sábado, junio 15, 2024

Portal informativo de la Organización Médica Colegial de España

InicioOMCDra. Mónica Lalanda: "Los médicos debemos guiarnos por la misma ética en...

Dra. Mónica Lalanda: «Los médicos debemos guiarnos por la misma ética en Twitter que en la consulta»

La Dra. Mónica Lalanda, médico de urgencias en Segovia, experta y usuaria activa de redes sociales, ha asegurado, en una entrevista para Médicos y Pacientes, que «los médicos debemos guiarnos por las mismas normas éticas en Twitter que aplicamos en consulta, cuando tenemos la bata blanca puesta»

 

Madrid, 26 de noviembre 2013 (medicosypacientes.com)

Durante la II Jornada de Ética Médica la Fundación para la Formación de la OMC y la Fundación Ortega-Marañón, celebrada el pasado fin de semana en la OMC, la Dra. Lalanda presentó el proyecto del Máster en Ética Médica titulado «Ética Médica en Redes Sociales» con el que pretende aportar material docente que sirva de pauta para la aplicación del Código de Deontología Médica a las redes sociales.

Tras la práctica interactiva a través de las redes sociales y el estudio y observación de conflictos éticos en Twitter, la Dra. Lalanda tiene claro que al actual Código de Deontología Médica, aunque cubre la mayoría de los dilemas éticos que se pueden plantear en redes sociales, es necesario hacerle una adaptación adecuada  y asegura que la «twittesfera sanitaria española goza de una salud fantástica» y que crecerá porque «tiene un potencial inmenso».

-El pasado viernes, presentó el proyecto del Máster en Ética Médica titulado «Ética Médica en Redes Sociales. ¿Cómo se aborda la ética médica en Redes Sociales?

-«De momento, no se aborda; es un ámbito nuevo en el que andamos todos aprendiendo a movernos y sin duda algo desorientados. Poco a poco, tras una temporada usando redes sociales, es fácil darse cuenta de que si uno se presenta como médico y habla de temas médicos, debería, quizás seguir las mismas normas éticas que utiliza en su consulta. Esto irá calando pero a día de hoy es algo meramente intuitivo».

-El profesionalismo como conjunto de principios éticos y deontológicos, valores y conductas que sustentan el compromiso de los médicos con los pacientes, ¿hay diferencias a la hora de aplicarlo en las Redes Sociales?

-«Yo creo que en cuanto que mucho de lo que hacemos en redes son actos médicos, y ¡ojo! que un acto médico es distinto que un acto asistencial, deberían aplicarse las mismas normas de prudencia y respeto con las que nos guiamos cuando tenemos la bata blanca puesta. Trabajamos muy duro para ser la profesión más valorada por la sociedad y, por ello, es importante seguir manteniendo esos mismos estándares en cualquier otro ámbito.

Si yo emito una opinión médica, no puedo olvidar que quien me lea confía en mí, no por ser Mónica Lalanda, sino por ser parte del colectivo médico y eso no lo puedo evitar en aras de mi libertad de expresión. Es un privilegio con toque de servidumbre».

-El Código de Deontología, revisado en 2011, no aborda las Redes Sociales ¿cree que debería ser revisado de nuevo para incluir estas herramientas?

-«No tengo ninguna duda. Creo que nos ayudaría a todos como guía de buen uso. Por otro lado, los países de nuestro entorno lo han hecho o están en ello. Claramente a nivel médico internacional, esto se considera ya una realidad.

El Código, según está, cubre la mayoría de los dilemas que se pueden plantear y realmente no haría falta inventar la rueda, sino hacer una adaptación adecuada».

-¿Considera que las Comisiones Deontológicas están preparadas para afrontar estos cambios?

-«Es difícil hablar de manera generalizada pero, en mi opinión, las Comisiones Deontológicas carecen de la frescura que requieren estas situaciones. Imagino que ante una denuncia sobre un «tweet» de un médico en el que atenta contra la confidencialidad de un paciente o falta el respeto a un compañero, la reacción de la mayoría de miembros de comisiones sería…….¿un qué? ¿qué es un tuit?

Quizás habría que revisar también cómo se componen estas comisiones y por qué es difícil encontrar miembros de menos de 40 o incluso 50 años. De cualquier manera todo esto requiere un proceso y, quizás de aquí a diez años, cada comisión deontológica tenga una cuenta en twitter para cuestiones docentes…..¡las cosas cambian!!

Que quede constancia que hablo desde el respeto y como miembro recién incorporado a la comisión de mi propio colegio».

-Twitter es una de las Redes Sociales de mayor uso entre la comunidad médica. ¿Cómo cree que se deben abordar, por ejemplo, los conflictos éticos en esta red social?

-«Pues, en este momento, creando conciencia sobre la aplicación de nuestro magnífico Código Deontológico en cualquier interacción en twitter. Creo que es un camino fascinante el que tenemos por delante. Por ahora, el tema está en pañales pero es fácil ver o intuir la cantidad ingente de dilemas éticos que se pueden dar (confidencialidad, consultas abiertas, falta de respeto a colegas, responsabilidad sobre información médica, publicidad engañosa….etc).

Para crear esta conciencia, me parece importante que hablemos del tema, que seamos nosotros mismos los que vayamos siendo capaces de limitarnos. Tenemos una herramienta fantástica, que son los colegios y desde ahí deberíamos ser capaces de realizar seminarios, reuniones o talleres de sensibilización. El objetivo de mi proyecto de Máster ha sido precisamente crear material docente para poder impartir este tipo de interacción.

Por otro lado, creo que debería considerarse la inclusión de este tema a corto plazo en la asignatura de comunicación y ética. Los estudiantes de medicina están totalmente integrados en redes sociales y el salto de lo personal a lo profesional debería ser también tema de aprendizaje».

-A veces surgen en redes sociales críticas entre profesionales. El Código de Deontología médica es claro en este aspecto. ¿Conoce casos en los que un médico haya acudido a la Comisión de Deontología por este tema?

-«La verdad es que, de momento, en nuestro país creo que no ha ocurrido; sin embargo soy consciente de varios casos con consecuencias muy graves para colegas en EEUU y en Inglaterra. En su mayoría han sido por temas de falta de confidencialidad y por críticas irrespetuosas e inapropiadas a colegas. En España es cuestión de tiempo. De hecho, ya he visto amenazas de denuncia que después se solucionaron de manera amigable».

-Las redes sociales son una alternativa a la consulta tradicional o simplemente una herramienta complementaria?

-«Las redes sociales nunca pueden ser una alternativa; eso iría en contra de las normas más básicas, no solo de la ética, sino de la propia medicina. No cabe duda de que sí pueden valer, respecto al contacto con los pacientes, para dirigirlos a enlaces con información relevante y de calidad, a organizar consultas y reducir la espera o a permitir al médico aprender de la realidad de pacientes con patologías crónicas a través de interacciones y lectura de blogs de personas con ciertas enfermedades o asociaciones de pacientes. De manera más indirecta, los pacientes se verán beneficiados de la pertenencia a redes de los médicos por la cantidad de usos que una red como Twitter tiene para nosotros (estar al día, enriquecimiento por intercambio con colegas sanitarios, pertenencia a comunidad médica internacional, blogs médicos, reclutamiento para estudios multicéntricos y encuestas, inglés médico, proyectos de salud pública y un larguísimo etc)».

-Como estudiosa en este tema ¿en qué nivel están los médicos españoles en el uso de redes sociales? ¿En qué país están más avanzados?

«Sabemos que en EEUU, un 90% de médicos usa redes sociales y en particular, un 10% utiliza Twitter; es predecible que aquí sea parecido. Por otro lado, los colegas de Nueva Zelanda han sido los primeros en crear una guía de buen uso de redes.

Sin embargo, es absolutamente imposible decir con una mínima certeza; si ni siquiera sabemos con seguridad cuantos médicos somos en España…..saber cuántos hay en Twitter es mera ciencia ficción. Sin embargo lo que sí puedo comparar respecto a los colegas británicos es que el médico twittero español es mucho más entregado y generoso, más abierto y más comunicativo. El médico inglés lleva años interactuando en redes sociales cerradas solo a médicos donde se encuentra más cómodo y eso, junto con su propia idiosincrasia menos sociable, le hace más reservado.

No sé hablar de volumen, pero la twitteresfera sanitaria española goza de una salud fantástica y yo, desde luego, aprendo cada día cosas nuevas en Twitter de las enfermeras, fisios, farmacéuticos, médicos…etc. que la componen (además de pasármelo estupendamente que por supuesto es parte del éxito de esta red!) . Estoy segura que la comunidad virtual de sanitarios irá creciendo ya que Twitter es una nueva herramienta médica con un potencial inmenso».

 

 

 

Relacionados

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más populares