lunes, junio 24, 2024

Portal informativo de la Organización Médica Colegial de España

InicioOMCEl futuro de la Medicina Rural pasa por su consolidación como entidad...

El futuro de la Medicina Rural pasa por su consolidación como entidad propia dentro de la Atención Primaria

Vocales de Atención Primaria Rural, reunidos el pasado viernes en Asamblea en la sede de la OMC, analizaron el presente y futuro de la Medicina Rural, donde defendieron su consolidación como entidad propia dentro de la Atención Primaria. En el marco de esta reunión se ofreció una conferencia del actual presidente del Colegio de Médicos de Huesca y ex vocal de A.P. Rural, el doctor José Borrel, que se centró en el rumbo que ha de tomar esta forma de hacer Medicina

 

Madrid, 15 de julio 2013 (medicosypacientes.com)

Vocales de Atención Primaria Rural, reunidos el pasado viernes en Asamblea en la sede de la OMC analizaron el presente y futuro de la Medicina Rural, donde defendieron su consolidación como entidad propia dentro de la Atención Primaria. En el marco de esta reunión se ofreció una conferencia del actual presidente del Colegio de Médicos de Huesca y ex vocal de A.P. Rural, el doctor José Borrel, que se centró en el rumbo que ha de tomar esta forma de hacer Medicina. El ponente partió de la necesidad de la realización de un estudio de necesidades sanitarias que precisa el medio rural, teniendo en cuenta la heterogeneidad que predomina en este ámbito asistencial.

Previo a la intervención del doctor Borrel, el representante nacional de A.P. Rural, el doctor Josep Fumadó, expuso los objetivos del tema central de esta Asamblea.  «Se trata de reafirmar la realidad del médico rural en el siglo XXI, con sus particulares características marcadas por el medio en el que ejerce. «La Medicina Rural forma parte de la vertebración social de este país y representa un factor de equidad indiscutible», aunque ?como lamentó- «últimamente está mermando ante el progresivo cierre de PAC».

En la reunión de vocales de A.P. rural quedó patente la necesidad de estos profesionales y de su tarea, «muchas veces poco agradecida no ya por la población sino por la propia Administración sanitaria», según señaló el doctor Fumadó. «Los recortes y la las últimas medidas adoptadas por el Gobierno ?añadió- están afectando tanto a nivel económico como a nivel profesional y personal, aun así el médico rural sigue manteniendo su profesionalidad, y la población así se lo reconoce y valora, tal como muestran las encuestas, lo cual supone una buena inyección de motivación para los profesionales de Atención Primaria».

El representante nacional de A.P. Rural, dio, a continuación, la palabra al doctor José Borrell, actual presidente del Colegio de Médicos de Huesca, y gran conocedor de la asistencia en el ámbito rural, tras casi más de 30 años de ejercicio en el mismo quien defendió que «Medio y médico rural deben ir unidos, aunque como planteó «¿interesa mantener el medio rural?»-

Desde su punto de vista, personal, la respuesta es que sí. «Es totalmente necesario, -explicó- que la Medicina Rural y su ámbito no deben quedar en el reducto de fin de semana del urbanita, y por tanto debemos luchar por su supervivencia». «Y para ello ?añadió- vamos a ser nosotros quienes debemos compensar los déficits de todo tipo con los que nos vamos a encontrar, porque en definitiva lo nuestro es trabajo en solitario con escasez de medios materiales y corrigiendo las carencias sociocomunitarias».

Borrel hizo hincapié en otro momento de su intervención en la heterogeneidad existente en el ámbito rural desde el punto de vista sanitario y como dicha heterogeneidad influye sobre las condiciones para ejercer este tipo de Medicina, de ahí que defendiera «que se consideren plazas de características especiales una gran parte de los puestos de trabajo en dicho ámbito, algo que ya se intentó hace tiempo en CC.AA. como, por ejemplo Castilla y León,  aunque no surgiera finalmente nada».

Pese a la amalgama de situaciones, el ponente detalló una serie de características propias de ese medio: población dispersa; menos servicios que en las áreas urbanas; vías de comunicación secundarias; escaso interés tanto por parte de los profesionales como de los políticos, excepto en época de elecciones. «No se puede pasar por alto la ruralidad extrema, existente en algunos puntos de la geografía, donde todos estos parámetros se intensifican».

Tampoco pasó por alto, el cambio de rol que ha experimentado el paciente también en esas zonas, «le ha dejado de interesar, en cierto modo, la vertiente paternalista del médico y ha pasado a exigir calidad en el acto médico», tal como constató Borrel.

Parte de la solución a esta realidad, propuesta por este experto, radica en una profunda reforma de la reforma de la atención primaria, «en donde se plasmen las verdaderas necesidades y los recursos reales, lo cual nos introduce ya en terreno de decisión política, en donde no tenemos nada que hacer, aunque todavía podemos opinar». En su momento ?como recordó- «también la reforma de la A.P. con la implantación de los centros de salud pareció que iba a ser la ruina para el medio rural, y bien vendido se ha comprobado que ha sido un gran avance para el mismo. Del mismo modo ahora hay que vender este otra reforma como positiva y corregir los déficits que hay».

El fin último que se persigue, según expuso el doctor Borrel a modo de resumen, es el de garantizar la actividad en cinco frentes: Atención a patología aguda: en consulta, horario lo suficientemente amplio, desplazándose el paciente; Atención a pacientes crónicos: receta electrónica, autocontrol y nuevas tecnologías, con consulta programada de alta resolución en cabecera; Atención domiciliaria / inmovilizados: se desplaza el profesional; Actividad administrativa: las nuevas tecnologías no requieren el desplazamiento de los profesionales ni de los pacientes; y Atención a la urgencia: garantizada a través del servicio de urgencias establecido.

Tras la intervención del presidente del Colegio de Médicos de Huesca, se pasó a  otros aspectos como fue la exposición de un balance del trabajo que ha venido desarrollando el Foro de Médicos de Atención Primaria, al tiempo que se presentó el manifiesto hecho público por este órgano el pasado jueves 11 de julio. Se hizo un repaso en materia de Incapacidad Temporal;  nuevas prestaciones en cartera de servicios; y desarrollo profesional continuo. Sobre este último apartado, el doctor Fumadó recordó lo expuesto el día anterior en la reunión del Foro de Médicos de Atención Primaria, insistiendo sobre su necesidad como estímulo para los profesionales, y como tal tiene que ser comprensible, de fácil implementación y voluntario, bien estructurado, con un carácter periódico, y que forme parte de procesos internacionales reconocidos, entre otras características.

El doctor Fumadó incidió, además, en que «las entidades correguladoras del desarrollo profesional continuo, en este caso Colegios de Médicos y Sociedades Científicas tengan su protagonismo dentro del DPC».

Los asistentes a la Asamblea mostraron, por otra parte, su preocupación por las diferencias percibidas a nivel autonómico en cuanto a la aplicación de las 37,5 de jornada e, incluso, como se indicó, a nivel de provincias. El sentir generalizado de estos profesionales es que «la Administración no puede exigir trabajar más por menos, teniendo en cuenta, además, la ineficiencia de los actuales gobernantes», concluyó Fumadó.

Relacionados

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más populares