martes, abril 23, 2024

Portal informativo de la Organización Médica Colegial de España

InicioOMCEmotivo homenaje a los médicos que atendieron a las víctimas del accidente...

Emotivo homenaje a los médicos que atendieron a las víctimas del accidente de tren de Santiago de Compostela

El Colegio de Médicos de A Coruña homenajeó el pasado sábado a los médicos que atendieron a las víctimas del accidente ferroviario ocurrido el pasado verano en Angrois (Santiago de Compostela) en el que perdieron la vida 79 personas y 147 resultaron heridas. El acto se celebró en la Facultad de Medicina de Santiago de Compostela en el marco de la séptima edición del «Encuentro Médico»

Santiago Compostela, 9 de junio 2014 (medicosypacientes.com)

El Colegio de Médicos de A Coruña homenajeó el pasado sábado a los médicos que atendieron a las víctimas del accidente ferroviario ocurrido el pasado verano en Angrois (Santiago de Compostela) en el que perdieron la vida 79 personas y 147 resultaron heridas. El acto se celebró en la Facultad de Medicina de Santiago de Compostela en el marco de la séptima edición del «Encuentro Médico», con la asistencia de casi 450 personas.

Al evento acudieron numerosas personalidades, encabezadas por el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo. Entre ellas, el alcalde de Santiago de Compostela, Ángel Currás; la conselleira de Sanidade, Rocío Mosquera; el rector de la USC, Juan Casares; el presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos, Juan José Rodríguez Sendín; el presidente del Colegio Médico de A Coruña, Luciano Vidán; el decano de la Facultad de Medicina, Juan Gestal; y los presidentes de las comisiones Deontológica y de Honores y Premios del COMC, Fernando Márquez y Miguel de Santiago, respectivamente.

El doctor Vidán fue el encargado de abrir el acto con un discurso en el que afirmó que «si tuviéramos que escenificar un acto que represente la esencia del profesionalismo médico, sería muy parecido a este». El presidente del COMC citó a Pellegrino y Thomasma y recordó que «la medicina es una comunidad moral, y cuenta con tres factores propios que imponen responsabilidades morales a quienes la practican: la naturaleza de la enfermedad, el carácter social de los conocimientos médicos, y el acto jurado de profesar la medicina. Estos tres factores que constituyen el acto médico, lo definen como una acción orientada a un fin que obliga moralmente al facultativo a ser una persona virtuosa, digna de la confianza del paciente y dispuesta a poner sus conocimientos científicos y técnicos al servicio del bien de cada enfermo, con absoluto respeto a su autonomía».

Luciano Vidán señaló que, en estos momentos de crisis y zozobra, «los médicos experimentamos una gran frustración debido a los cambios que se están produciendo en los sistemas de asistencia sanitaria de los países industrializados». Por eso, «han empezado a alzarse voces procedentes de distintas asociaciones de profesionales de diversos países que reclaman una nueva definición de la profesión, que recoja nuestra participación activa en la reforma de los sistemas sanitarios».

En este sentido, el doctor Vidán hizo hincapié en que la profesión debe entenderse como «la base del contrato de la Medicina con la sociedad y para que ese acuerdo funcione es clave que la población confíe en los médicos. Una confianza que solo se alcanza cuando cada uno de nosotros y la profesión en general, demostramos nuestra integridad ética y deontológica». Dicho objetivo puede parecer difícil de conseguir en estos tiempos de cambio, pero ahora más que nunca, es imprescindible que reafirmemos los tres principios y valores, fundamentales y universales, que nos marcan la ruta a seguir: la primacía del bienestar del paciente, la autonomía del enfermo y la justicia social».

Y, partiendo de esos valores, el presidente del COMC insistió en que el médico de hoy, como el de ayer y el de siempre, tiene unos compromisos irrenunciables e imprescriptibles», como son formarse de manera continuada para prestar una asistencia sanitaria de calidad, cerciorarse de que se informa claramente al enfermo antes de que este apruebe un tratamiento y mantener con el paciente unas relaciones adecuadas, sin explotar su posición de preeminencia.

El facultativo debe, además, señaló, «estar comprometido con una atención sanitaria de calidad, lo que supone no solo garantizar la competencia asistencial, sino, también, trabajar con otros profesionales para reducir los casos de negligencia, aumentar la seguridad de los pacientes, reducir el uso abusivo de los recursos sanitarios y mejor los resultados de la atención».

El también presidente del Colegio de Médicos de A Coruña realizó un llamamiento a «apoyar la promoción de la medicina preventiva y  de la sanidad pública, para garantizar la igualdad». E insistió en la importancia de «proveer una asistencia basada en una gestión racional y eficaz de unos recursos clínicos limitados» y de «respetar los parámetros científicos, promover la investigación, desarrollar nuevos conocimientos y cerciorarnos de que se aplican debidamente».

Por último, el presidente del COMC reclamó que «los médicos debemos colaborar para mejorar la atención al paciente, fomentar el respeto a los compañeros y participar en los procesos de autorregulación. La profesión debe definir y organizar el itinerario educativo y la fijación de pautas para los médicos actuales y del futuro».

Tras las palabras de Luciano Vidán, intervino el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, quien destacó que «este acto ten una dobre vertente, a de homenaxear a solidariedade dos facultativos que, o pasado 24 de xuño, atenderon ás vítimas dunha das noites máis negras que viviu Galicia; e a de recoñecer a conciencia social da investigación a través do profesor Carracedo. Nestas dúas ideas agóchase o sentido da sanidade do futuro».

Núñez Feijoo recordó que, tras el accidente de Angrois, los distintos servicios sanitarios trabajaron con una coordinación extraordinaria: «Evacuaron do lugar dos feitos a 157 persoas, o 061 atendeu máis de 400 chamadas no prazo dunha hora, e o Centro de Transfusión recibiu 821 doazóns durante esa noite e 909 á mañá seguinte. 79 personas perderon a vida, tráxicamente, pero 131 feridos puideron salvala. Todos os médicos foron un exemplo de profesionalidade e humanidade. Nesta actitude agóchase a clave de ter un dos mellores sistemas de saúde do mundo».

A continuación, tuvo lugar la entrega de los títulos de colegiados de honor y honoríficos, y los nuevos médicos subieron al escenario a recoger sus carnés colegiales. A continuación, representantes de los facultativos del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago, la Policlínica La Rosaleda, el Punto de Atención Continuada de Compostela, el 061, el Centro de Transfusión de Galicia, y el Instituto de Medicina Legal (Imelga) recibieron un pergamino conmemorativo por su labor tras el accidente ferroviario de Angrois. El trabajo de todos los facultativos que prestaron asistencia a las víctimas representa, de modo inequívoco, los valores de la profesión médica.

A continuación, el presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos(CGCOM), Juan José Rodríguez Sendín, tomó la palabra para despedir el acto.

Condecoración al Dr. Carracedo

En esta séptima edición del Encuentro Médico se le otorgó la medalla de oro y brillantes, el máximo galardón del COMC, al profesor Ángel Carracedo, uno de los más preclaros científicos de nuestro país.

El Doctor Carracedo, catedrático de Medicina Legal, es un referente mundial en Genética Forense y Medicina Genómica y dirige el Instituto de Medicina Legal de Santiago donde se han identificado víctimas del 11-M o el tsunami del sudeste de Asia.

El presidente de la Xunta describió a Ángel Carracedo como «un investigador que abre camiños na medicina e dá a coñecer Galicia en todo o mundo, un exemplo de vangarda, excelencia e audacia profesional». En esta línea, agradeció el trabajo que los colegiados de honor y honoríficos realizaron «con medios máis precarios que os actuais» y animó a los MIR a seguir su ejemplo y  «recoller o testemuño e os valores da profesión médica. Eses valores son a mellor garantía de continuidade do noso sistema público de saúde».

Finalmente, se concedieron los títulos de colegiados de honor y honoríficos, y se hizo entrega del carné profesional a los jóvenes que inician su formación MIR.

Nota de prensa remitida por el Colegio de Médicos de A Coruña.

 

 


Relacionados

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más populares