martes, mayo 28, 2024

Portal informativo de la Organización Médica Colegial de España

InicioOMCColegios y consejos autonómicosEl Colegio de Médicos de Segovia alerta sobre los ahogamientos

El Colegio de Médicos de Segovia alerta sobre los ahogamientos

Tras los cursos de 2017 y 2016, el presente año es el tercero en la negra lista de ahogamientos en zonas acuáticas del país, con 249 fallecidos. De ellos, 79 en el pasado mes de julio, período en el que se llegaron a concentrar 28 personas ahogadas en cuatro días

Para alertar sobre esta situación desde los diferentes ámbitos en los que se tiene algún tipo de competencia sobre este problema se vienen realizando constantes llamamientos a extremar la precaución pues, no en vano, estudios de organismos internacionales como la OMS han cuantificado en 236. 000 las muertes al año por esta casuística en todo el mundo.

En Castilla y León, en la última década, según datos de la Escuela Segoviana de Socorrismo (ESS), el número de fallecidos por esta causa es de 169 personas, con dos muertos en lo que va del presente curso. Los peores años en este capítulo han sido el 2016 y el 2019, con 36 y 32 bañistas respectivamente, que perdieron la vida en aguas de la región. Si ponemos el foco en Segovia no se ha producido ninguna muerte por ahogamiento desde 2019, fecha que ponía fin a una racha de siete años seguidos con víctimas en este apartado, incluyendo dos percances con desenlace fatal producidos en 2014. Según estas mismas cifras que maneja la ESS, el curso con más rescates en los que (eso sí) no se precisó vigilancia u hospitalización posterior, fue el 2018, con cuatro actuaciones sin consecuencias sanitarias.

El Colegio de Médicos de Segovia, como organismo de interés público, se suma a la concienciación por este problema, recordando algunas cuestiones esenciales que, no por conocidas, son especialmente necesarias para no verse envuelto en circunstancias desgraciadas que puedan terminar en una fatalidad. Las recomendaciones serían éstas:

  • Especial vigilancia a menores y personas más vulnerables en el agua, recordando la norma del 10/20 por la cual no debemos estar más de 10 segundos sin supervisar a un niño, manteniendo siempre como máximo una distancia que podamos recorrer en menos de 20 segundos.
  • En el caso de niños pequeños, apostar por el baño con elementos flotantes, como manguitos, flotadores, tablas o burbujas, intentando mantener los juguetes alejados del agua.
  • Acudir a zonas de baño que no sean especialmente profundas, tanto si se trata de piscinas, como de playas o ríos.
  • Igualmente, a la hora de zambullirse, rehuir de espacios donde no se vea el fondo o puedan existir corrientes de agua no visibles.
  • Evitar el baño sin acompañamiento cuando se arrastre algún problema de enfermedad o no se tenga un nivel suficiente en el desempeño de la natación.
  • Hacer caso siempre de las señales informativas, banderas o indicaciones de socorristas o personal específico.
  • No mostrar excesiva confianza en entornos acuáticos que puedan volverse hostiles súbitamente por diferentes causas, siendo consciente en todo momento de nuestras limitaciones.
  • Evitar las zambullidas con bruscos contrastes de temperatura, apostando por una inmersión progresiva, refrescando primero zonas como nuca, muñecas o estómago.
  • Ante cualquier circunstancia adversa, como oleajes fuertes, corrientes de retorno o lugares de poca visibilidad o difícil acceso, retroceder hacia las orillas y zonas más estables.
  • En el caso de percibir a nuestro alrededor alguna persona con dificultades para mantenerse a flote o que nos haga pensar que pueda estar siendo arrastrada contra su voluntad, procurar mantener la calma, pedir ayuda rápidamente y buscar los medios más eficientes para realizar un posible traslado a algún centro sanitario o de socorro próximo.
Cabe recordar que, en caso de ahogamiento, la celeridad para realizar unas maniobras de reanimación cardiopulmonar y para poner en manos de profesionales sanitarios al afectado puede resultar esencial para salvar su vida o, en el supuesto de haberse producido algún tipo de daño por la inmersión, que éste sea el menor posible.
Relacionados

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más populares