miércoles, junio 19, 2024

Portal informativo de la Organización Médica Colegial de España

InicioActualidad sanitariaEn el mundo se recogen más de 117 millones de unidades de...

En el mundo se recogen más de 117 millones de unidades de sangre, el 42% en países de altos ingresos

El 42 por ciento de los 117,4 millones de unidades de sangre que se extraen en el mundo se donan en los países de altos ingresos, donde vive el 16 por ciento de la población del planeta, ha informado la Organización Mundial de la Salud (OMS), con motivo del Día Mundial del Donante de Sangre, que se celebra hoy viernes, 14 de junio

Los datos muestran que, en los países de ingresos bajos, el 52 por ciento de las transfusiones de sangre se realizan a los niños menores de 5 años, mientras que en los países de ingresos altos los pacientes más transfundidos son los mayores de 65 años, con un 75 por ciento del total.

 
Mientras que la tasa de donación de sangre por cada 1.000 personas es de 32,6 en los países de ingresos altos, 15,1 en los de ingresos medios altos, 8,1 en los de ingresos medios bajos y 4,4 en los de ingresos bajos.
 
Según los datos disponibles, 66 países recogen menos de 10 donaciones por cada 1.000 personas; de ellos, 37 se encuentran en la región de África de la OMS, siete en las Américas, cinco en la Región del Mediterráneo Oriental, cuatro en la Región de Europa, siete en Asia Sudoriental y seis en el Pacífico Occidental. Todos estos países tienen unos ingresos bajos o medios.
 
La OMS recomienda que toda la sangre donada sea analizada para la detección de infecciones antes de su uso. La sangre debe ser sometida obligatoriamente a pruebas de detección del VIH, de los virus de la hepatitis B y C, y de la sífilis. Y, por tanto, el cribado de la sangre se debe realizar de acuerdo con los requisitos del sistema de calidad. Trece de los países que informan de sus cifras no pueden analizar la presencia de una o más de estas infecciones en toda la sangre donada.
 
Entre 2008 y 2015 se registró un aumento de 11,6 millones en las unidades de sangre donadas por donantes voluntarios no remunerados. En 78 países, este grupo de donantes suministró más del 90% de las unidades de sangre; sin embargo, en 58 países más del 50% del suministro de sangre lo aportaron familiares o allegados o donantes remunerados.
 
El mayor incremento de este grupo de donantes se produjo en las regiones de Asia Sudoriental (el 83%) y las Américas (70%), mientras que el aumento más acusado en cifras absolutas se registró en la región de Asia Sudoriental (5,9 millones de donaciones), seguida de la región del Pacífico Occidental (2,7 millones de donaciones) y África (1,1 millones).
 
Setenta y ocho países extraen más del 90% de su suministro de sangre de donantes voluntarios no remunerados (35 países de ingresos altos, 32 países de ingresos medios y 11 países de bajos ingresos). De ellos, 56 países obtienen el 100% del suministro (o más del 99%) de donantes voluntarios no remunerados.
 
En 58 países, más del 50% del suministro de sangre sigue dependiendo de las donaciones de familiares o allegados y de donantes remunerados (8 países de ingresos altos, 36 de ingresos medios y 14 de bajos ingresos). En 2015 diecinueve países informaron de haber recogido donaciones remuneradas, que totalizaron cerca de 370.000 donaciones.
 
La OMS recomienda una base estable de donantes voluntarios no remunerados, ya que «donan sangre con regularidad» y «permite garantizar un suministro fiable y suficiente de sangre no contaminada». «Este es el grupo de donantes más seguro, puesto que son los que tiene la prevalencia más baja de infecciones transmisibles por la sangre», añade.
 
Con el fin de alcanzar la autosuficiencia, el organismo internacional recuerda que la responsabilidad de cada gobierno el garantizar el suministro suficiente y equitativo de los productos medicinales derivados del plasma, como inmunoglobulinas y factores de la coagulación, necesarios para prevenir y tratar diversas afecciones graves que se dan en todas las regiones del mundo.
 
Tan solo 50 de los 173 países que proporcionaron información obtienen sus productos medicinales derivados del plasma mediante fraccionamiento del plasma recogido en el propio país. Ochenta y tres países importan todos sus productos medicinales derivados del plasma, en 24 países no se utilizó ninguno de estos productos durante el periodo objeto de este informe y 16 países no respondieron a esta pregunta.
 
Durante el año se fraccionaron cerca de 16,1 millones de litros de plasma para la obtención de derivados, de acuerdo con los datos de los 41 países que informaron de ello. Este fraccionamiento se realizó con alrededor del 36% del plasma obtenido de donaciones de sangre.
 
De acuerdo con los datos sobre el sexo de los donantes de sangre, las mujeres efectúan el 32% de las donaciones, si bien este porcentaje es muy variable. En 14 de los 119 países que informaron de estas cifras, menos del 10% de las donaciones se recogieron de mujeres.
 
El perfil de edad de los donantes de sangre muestra que, en los países de ingresos bajos y medios hay, proporcionalmente, más personas jóvenes que donan sangre que en los países de altos ingresos. La información demográfica sobre los donantes de sangre es importante para diseñar los programas de selección y hacer un seguimiento de los donantes.
 
Mientras que la distribución por edades de los pacientes transfundidos varía considerablemente en función del país. Por ejemplo, el grupo de pacientes transfundidos con mayor frecuencia en los países de ingresos altos son los mayores de 65 años, con el 75% del total de transfusiones, mientras que en los países de ingresos bajos los niños menores de 5 años reciben el 52%.
 
En los países de ingresos altos, la transfusión es una intervención que se realiza habitualmente en cirugía cardiovascular, cirugía de trasplantes, traumatismos masivos y el tratamiento de tumores malignos sólidos y neoplasias sanguíneas. En los países de ingresos bajos y medios, se utiliza más a menudo en casos de complicaciones gestacionales y de anemia infantil grave.
 
Expertos instan a concienciar a la población para convertir la donación de sangre en «un hábito»
 
La Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH), la Sociedad Española de Transfusión Sanguínea (SETS) y la Fundación CAT (organismo de certificación de la calidad en transfusión sanguínea) se suman al Día Mundial del Donante de Sangre, que se celebra este viernes 14 de junio para conmemorar el nacimiento de Karl Landsteiner, patólogo y biólogo austríaco que descubrió los grupos sanguíneos A, B y 0.
 
Las condiciones básicas para ser donante de sangre son persona mayor de edad que no supere los 65 años (aunque los donantes habituales pueden hacerlo hasta los 70), buen estado de salud, pesar más de 50 Kg y ausencia de enfermedades contagiosas. Además, es importante recordar que no se acuda a donar en ayunas, dejar pasar dos meses desde la última donación y tener en cuenta que los hombres pueden donar hasta cuatro veces en el mismo año y las mujeres tres.
 
El número de donaciones de sangre desciende ligeramente en 2018, según la Federación de Donantes de Sangre
 
El número de donaciones altruistas de sangre en España ha descendido ligeramente durante 2018, con 1.993.500 de donantes activos, gracias a los cuales se consiguieron 1.685.301 donaciones, lo que sitúa el índice de donaciones en 36,07 por cada 1.000 habitantes (0,31% menos que en 2017), según el ‘Informe 2018 sobre la Donación de Sangre en España’ de la Federación Española de Donantes de Sangre (FEDSANG), publicado con motivo del Día Mundial del Donante de Sangre, que se celebra este jueves 14 de junio.
 
De acuerdo con esta estadística, realizada con datos facilitados por los Centros de Transfusión o Bancos de Sangre Regionales, el número de donantes activos se mantiene, y se registraron 185.350 nuevos donantes en este pasado año, es decir, 500 cada día. De ellos, el 34,2 por ciento de jóvenes entre 18 y 35 años.
 
En cuanto al uso de la sangre donada, el 34 por ciento ha sido destinada al ámbito oncológico; el 25 por ciento a intervenciones quirúrgicas diversas como accidentes, ortopedia o quemados; el 21 por ciento a consumos en crónicos, trasplantes y varios; el 15 por ciento a anemias; y el 5 por ciento a obstetricia-paritorios.
 
Partiendo del índice nacional de 36,07 donaciones por cada mil habitantes/año, las 5 comunidades autónomas con mayor índice son Extremadura (44,27), Castilla y León (43,32), Asturias (39,74), País Vasco (39,58) y Galicia (39,23). Por provincias Álava, Burgos y Valladolid superan las 50 donaciones por cada mil habitantes y por encima del índice de 40 están Albacete, Asturias, Navarra, Badajoz, Guipúzcoa, Cáceres, Salamanca. Palencia, Pontevedra, Granada, Segovia, Soria, Córdoba y La Coruña.
 
Por encima de los datos estadísticos y su desglose por Comunidades, la Federación destaca que «lo más importante» es que España «es uno de los pocos países autosuficientes» en este aspecto. «Las diferencias entre territorios, teniendo en cuenta que el consumo no es uniforme, no dejan de ser datos estadísticos porque lo esencial es que todos han conseguido cubrir las necesidades del día a día, con una correcta y eficiente optimización en las transfusiones», apuntan.
 
Relacionados

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más populares