro lugar del país. ¿Quién cuida de nosotros?, nosotros cuidamos de la gente. Como en Palestina, están muriendo por proteger a otros” ha finalizado.

M.ª Isabel Moya: “El estado de bienestar y salud mental de los médicos depende más de las condiciones de trabajo y de cómo trabajamos que de lo vivido en la pandemia”

M.ª Isabel Moya, vicepresidenta primera de la FPSOMC y coordinadora nacional del PAIME, ha expuesto los resultados de dos encuestas realizadas sobre la salud, el estilo de vida y las condiciones de trabajo de los médicos en España. Según la doctora Moya, el objetivo era disponer de datos concretos sobre la salud de los médicos, sobre todo a raíz de lo vivido por la pandemia, que había supuesto un punto de inflexión en el reconocimiento de la importancia de la salud mental tanto en la población global como en los profesionales sanitarios.

Para la coordinadora nacional del PAIME las encuestas se han hecho en dos momentos muy claves, y han revelado que “el estado de bienestar de los médicos depende más de las condiciones de trabajo y de cómo trabajamos que de lo vivido en la pandemia” . “Los médicos se sienten sobrepasados, se triplican los casos de burnout, el 16% manifiesta síntomas de depresión, el 16% tiene ideas de suicidio y el 1% ha intentado suicidarse. El estado de salud está más afectado y condicionado por las condiciones laborales y por cómo se trabaja”, ha afirmado.

La vicepresidenta primera de la FPSOMC también ha denunciado que muy pocos médicos acudieron a los servicios laborales cuando se sentían enfermos, y que un 90% se auto prescribía medicamentos para el estrés o la depresión. “Les cuesta asumir ese rol de enfermo y acuden a trabajar con estos síntomas cuando en un paciente normal indicarían una baja laboral. Esta es la fotografía del diagnóstico que hemos realizado sobre la salud de los médicos, sus estilos de vida y sus condiciones laborales”, ha dicho.

La Dra. Moya concluyó su intervención haciendo un llamamiento “para que la salud mental y laboral formen parte de las políticas sanitarias de nuestro país y a nivel internacional”.

“Desde la FPSOMC y CGCOM tenemos varias líneas de actuación para promover, prevenir y atender al médico enfermo. La iniciativa estrella es el PAIME, que es un programa específico de atención mental para los médicos que tienen un proceso diferente de enfermar. Pedimos al Ministerio que el PAIME sea una de las acciones que se integren en la estrategia nacional de salud mental y en las comunidades autónomas”, ha dicho.

Además, “pedimos cambios legislativos para acabar con la lacra de las agresiones a los profesionales sanitarios, que son uno de los riesgos psicosociales más importantes que influyen en la salud mental”, ha finalizado.

Finalmente, ha recordado que desde la FPSOMC también se dispone de un Servicio Telemático de Apoyo Psicológico (SAPEM), que es un programa para educar en los riesgos psicosociales a los estudiantes de Medicina, y programas de sensibilización del autocuidado para los médicos residentes y tutores, tal y como ha señalado la Dra. Moya.

Relacionados

TE PUEDE INTERESAR

Más populares