lunes, junio 24, 2024

Portal informativo de la Organización Médica Colegial de España

InicioPacientesEn España se diagnostican 6.000 nuevos casos de linfoma cada año

En España se diagnostican 6.000 nuevos casos de linfoma cada año

Este domingo, 15 de septiembre, se celebra el X Día Mundial del Linfoma con el objetivo de transmitir a la sociedad la importancia de la detección precoz del linfoma e incrementar el conocimiento de los síntomas de este tipo de cáncer que cada año aumenta su incidencia con 6.000 nuevos casos en España

Madrid, 12 de septiembre de 2013 (medicosypacientes.com)

En España cada año se diagnostican 6.000 nuevos casos de linfoma y su incidencia aumenta anualmente. Por este motivo, desde AEAL, Asociación Española de Afectados por Linfoma, Mieloma y Leucemia, celebran el X Día Mundial del Linfoma, para transmitir a la sociedad la importancia de la detección precoz del linfoma, para lo cual es fundamental conocer los síntomas, reconocerlos y acudir al médico. De ahí que el lema de este año sea: «Reconoce los síntomas, anticípate al cáncer». Solo así, «se conseguirá un diagnóstico precoz que favorezca un mejor pronóstico» afirman desde AEAL.

Durante la jornada, la asociación estará presente con mesas informativas en los principales hospitales de España ofreciendo información gratuita y dando a conocer la labor que la asociación realiza para informar y concienciar a la sociedad sobre los síntomas y el conocimiento de este tipo de cáncer.

También organizarán tres jornadas informativas en Bilbao, Zaragoza y A Coruña en las que debatirán y resolverán dudas con la colaboración de especialistas.

La asociación afirma que aunque estas iniciativas estén principalmente destinadas a pacientes y familiares, están también invitados a participar profesionales sanitarios, voluntarios, pacientes de otras enfermedades, y la sociedad en general, salvo en la actividad que se llevará a cabo en Barcelona, que consistirá en un grupo de apoyo específico de pacientes con linfoma y familiares.

El linfoma es un tipo de cáncer de la sangre que se desarrolla cuando se produce un fallo en la forma de actuar de los linfocitos (células de la sangre que ayudan a luchar contra las infecciones). Estos linfocitos defectuosos pueden crecer en diversas partes del cuerpo: nódulos linfáticos, médula ósea, sangre, órganos diversos… El origen del linfoma es desconocido aunque se ha asociado a determinados virus como el de Esptein-Barr o a diversas bacterias.

Existen dos tipos principales de linfoma: Linfoma no Hodgkin: Éste a su vez de divide en linfomas de células B (células que ayudan al organismo ante las infecciones mediante la producción de anticuerpos) y linfomas de células T (células que protegen al organismo frente a los virus, hongos y bacterias).

Aunque algunos linfomas pueden relacionarse con situaciones de inmunosupresión, con infecciones por virus o bacterias como H. Pylorii, con algunas enfermedades como la celiaquía, en más del 90% de los casos el origen de los linfomas o la causa de su aparición son prácticamente desconocidos y su incidencia continúa aumentando.

Sin embargo, se ha avanzado mucho en el diseño de nuevos fármacos, especialmente en los anticuerpos monoclonales, que han mejorado la supervivencia de los pacientes y en muchos casos, han permitido la desaparición definitiva del tumor.

Existen más de 30 tipos de linfoma, por lo que es fundamental acudir a centros especializados que cuenten con equipos experimentados de anatomía patológica y las técnicas de diagnóstico necesarias que permitan realizar un diagnóstico preciso del linfoma, básico para poder elegir el mejor tratamiento.

Cada vez más estos tratamientos se basan en las características biológicas y moleculares del tumor, ya que en los últimos años se están desarrollando nuevos fármacos cuyo mecanismo de acción se basa precisamente en la presencia de estas alteraciones biológicas.

El síntoma más habitual de cáncer linfático es la aparición de un bulto (adenopatía) en la zona cervical, en el cuello, las axilas o las ingles. Al ser fácilmente confundible con una infección, su detección puede retrasarse de forma considerable, por lo que los expertos advierten que la mejor prevención es acudir de forma precoz al médico si se observa un ganglio abultado que persiste en el tiempo. Aunque pueden aparecer en todas las edades de la vida, los linfomas suelen presentarse a partir de los 50 años.

Relacionados

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más populares