viernes, julio 12, 2024

Portal informativo de la Organización Médica Colegial de España

InicioEspeciales MYPDr. Marciano Gómez: “Si se traspasara el MIR devaluaríamos la asistencia sanitaria...

Dr. Marciano Gómez: “Si se traspasara el MIR devaluaríamos la asistencia sanitaria y entraríamos en el mercadeo de profesionales”

La revista Profesión Médica del mes de junio entrevista al Dr. Marciano Gómez, conseller de sanitat de la Comunitat Valenciana, a menos de un mes de cumplir su primer año al frente de esta responsabilidad, un periodo en el que el especialista en Medicina Familiar y Comunitaria se ha centrado en “salud mental, atención primaria y la preocupante falta de facultativos”.

A lo largo de la conversación el conseller aborda la escasez de profesionales en la época estival, la adopción de la jornada de 35 horas, la relación con los colegios profesionales, las listas de espera, el posible traspaso de competencias del sistema MIR a las Comunidades Autónomas o las necesarias reformas de los sistemas de salud, entre otros temas. Además, reclama más propuestas y liderazgo por parte del Ministerio de Sanidad para aportar situaciones y “no ponerse de perfil”.

A continuación reproducimos la entrevista en “Médicos y Pacientes”.

Dentro de poco cumplirá un año al frente de la Conselleria ¿Qué balance hace de estos meses?

Ha sido un año muy intenso en el que básicamente nos hemos dedicado a dos tareas fundamentales: por un lado, poner orden en el desbarajuste que nos encontramos y, por otro, centrarnos en los tres aspectos clave de este primer año de legislatura, que son la salud mental, la atención primaria y la preocupante falta de facultativos. Dentro de estos dos grandes bloques, el balance es bastante positivo porque hemos establecido las bases de lo que pretendemos hacer durante la presente legislatura. Así, hemos puesto en marcha el Plan de Salud Mental 2024-2027 con más de 724 millones de euros de dotación, hemos reducido las listas de esperar quirúrgica de prioridad 1 en un 52% y, sobre todo, hemos tomado las decisiones que más benefician a los pacientes huyendo de cualquier sectarismo o sesgo ideológico. 

¿Cuáles son los principales problemas a los que se enfrenta la sanidad hoy en la Comunidad Valenciana y qué se está haciendo para combatirlos?

Problemas hay muchos y en una Conselleria como la de Sanidad tenemos la responsabilidad de intentar resolverlos con la mayor eficiencia y eficacia posible, porque los ciudadanos esperan de nosotros y de todos los profesionales que les resolvamos cualquier problema sanitario que tengan. Mi principal preocupación es la falta de profesionales sanitarios y para resolverla necesitamos que el Ministerio de Sanidad dé un paso adelante y no se ponga de perfil como hasta ahora. Su deber, que no está cumpliendo, es aportar ideas y coordinar soluciones para el conjunto del Estado, especialmente ante una situación excepcional como la que tenemos este año con los MIR que acaban su formación y que afecta a la atención sanitaria de todas las comunidades autónomas. Otro de los retos es conseguir que haya equidad en la asistencia sanitaria en toda la Comunitat Valenciana, y que nadie tenga una atención mejor o peor en función de la población o de la calle en la que viva. Hemos aprobado un decreto ley que aborda esta situación en un doble sentido: estableciendo incentivos para los profesionales que opten por trabajar en determinados departamentos calificados de difícil cobertura y creando las Agrupaciones Sanitarias Interdepartamentales, que permiten la colaboración entre distintos departamentos de salud.

¿En su Comunidad hay un problema de falta de especialistas o es una mala distribución? 

Indudablemente, existe una preocupante falta de especialistas en el Sistema Nacional de Salud, que afecta a todos los sistemas sanitarios autonómicos en España. Es imprescindible que el Ministerio de Sanidad asuma su labor de coordinación y aborde con rapidez el problema de plazas vacantes que hay en la actualidad. No es una cuestión de voluntad por parte de la Conselleria de Sanidad, sino de desatascar situaciones que están complicando la obtención de soluciones. Por ejemplo, en la Comunitat Valenciana hay más de 600 plazas de médicos vacantes, que están presupuestadas, que se podrían cubrir mañana mismo si hubiera personal disponible, pero el gran lastre del sistema es la falta de especialistas formados y con demanda de empleo. 

Los sindicatos llevan tiempo demandando un plan de ordenación de los Recursos Humanos ¿En qué punto está este asunto?

Creemos sinceramente que aprobar un Plan de Ordenación de Recursos Humanos actualizado y adecuado al contexto sanitario actual es fundamental y, por ello, estamos elaborando un borrador que recoja todas las circunstancias que afectan al personal sanitario de la Comunitat Valenciana. Nuestro objetivo es que no se demore mucho y en cuanto tengamos preparado este documento inicial se lo haremos llegar a las organizaciones sindicales para que puedan realizar sus aportaciones y, de esta forma, podamos aprobar un documento de consenso que nos sirva a todos de referencia para los próximos años.  

¿Cuáles son las principales demandas de la profesión médica en este momento?

Lógicamente, cada colectivo tiene sus propias prioridades y son los propios médicos y las organizaciones que defienden sus intereses los que tienen que decir en qué aspectos les gustaría incidir para mejorar la sanidad en los próximos años. Como médico entiendo muchas de sus reivindicaciones y nos esforzaremos para conseguir que el trabajo en la sanidad valenciana sea atractivo para todos los profesionales. Ahora bien, como máximo responsable de la Conselleria, para mí la atención al paciente, ofrecer un servicio sanitario con excelencia y equidad para todo el territorio es lo más importante.   

¿Cómo es la relación e interlocución con los colegios profesionales en su Comunidad? ¿Van a establecer líneas de colaboración? 

La relación con los colegios profesionales vinculados a la sanidad es muy buena. Es fundamental una interlocución con todos los colectivos, porque son una parte fundamental de la estructura sanitaria. Y profesionales y Administración tenemos que ir de la mano para resolver los problemas que se nos plantean. Por ejemplo, desde que fui nombrado conseller, hemos trabajado de forma conjunta con los Colegios de Médicos en aspectos como las agresiones a los profesionales sanitarios, el intrusismo, la reorganización de la atención primaria o la mayor conciliación de la vida personal y laboral. Pero, repito, siempre poniendo en el centro de la ecuación la atención que hay que ofrecer al ciudadano. 

¿Es posible eliminar las guardias de 24 horas? ¿Cuál es el método?

Lo que no tiene ni pies ni cabeza es lanzar al aire, como ha hecho irresponsablemente el Ministerio de Sanidad, un globo sonda sin ninguna reflexión y fuera del marco adecuado. Una iniciativa de este tipo debe presentarse en el marco del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud con los informes pertinentes, con una planificación detallada y con la financiación adecuada para las comunidades autónomas para que no se convierta en un “invito yo y pagas tú”. Dicho esto, siempre estaremos receptivos para implementar medidas que mejoren las condiciones de los profesionales; pero eso sí, con criterios de eficiencia en la gestión y excelencia en la atención. Es un tema para tratar cara a cara y no a través de propuestas en redes sociales. 

¿Se va a llegar a un acuerdo para la jornada de 35 horas? ¿En qué punto está la negociación?

Nosotros somos unos firmes defensores de la jornada laboral de 35 horas, pero entendiéndola como un paso adelante para mejorar la conciliación familiar y laboral de los profesionales sanitarios. Para ello, debería ser una jornada de 35 horas de verdad, desde las ocho de la mañana del lunes hasta las tres de la tarde del viernes. Porque lo que algunos sindicatos pedían era, en realidad, seguir trabajando las 37 horas y media semanales y obtener una reducción de 11 días de libre disposición en la jornada anual. Para nosotros, la prioridad siempre será el ciudadano y, por eso, le digo a los profesionales sanitarios que estén tranquilos, que vamos a implantar la jornada de 35 horas para todos los profesionales que trabajen en centros cuyas necesidades asistenciales así lo permitan. Y esta modificación irá al compás de la hoja de ruta anunciada por el President Mazón tras su acuerdo de legislatura con los agentes sociales para la Función Pública. 

Atención Primaria ¿Cómo se puede hacer más atractiva la especialidad y atraer a los profesionales a zonas de difícil cobertura que están sin cubrir?

Los puestos de difícil cobertura son un problema que hemos tenido que abordar porque tenemos que ofrecer la misma cobertura sanitaria en los 24 departamentos de salud. El doctor Mínguez ya intentó resolverlo, pero como su iniciativa no fue del todo efectiva hemos tenido que ser valientes y tomar decisiones novedosas. Hemos aprobado un marco legal que facilita la incorporación urgente, estable y permanente de personal a estos puestos de difícil cobertura. Y para que sean atractivas estas plazas para el personal sanitario, hemos implementado una serie de incentivos laborales, de formación e investigación e incluso retributivos. 

Arranca ahora la temporada de verano ¿Va a existir una crisis sanitaria por la falta de médicos? ¿Se va a poder garantizar la asistencia sanitaria de calidad?

Garantizar una sanidad de calidad durante la temporada de verano es uno de los grandes retos que tiene cualquier administración autonómica, especialmente en la Comunitat Valenciana, ya que a la sustitución de los profesionales sanitarios que disfrutan de su periodo de descanso hay que añadir que en determinadas zonas aumenta exponencialmente la demanda al tratarse de áreas turísticas y con segundas residencias. Evidentemente, la falta de médicos es un gran hándicap, agravado por la situación excepcional que se produce este año con los MIR que acaban su formación en septiembre. Por eso, estamos trabajando con las organizaciones profesionales para intentar encontrar soluciones, aunque nos ayudaría que la ministra de Sanidad, Mónica García, adelantara la finalización de la formación de los MIR y la ministra de Ciencia, Innovación y Universidades, Diana Morant, desbloqueara la homologación de los títulos de los médicos extracomunitarios.  

Todas las comunidades autónomas hemos advertido al Ministerio de Sanidad desde diciembre de la necesidad de que adoptara medidas para aportar soluciones nacionales a problemas nacionales, como lo es la falta de médicos en todo el Sistema Nacional de Salud. Además, pedíamos medidas excepcionales para paliar una situación excepcional como la que se da este verano, al no poder contratar a los residentes de último año, ya que finalizan su formación en septiembre y no en mayo como es habitual. 

No obstante, a pesar de la inacción del Ministerio, la Conselleria ha trabajado desde enero para encajar las piezas y diseñar un plan de vacaciones que permita prestar, como mínimo, la misma atención sanitaria que el año pasado. 

Baleares ha puesto en marcha iniciativas en este sentido mediante acuerdos con la sanidad privada ¿Contemplan este tipo de acciones?

Lo importante en este tema es tener las cosas claras y buscar las soluciones adecuadas sin ningún tipo de complejo. Hay dos realidades incuestionables y son que los profesionales tienen su derecho al descanso estival y que los ciudadanos tienen que seguir recibiendo una atención sanitaria adecuada a sus demandas. Es obvio que ayudaría mucho que tanto la ministra Morant como la ministra García colaboraran en la solución de este problema tomando decisiones imprescindibles para aumentar el número de médicos disponibles. Pero, si no lo hacen, no podemos detenernos en lamentaciones y tendremos que encontrar soluciones alternativas. Ahora bien, aunque entendemos que la sanidad privada es un apoyo necesario en algunas circunstancias puntuales, no nos hemos planteado que puedan atender ningún tipo de urgencias hospitalarias.

Las listas de espera siguen aumentando en todo el Estado ¿Qué está pasando en su Comunidad? ¿A qué achaca las cifras y por donde pasa la solución?

Las listas de espera van a existir siempre porque nuestro sistema sanitario tiene un acceso universal, gratuito, solidario y con una cartera de servicios prácticamente infinita. Pero tenemos que luchar contra ellas de forma ordenada y teniendo en cuenta la salud de los ciudadanos y no las estadísticas. Prefiero que un quirófano esté ocupado varias horas para operar un cáncer que para hacer tres operaciones de hallux valgus, aunque luego los datos nos salgan peor. En este sentido, hemos reducido las listas de espera de prioridad 1 en un 52% y eso, de por sí, es un motivo de satisfacción. Nuestro objetivo es reconducir la programación quirúrgica de los hospitales intentando ser más eficientes y acordar de forma coordinada, controlada y de acuerdo con las entidades privadas un plan de choque. 

¿Es necesaria una reconstrucción de nuestro Sistema Nacional de Salud? ¿Por dónde se debe empezar?

El Sistema Nacional de Salud en este momento tiene, desde mi punto de vista, varios desafíos por delante. Retos que son comunes a toda la sanidad española y que están exigiendo la colaboración entre instituciones. La Atención Primaria, el déficit de profesionales sanitarios o el tratamiento de la Salud Mental nos preocupan a todos, pero no puede hacer cada autonomía la guerra por su cuenta. El Ministerio debería abordar estas situaciones desde una visión más proactiva, ya que tiene la función de coordinar y controlar lo que sucede en la sanidad española. Estoy convencido de que esta situación irá mejorando porque la sanidad es un elemento de todos y para todos.

¿Es necesario revisar el modelo MIR en nuestro país?

Muchas veces no valoramos lo que tenemos. Lo dije en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, lo repito ahora y lo defenderé donde haga falta: el modelo MIR que tenemos en España es un diamante en bruto, la formación especializada es la envidia de toda Europa y todos los actores de la sanidad en España tenemos que luchar para que siga siendo así. Cuando hace unos meses escuché la posibilidad de que se dispersara el MIR entre las comunidades autónomas, me eché las manos a la cabeza, porque si fuéramos por ese camino, generaríamos distintos MIR, devaluaríamos la asistencia y entraríamos en el mercadeo de profesionales y esto sería extremadamente perjudicial para todos los sistemas sanitarios. 

El modelo de gestión público-privado en la Comunidad Valenciana ha sido siempre objeto de debate y polémica ¿Cuál es su planteamiento para lograr la mayor eficiencia posible? ¿Hacia qué dirección de va a mover su Conselleria en el ámbito de la gestión de hospitales?

La colaboración público-privada es una herramienta que tienen los gestores sanitarios públicos y que todos los gobiernos han utilizado durante su gestión sean del color político que sean. Colaboramos con la iniciativa privada a través de los conciertos sanitarios, pero siempre con el mismo marco de actuación: que allí donde no llega, puntualmente, el sistema público, podamos contar con su aportación, bien sea para reducir listas de espera o bien para algunos tratamientos específicos como los oncológicos, los de hemodiálisis, etc. 

La CV no cuenta con un convenio con la Organización Médica Colegial para integrar el Programa de Atención Integral al Médico Enfermo en el cuidado de los profesionales. ¿El Plan de Salud Mental 2024-2027 anunciado por su gobierno contempla su integración como en otras CCAA?

Desde el primer momento entendimos que el tratamiento de la salud mental es un eje estratégico de nuestra política sanitaria y, por eso, la existencia de un PAIME es fundamental en la Comunitat Valenciana. La Oficina de Salud Mental y Adicciones, que dirige Bartolomé Pérez Gálvez, va a desarrollar un programa piloto de prevención de la salud mental en el personal sanitario. Y para ello hemos contactado con el presidente del Consejo Autonómico de Colegios de Médicos Valencianos, Hermann Schwarz, con la intención de contar con sus aportaciones y propuestas en este ámbito.

Finalmente, ¿Ve posible un pacto por la sanidad en su Comunidad durante esta legislatura?

No solo lo veo posible, sino que estamos tomando decisiones en esa dirección. Desde mi llegada a la Conselleria de Sanidad detectamos que el sistema valenciano estaba enfermo, que las medidas que se habían tomado antes no eran eficaces y que necesitábamos una transformación íntegra del mismo, con el objetivo de situar al paciente en el centro de todas las políticas. La puerta de mi despacho siempre está abierta, porque creo firmemente en la colaboración institucional, en un pacto por la sanidad entre las diferentes fuerzas políticas, colegios profesionales, asociaciones de pacientes, sociedades científicas y todos los actores vinculados al futuro de la sanidad. Este pacto, al margen de ideologías, tiene que ser renovable, ágil y dinámico para que pueda ser revisado y actualizado. 

Relacionados

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más populares