Viernes, 9 Junio 2023

Situación sanitaria Ceuta y Melilla

Dr. Sancho-Miñano: "La situación real de la asistencia sanitaria en Melilla es próxima al colapso y en los últimos cinco años nadie ha hecho nada por remediarlo"

Médicos y Pacientes habla con el Dr. Justo Sancho-Miñano Belmonte, presidente del Colegio de Médicos de Melilla, sobre el estado actual de la sanidad en la comunidad, así como las principales demandas de este sector y de sus profesionales tras las últimas misivias y reclamaciones elevadas al INGESA y el Ministerio de Sanidad.

 

 

Madrid 27/03/2023 medicosypacientes.com
Dr. Justo Sancho-Miñano Belmonte, presidente del COM Melilla

El pasado 10 de marzo, el CGCOM hizo pública su preocupación por la situación que viven profesionales médicos y pacientes en ambas Ciudades Autónomas cuya gestión sanitaria depende directamente del Ministerio de Sanidad a través del INGESA. Para conocer de primera mano la realidad sanitaria de Melilla, Médicos y Pacientes entrevista al presidente del Colegio de Médicos de Melilla quien alerta de la situación cercana al colapso que vive hoy Melilla en el ámbito sanitario.

Para el presidente de la corporación melillense, la situación real de la asistencia sanitaria es próxima al colapso. En su opinión se encuentra muy deteriorada porque las plantillas son cortas, están envejecidas y " apesar de saber que iba a pasar, en los últimos cinco años nadie ha hecho absolutamente nada por remediarlo" - insiste.

EL Dr. Sancho Miñaño pone rambién el acento en la "particularidad" de Melilla respecto al resto de la península y pone como ejemplos situaciones cotidianas que en otras ciudades se resuelven de manera diferente. "Por ejemplo, si en Antequera hay falta de especialistas, no hay ginecólogos suficientes para cubrir todas las guardias, los partos se derivan al materno de Málaga o al clínico, pero aquí, ¿a dónde lo derivamos?" - explica. En esa línea asegura que "si solo hay un oncólogo mayor de 65 años que además cae enfermo, Melilla se queda sin este servicio".
 
Por ello, en su opinión y experiencia, "en Melilla no contamos con la misma asistencia sanitaria que en cualquier sitio de la de la península, evidentemente. Somos el eslabón más débil del sistema sanitario. No tenemos los medios que debemos tener nuestro alcance y tampoco tenemos un hospital de referencia reglado al que enviar los problemas que aquí no se pueden resolver, y todo esto sin tener en cuenta factores como la climatología y el mar que nos separa" - enfatiza.
 
Sobre la importancia de la declaración de áreas de difícil cobertura como punto de partida para comenzar a solucionar la situación recuerda que "ya se declaró en el BOE del 22 de febrero como área de difícil cobertura, pero si no se dota correctamente y se acompaña de las medidas oportunas, no hacemos nada. Incluso puedo decir que la situación es peor aún, porque existen una serie de agravios para el desempeño de la profesión de médico en ambas ciudades que deteriora aún más la situación. Estamos yendo al contrario de lo que está diciendo BOE, de hecho - comenta -la actitud del INGESA y de Sanidad es contraria a lo que dice el BOE. 
 
Acerca de las medidas urgentes más necesarias, en su opinión están claras: "incentivar la gente que está aquí para que no se vaya y atraer nuevo talento. Pero para ello hay que proporcionar unas condiciones sociales y económicas óptimas para que compense venir aquí" - explica.
 
Otro elemento fundamental de la crisis sanitaria sobre la que pone el acento es la "evidente  falta de médicos. Si hay falta de médicos en muchos sitios de España,  imagína en Ceuta y Melilla. Es complicado atraer a los profesionales porque las condiciones económicas ya no compensas, hay muchos agravios que hacen más difícil todavía la cobertura de los puestos y por tanto las plantillas actualmente son cortas y están envejecidas. Además, los compañeros y compañeras están dejando de hacer guardias, a lo que hay que sumar que la gente se jubila y no hay un recambio" - lamenta.
 
Finalemente, reitera la necesidad de actuar para evitar el colapso total, una situación que llega "tras haber llamado a la puerta de INGESA y a la del Ministerio de Sanidad" de los cuales aún no han obtenido una respuesta.