domingo, febrero 25, 2024

Portal informativo de la Organización Médica Colegial de España

InicioOMCExpertos coinciden en que la ética tiene que salir de las aulas...

Expertos coinciden en que la ética tiene que salir de las aulas e instalarse en el quehacer diario de los médicos

Convertir en eficaz la docencia de la ética y que su aprendizaje salga de las aulas para instalarse en el quehacer diario de los médicos  ha sido uno de los uno de los principales objetivos de la VIII edición del Curso de Verano sobre «Enseñanza e Investigación en Bioética», celebrado entre los pasados 6 y 7 de septiembre en el Colegio de Médicos de Zaragoza


Zaragoza, 9 de septiembre 2013 (medicosypacientes.com)

Convertir en eficaz la docencia de la ética y que su aprendizaje salga de las aulas para instalarse en el quehacer diario de los médicos  ha sido uno de los uno de los principales objetivos de la VIII edición del Curso de Verano sobre «Enseñanza e Investigación en Bioética», celebrado entre los pasados 6 y 7 de septiembre en el Colegio de Médicos de Zaragoza. Esta actividad formativa contempla, además, el abordaje del médico enfermo con repercusiones sobre el paciente, a través del PAIME (Programa de Atención Integral al Médico Enfermo), así como el presente y futuro de las Comisiones deontológicas, entre otros temas.

El curso, promovido por el Instituto de Bioética y Ciencias de la Salud, la Facultad de Medicina de Zaragoza junto al Colegio de Médicos y la Organización Médica Colegial, se ha convertido en
ugar de encuentro y de referencia nacional e internacional para la formación y el debate sobre aspectos metodológicos e innovadores de la enseñanza y de la investigación en bioética, tanto en el grado como en el postgrado y en la formación continuada de profesionales de la salud. Así quedó plasmado durante su inauguración, el pasado viernes, a cargo del doctor Rogelio Altisent, director de proyectos académicos de la Cátedra de Profesionalismo y Ética Clínica de la Universidad de Zaragoza y del decano de la Facultad de Medicina, el doctor Javier Castillo.

El doctor Altisent subrayó la consolidación de esta actividad  que ya ha alcanzado su octava edición, constituyéndose en referente en la formación e investigación en bioética, configurándose un grupo de personas comprometidas con el estudio de esta materia. En la organización de este curso, explicó, hay un grupo de investigación en bioética oficialmente consolidado, con un buen número de doctores que ya han hecho su tesis investigando en este campo, contamos con bastantes doctorandos repartidos en cinco líneas de investigación. Hemos obtenido varios proyectos competitivos y tenemos publicaciones con buen factor impacto. Por tanto, la respuesta es afirmativa.

El doctor Javier Castillo destacó que el interés de la Facultad de Medicina por este curso parte de la necesidad de que los alumnos, además de residir en los conocimientos y habilidades, adquieran una formación en valores que ayude a comprender a ese paciente que se encuentra en un momento difícil y en una situación compleja. Este curso está originando una masa crítica de investigadores, de docentes, de profesionales implicados en la búsqueda de nuevas vías de trabajo en esta materia.

«La docencia de la ética sigue su camino de mejora en las Facultades, al menos en la nuestra, hemos logrado incluirla en el curriculum y en los nuevos planes de estudio, con un compromiso de dedicación específica, lo cual constituye una buena oportunidad para los alumnos», indicó. El objetivo ahora, en su opinión está «en conseguir una mayor transversalidad, es decir, que no se acote sólo a un curso o a una asignatura, sino que tuvieran más reflejo durante toda la carrera. Estamos intentando buscar fórmulas que permitan esto junto con la Cátedra de Profesionalismo en la que intervienen tanto la Organización Médica Colegial como el Colegio de Médicos de Zaragoza. En definitiva, concluyó, «podemos estar satisfechos porque en esta Facultad somos de los que nos tomamos esto en serio y lo hacemos prosperar».

Ética de las relaciones entre profesionales

Tradicionalmente en este curso de verano, como expusieron sus organizadores, se abordan cuestiones novedosas que incidan en la metodología de la enseñanza y de la investigación en bioética. En esta ocasión se incluyó en el programa científico una mesa redonda sobre la «ética de las relaciones entre profesionales», un tema «sobre el que no existe mucha literatura, y que, sin embargo, los que tenemos experiencia en ética sabemos que es el cuello de botella de una diversidad de situaciones, sin poder pasar por alto su influencia en la calidad asistencial «, según expuso el moderador, el doctor Altisent. Para este experto, en definitiva, no se trata sólo de un tema limitado a las actitudes sino que el médico ha de estar dotado de prudencia y sensibilidad para poder manejar este tipo de conflictos en las relaciones entre profesionales.

Así, de la mano de los expertos, Joan Monés, vocal de la Comisión Central de Deontología Médica de la OMC; Piedad Arazo, responsable del Programa de Atención al Médico Enfermo de Aragón y vicepresidenta segunda del Colegio de Médicos de Zaragoza, y de Blanca Porres, médico de familia y coach personal y directivo se analizaron diversos aspectos relacionados con esta temática. Las dificultades en el día a día, el enfoque que requieren problemas de relación y situaciones que generan responsabilidad deontológica y el abordaje del médico enfermo con repercusiones sobre el paciente, a través del Programa de Atención Integral al Médico Enfermo (PAIME) fueron algunos de los contenidos que se trataron en esta mesa redonda.

El doctor Monés habló, desde la perspectiva deontológica, de la ética entre los profesionales. Su intervención fue muy didáctica, con diferentes casos prácticos que dieron pie a los asistentes a participar de una manera muy activa. Durante su intervención se refirió al Código Deontológico donde se recoge, entre otros aspectos relacionados con esta temática que «la confraternidad entre los médicos es un deber primordial sobre la cual sólo tienen preferencia los derechos de los pacientes».

La doctora Arazo se centró en el PAIMA (Programa de Atención Integral al Médico Aragonés) un programa asistencial muy vinculado con la ética. Analizó la situación actual, subrayando su implantación por todo el territorio español, y planteó una serie de áreas de mejora, entre las que destacó una más amplia difusión del mismo para que los profesionales tengan un mayor conocimiento de sus prestaciones. No en vano, refiriéndose a Aragón, apuntó que entre un 10-12 por ciento de profesionales podrían estar necesitados del PAIME, según sus estimaciones. Asimismo, instó a una mayor colaboración por parte de las Administraciones sanitarias en beneficio, en definitiva, de la calidad asistencial que se presta.

Por su parte, la doctora Porres presentó una iniciativa que está llevando a cabo sustentada en la prevención en la salud mental del médico, destacando el interés que puede alcanzar, por ejemplo, en la formación de médicos residentes. Su metodología está basada en el coaching, una técnica dirigida a conductas, actitudes, creencias, valores e identidad en función de las necesidades de las personas. En el proceso coaching, según la doctora Porres, existen tres fases diferenciadas: «la toma de conciencia, la definición de una meta y el desarrollo de un plan de acción». Como afirmó esta experta, en la actualidad se está utilizando para la parte preventiva del PAIMA.

En el curso también se contó con la participación de la doctora Mónica Lalanda, médico de urgencias y experta en ética médica, que intervino en un taller-seminario sobre «Bioética atractiva, el reto de hacer amable, incisiva y eficaz la docencia de la ética». «Se trata de un curso en el tengo mucha ilusión por participar. Lo que pretendemos es remover las bases de la ética y analizar cómo se imparte. Es importante, en este sentido, no perder de vista que la ética es algo que incorporamos todos los días a nuestro quehacer como médicos», según señaló.

Su aportación se centró en cómo se pueden reinventar una serie de herramientas, como es el power point, para incorporarlo a la metodología de la enseñanza de la bioética, en línea, en cierto modo, con lo están haciendo en los países anglosajones. «Todo con el fin de cambiar la percepción de la enseñanza de la ética, contribuir a que se haga de una manera más práctica y entretenida», tal como apuntó.

La doctora Lalanda, con amplio conocimiento de cómo se ejerce la Medicina en Reino Unido comentó, al margen, cómo se manejan allí las cuestiones relativas a la ética médica. En su opinión, «está mucho más a flor de piel entre sus profesionales». «Temas como el error médico que en España siguen siendo, en cierto modo, tabú, allí se abordan de una manera muy distinta, puesto que los profesionales tienen la ética mucho más interiorizada mientras que aquí seguimos considerandola exclusivamente como una Ciencia».

El Colegio de Médicos de Bizkaia debate sobre
el presente y futuro de las Comisiones de Deontología

El sábado 7 de Septiembre, se celebró, dentro de este Curso, la mesa titulada» Presente y Futuro de la Comisiones de Deontología en los Colegios Profesionales». En esta mesa, formada por tres miembros del Colegio de Médicos de Bizkaia y moderada por el profesor Rogelio Altisent, se abordaron tanto las funciones actuales de las Comisiones de Deontología, como la importancia y el papel que estas deberían tener en la formación de los estudiantes en las Facultades de Medicina y durante el postgrado, según información aportada por el Colegio de Médicos de Bizkaia.

En una primera intervención, el Dr. Jacinto Bátiz, presidente de la Comisión de Deontología del Colegio de Médicos de Bizkaia, hizo una exposición sobre cuáles son las funciones y la misión de una Comisión de Deontología de un Colegio de Médicos. Explicó cómo se eligen sus miembros, cuál es su funcionamiento y qué cuestiones deben estar siempre presentes para su buen funcionamiento.

El debate surgió más tarde, con las intervenciones del Dr. Rafael Olalde, secretario del Colegio de Médicos de Bizkaia y el Dr. Fabián Goitia, vocal de la Comisión de deontología de dicho Colegio. Fueron ellos los que presentaron para su discusión ideas tales como: ¿Habría que modificar el modo de elección de las Comisiones de Deontología? ¿Todos los Colegios las eligen de la misma manera? ¿Están difundiendo los Colegios y sus Comisiones de Deontología los contenidos del Código utilizando todos los medios a su alcance? ¿Cómo se organizan en la actualidad  la relaciones entre las Comisiones y los Colegios? ¿Hasta qué punto deben ser las Comisiones de Deontología órganos independientes?

Todas estas cuestiones propiciaron la participación de los asistentes al debate de un modo muy activo, tras el cual, se llegó a algunas de las siguientes conclusiones:

-Es fundamental facilitar la difusión de los contenidos del Código de Deontología Médica utilizando todos los medios al alcance de los Colegios. En este contexto, el Colegio de Médicos de Bizkaia presentó el Blog de su Comisión de Deontología, llamado «Ética y Deontología Médica de Bizkaia», una herramienta con la que el Colegio vizcaíno sigue demostrando su liderazgo en el apoyo a la formación en Deontología de sus miembros y de la sociedad en general.

Se plantea como reto a las Comisiones de Deontología que desplieguen todas sus capacidades adoptando actitudes proactivas en la docencia, el asesoramiento, la difusión y la participación en cuantos foros sea necesario.

-Se propone buscar nuevas fórmulas de elección y funcionamiento de las Comisiones de Deontología. Para ello, será necesario primero abordar un intenso debate sobre los pros, los contras y las dificultades que plantearían otros modelos alternativos diferentes a los actuales.

Respecto a la temática de esta mesa redonda, el director del curso, Rogelio Altisent, tras recordar que la Deontología Médica es un derecho de los ciudadanos reconoció que «existe una gran variabilidad en cuanto a exigencia sobre el cumplimiento de las normas éticas» y proponía que las Comisiones de Deontología «actúen más de oficio, pero siempre con supervisión». A esta propuesta se sumaban desde el público la solicitud de unas Comisiones de Deontología más implicadas en la sociedad y sus problemas.

La conferencia de clausura de este VIII Curso de enseñanza e investigación en bioética  fue impartida por el psiquiatra y profesor de la Universidad de Zaragoza, Javier García Campayo, quien disertó sobre «el estrés de la actividad profesional: prevención y tratamiento», en la que abordó el síndrome del burnout así como el equilibrio mental de los profesionales de la medicina y su influencia en la ética del comportamiento profesional.

La vicepresidenta del Colegio de Médicos de Zaragoza, la doctora Concepción Ferrer, fue la encargada de la clausura oficial La doctora Ferrer felicitó a los organizadores y asistentes por su participación en esta actividad ya tradicional en el Colegio de Médicos de Zaragoza. Asimismo, se refirió «al esfuerzo del Colegio de Médicos, junto con la Facultad de Medicina de la Universidad de Zaragoza y con la Organización Médica Colegial, para sacar adelante el proyecto de la cátedra de profesionalismo y ética clínica y que tan buena experiencia ha ofrecido a lo largo de este año».

Ferrer se comprometió, finalmente, a recoger, a través del propio Colegio, las aportaciones del Curso para que «el futuro de la Comisión Deontológica, con las funciones que tiene asignadas y con las actividades que debería realizar, responda a la responsabilidad social de los colegios y los colegiados, y la propia sociedad, valoren cada vez más el papel de las comisiones deontológicas».

 

 

 

 

 

Relacionados

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más populares