martes, abril 23, 2024

Portal informativo de la Organización Médica Colegial de España

InicioPacientesEl 90% de la ceguera causada por el glaucoma puede evitarse mediante...

El 90% de la ceguera causada por el glaucoma puede evitarse mediante el diagnóstico precoz y un tratamiento adecuado

 

El diagnóstico precoz y un tratamiento adecuado podrían evitar el 90 por ciento de los casos de ceguera causados por el glaucoma, según asegura la Asociación de Glaucoma para Afectados y Familiares (AGAF), con motivo de la celebración, hoy, del Día Mundial del Glaucoma que tiene el objetivo de concienciar sobre esta enfermedad crónica que constituye la segunda causa de ceguera en el mundo occidental

Madrid, 12 de marzo de 2015 (medicosypacientes.com)

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el glaucoma, que afecta a más de 60 millones de personas en todo el mundo y a más de medio millón en España, es actualmente la segunda causa de ceguera y su carácter asintomático hace que la mitad de quienes lo padecen no sean conscientes de ello.

La mayor incidencia de la enfermedad se produce a partir de los 40 años, afectando a un 2,1 por ciento de las personas entre 50 y 59 años; a un 2,3 por ciento entre 60 y 69; y a un 3,5 por ciento en los mayores de 70.

Se trata de una enfermedad neurodegenerativa caracterizada por el daño en el nervio óptico por una intolerancia a la presión intraocular, que puede estar aumentada o incluso ser normal. El deterioro progresivo de las fibras del nervio óptico suele conducir a la pérdida del campo visual y, en los casos más graves, a la ceguera.

Desde la Asociación de Glaucoma para Afectados y Familiares (AGAF) aseguran que hasta un 90% de la ceguera provocada por el glaucoma podría evitarse mediante un diagnóstico precoz. Sin embargo, no es posible prevenir la aparición del glaucoma y debido a la ausencia de síntomas hasta fases avanzadas el diagnóstico suele ser tardío.

Aunque existe tratamiento para frenar su avance y minimizar la pérdida de visión y, por ello, es necesario acudir a revisiones oftalmológicas de manera habitual, más aún en el caso de pertenecer a uno de los perfiles de riesgo: pacientes con antecedentes familiares de glaucoma, diabéticos, personas con miopía magna y toda persona mayor de 50 años.

En España un millón de personas padece glaucoma

La Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG) ha querido hacer hincapié, con motivo de la celebración del Día Mundial del Glaucoma, en la importancia de la detección precoz de esta patología que, sólo en nuestro país, afecta a más de un millón de personas, de las cuales, la mitad lo desconoce.

«En la forma más común de glaucoma -primario de ángulo abierto o crónico simple- no hay síntomas ni dolor; el paciente va perdiendo la visión de manera imperceptible y progresiva», comenta el Dr. José Antonio López Trigo, geriatra y presidente de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología. «La falta de sintomatología, hace que en muchas ocasiones el hallazgo sea casual tras una visita al especialista por otro motivo, y en otras ocasiones cuando los pacientes acuden a la consulta por percibir alteraciones en su campo visual, ya es demasiado tarde, pues ya se han producido lesiones severas, que desgraciadamente son irreversibles», explica el Dr. López Trigo.

Esta enfermedad ocular se debe al daño a nivel de la cabeza del nervio óptico, que provoca una alteración del campo visual, y se suele asociar a un aumento de la presión intraocular. Hoy se considera una enfermedad neurodegenerativa ya que existe una muerte de las células ganglionares de la retina. Igual que con otras enfermedades de carácter neurodegenerativo, como por ejemplo el Alzheimer, el éxito de la cura está ligado a la obtención de tratamientos capaces de proteger y regenerar las células.

A medida que la enfermedad evoluciona, va produciendo una restricción del campo visual desde la periferia hacia el interior, lo que se denomina «visión en forma de tubo». En el 5% de los casos, a pesar del correcto tratamiento médico o quirúrgico, encaminado a controlar la presión intraocular, conduce a la ceguera de forma irremediable. De ahí la «importancia de identificar y tratar los casos de forma precoz, ya que de esta forma, la ceguera podría evitarse en más del 95% de los casos» explica el doctor José Antonio López Trigo.

Pero además, existen otros factores de riesgo como la diabetes, la presión intraocular alta, antecedentes familiares de glaucoma, miopía elevada o la hipertensión arterial. En caso de tener alguno de estos factores, conviene acudir al oftalmólogo u óptico-optometrista para realizar revisiones al menos una vez año. En este sentido, la SEGG aboga porque exista una coordinación entre el médico de familia, el geriatra y el oftalmólogo para tratar esta patología y evitar una ceguera irreversible que afecta en mayor grado a las personas mayores, mermando su calidad de vida y autonomía personal.

 

Relacionados

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más populares