viernes, abril 19, 2024

Portal informativo de la Organización Médica Colegial de España

InicioPacientesExpertos en el abordaje del dolor coinciden en la necesidad de mayor...

Expertos en el abordaje del dolor coinciden en la necesidad de mayor formación y nuevo enfoque clínico para afrontarlo

Expertos en abordaje del dolor han coincidido en la necesidad de una mayor formación de los profesionales sanitarios, un nuevo enfoque clínico y apoyo institucional a la investigación para afrontar este problema. Así lo han expuesto en el Curso de Verano «Retos de la medicina del dolor en el siglo XXI», organizado por la Universidad Complutense de Madrid y la Fundación Española del Dolor

 

Madrid, 28 de julio 2014 (medicosypacientes.com)

Expertos en abordaje del dolor han coincidido en la necesidad de una mayor formación de los profesionales sanitarios, un nuevo enfoque clínico y apoyo institucional a la investigación para afrontar este problema. Así lo han expuesto en el Curso de Verano «Retos de la medicina del dolor en el siglo XXI», organizado por la Universidad Complutense de Madrid y la Fundación Española del Dolor en el que se han dado cita profesionales de distintos sectores sanitarios, sociales, educativos y representantes políticos de la sanidad.

En este curso, los expertos han puesto de manifiesto que para afrontar mejor el abordaje y tratamiento del dolor es necesaria una formación específica, continuada y multidisciplinar de todos los agentes implicados en el abordaje del mismo, así como la existencia de mecanismos de coordinación asistencial que permitan la correcta comunicación entre ellos, así como trabajar en nuevas líneas terapéuticas, incluidas las farmacológicas, para potenciar la investigación básica y clínica de nuevas moléculas.

Todos los profesionales asistentes a este curso, que ha contado con el patrocinio de la Fundación Grünenthal, coinciden en que para conseguir aliviar el dolor, «todo el esfuerzo debe ir encaminado a mejorar la calidad de vida de los pacientes mejorando la implicación de los gestores sanitarios y de los académicos, así como la coordinación entre todos los elementos que constituyen el SNS involucrados en su abordaje».

Para Juan Antonio Micó, catedrático de Farmacología de la Universidad de Cádiz y director de este curso, el principal reto de la «medicina del dolor en el siglo XXI es la desaparición de esta enfermedad, pero el camino hasta alcanzarlo es bastante difícil. Por eso, el primer paso, es conseguir su alivio». Por ello, destacó la actividad formativa de este curso, en el que se han reunido a representantes de todos los implicados en el estudio y tratamiento del dolor para presentar sus puntos de vista profesionales sobre los desafíos y las necesidades para paliar este problema.

El doctor Micó considera que este tipo de actividades formativas son un complemento necesario para todos estos profesionales. «En nuestro país las horas destinadas a la formación específica sobre dolor deberían aumentarse, y este tipo de iniciativas suponen un aliciente importante para los profesionales de la salud».

Por su parte, el doctor Juan Perez Cajaraville, director de la Unidad de Dolor de la Clínica Universidad de Navarra y vocal de la Junta Directiva de la Federación Europea de Dolor, ha puesto de manifiesto que «todos estamos, directa o indirectamente, implicados en el tratamiento de dolor: médicos de todas las especialidades, profesionales de enfermería, gestores hospitalarios, políticos, familiares etc. De ahí, el gran logro de este Curso, que ha permitido reunir a diversos estamentos sociales y profesionales para ir, poco a poco, consiguiendo el reto de la medicina del dolor: extinguirlo».

Para él, otro de los elementos en los que hay que trabajar es el enfoque clínico. «Durante los últimos años ?afirmó- se han producido novedades en esta línea pero siguen siendo los medicamentos convencionales los que constituyen el grueso del tratamiento actual». En este sentido, el doctor Micó añadió que, «para poder avanzar en este sentido y trabajar en nuevas líneas farmacológicas, es imprescindible el apoyo institucional para potenciar la investigación básica de nuevas moléculas».

Para el Dr. Cajaraville, vigilar el entorno del paciente es vital para mejorar su calidad de vida porque «si bien se puede imaginar el impacto del dolor en la persona que lo sufre, hay un efecto que, a menudo, pasa desapercibido y que es reseñable: la presión sobre los seres queridos del paciente».

Tal y como apuntó el Dr. Cajaraville, «es conveniente la estructuración de los dispositivos asistenciales para su tratamiento, además de la necesidad de incrementar el número de las Unidades de Dolor en todo el territorio nacional y proveerlas adecuadamente tanto de personal como de equipamiento».

El doctor José María Ramón y Muñoz, jefe de la Unidad de Dolor y director médico del Hospital Universitario de La Paz, de Madrid, consideró que «el sistema sanitario debe garantizar que el correcto control del dolor se contemple entre las prestaciones que se ofrecen» y para ello consideró de gran importancia la existencia de «mecanismos de coordinación asistencial que permitan la correcta comunicación entre los distintos niveles» y añadió que para su correcto abordaje, es imprescindible una «adecuada formación, desde el médico de Atención Primaria hasta los gestores sanitarios».

Se adjunta programa

 

 

Relacionados

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más populares