miércoles, junio 19, 2024

Portal informativo de la Organización Médica Colegial de España

InicioFundacionesFormaciónDr. Julio Díaz Jiménez: “El cambio climático es un problema multidisciplinar, la...

Dr. Julio Díaz Jiménez: “El cambio climático es un problema multidisciplinar, la crisis climática es, ante todo, una crisis de salud”

El Dr. Julio Díaz Jiménez, profesor de investigación y codirector de la Unidad de Referencia en Cambio Climático, Salud y Medio Ambiente Urbano del Instituto de Salud Carlos III, participa en la jornada de ‘Investigación en Cambio Climático’ que tendrá lugar el 30 de marzo en la sede del Consejo General de Colegios de Médicos, tras un año de andadura de la AMCC (Alianza Médica contra el Cambio Climático). Tal y como asegura en esta entrevista, “el cambio climático es un problema multidisciplinar, la crisis climática es, ante todo, una crisis de salud”

El próximo 30 de marzo tendrá lugar una jornada sobre investigación en cambio climático en la sede del Consejo General de Médicos, tras un año de andadura de la AMCC (Alianza Médica contra el Cambio Climático), que une los esfuerzos de Sociedades Científicas, Colegios y Consejo General de Médicos. El evento cuenta con la participación de dos instituciones de referencia en la materia, el Instituto de Salud Carlos III y la revista Lancet.

¿Cómo es la investigación española en salud y cambio climático?

Actualmente, España es uno de los países comprometidos en alcanzar los objetivos propuestos por las Naciones Unidas y también los planteados a nivel europeo con el Pacto Verde. Para ello, desde el Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, se ha desarrollado el Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático (PNACC),que tiene por objetivo principal, promover la acción coordinada y coherente frente a los efectos del cambio climático en España con el fin de evitar o reducir los daños presentes y futuros derivados del cambio climático y construir una economía y una sociedad más resilientes. Adicionalmente, dentro de sus objetivos específicos, dedica una sección a los impactos sobre la salud y la necesaria adaptación del sistema sanitario.

En esta línea, y bajo el marco de la Estrategia de Salud Pública 2022, se ha desarrollado el Plan Estratégico de Salud y Medioambiente (PESMA).Este plan del Ministerio de Sanidad y el Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, tiene como objetivo disminuir los riesgos para la salud de la población derivados de los factores ambientales y sus condicionantes, disminuir también la carga de las enfermedades asociadas a los mismos, identificar nuevas amenazas y facilitar el desarrollo de políticas en materia de Salud Ambiental.

En el marco de estos dos planes, España trabaja en el desarrollo del nuevo Observatorio de Salud y Cambio Climático que está recogido como una prioridad estratégica en dichos planes.

El Observatorio de Salud y Cambio Climático, anteriormente impulsado por el Ministerio de Sanidad, es un instrumento de análisis, evaluación y seguimiento de los efectos del cambio climático en la salud pública y en el SNS, que busca posicionarse como elemento de apoyo a las políticas coordinadas de mitigación y adaptación al cambio climático, con el fin último de reducir la vulnerabilidad de la población española en este aspecto. Sin embargo, esta iniciativa aún no se ha implementado de forma efectiva desde el punto de vista de las actuaciones en salud pública. Aunque dentro del Ministerio de Ciencia e Innovación aparecen cada vez más líneas centradas en el estudio de diferentes aspectos del CC y su relación con la salud, destaca el Programa Transversal en CC, Salud y Medio Ambiente Urbano (PTCCSMAU) del ISCIII cuyo objetivo es promover la creación, entre otras acciones, de planes integrados que faciliten la aplicación de paquetes de medidas preventivas frente a las olas de calor y sus riesgos asociados (incendios, aumento de la contaminación atmosférica, sequías, enfermedades transmitidas por vectores y de transmisión alimentaria/hídrica). Adicionalmente, es necesario elaborar, desarrollar e implementar planes estatales integrados de adaptación al cambio climático en salud pública, lo que implica la detección geográfica de vulnerabilidades según su grado de impacto y monitorizar los riesgos asociados. La gestión de estos riesgos mediante programas específicos es necesaria para que los servicios de salud puedan seguir protegiendo a la población incluso en momentos críticos.

El programa estará centrado en la investigación, formación asesoramiento y desarrollo de servicios en relación con el Cambio Climático, Salud y Medio Ambiente Urbano, ofreciendo asesoramiento científico-técnico a ministerios e instituciones que demanden servicios en esta área. El PTCCSMAU permitirá disponer de una estructura científico-técnica transversal que integre a los diferentes grupos recursos y capacidades del ISCIII en investigación, formación y servicios de vigilancia epidemiológica en esta área permitiendo una respuesta conjunta de anticipación ante los actuales y futuros impactos del cambio climático sobre la salud de la población.

¿Qué labor realiza la Unidad de Referencia en Cambio Climático, Salud y Medio Ambiente Urbano del Instituto de Salud Carlos III? ¿Cuáles son sus líneas de actuación?

Esta Unidad de Referencia se centra principalmente en la investigación científica y la formación en Cambio Climático,Salud y Medio Ambiente Urbano. Además, con el resultado de sus investigaciones (proyectos científicos y publicaciones) realiza una evaluación y gestión del riesgo en salud evaluando medidas de alerta, vigilancia epidemiológica y protección a la población frente a los impactos climáticos. También presta apoyo al Ministerio de Sanidad (MS), al MITERD, a la Oficina Española de Cambio Climático (OECC) y a la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), organismos con los que se participa activamente desde hace años en diferentes proyectos de investigación y formación.

También es la unidad que coordina científicamente el desarrollo del PTCCSMAU en ISCIII.

Por tanto, como queda reflejada en el esquema anterior las líneas de investigación actuales estarían enfocadas a:

  • Impactos de las temperaturas extremas tanto en la cuantificación de los impactos de los extremos térmicos como en la puesta en marcha de los sistemas de vigilancia y alerta. También en el estudio de los factores que a nivel local contribuyen a la adaptación y vulnerabilidad a las olas de calor y frío como instrumento previo para la gestión de los riesgos derivados de estas situaciones.
  • Evaluación de los impactos de la contaminación atmosférica química y acústica en la salud determinando funciones dosis respuesta a nivel provincial que permita cuantificar estos impactos a corto plazo en mortalidad y en morbilidad extendiendo este análisis a otras enfermedades más allá de las cardiovasculares y respiratorias.
  • Determinación de los efectos de la sequía en la salud mediante la cuantificación y análisis de sus efectos a corto plazo sobre la morbimortalidad en España.
  • Análisis de la incidencia de los factores ambientales relacionados con el cambio climático en las enfermedades transmitidas por alimentos.

¿Cuál es el papel de los investigadores y científicos para luchar contra el cambio climático y calentamiento global?

El papel de los científicos e investigadores no puede ser otro que el de proporcionar conocimiento que permita abordar los problemas que el cambio climático plantea de una forma rigurosa y veraz. Este conocimiento no solo debe dirigirse hacia la comunidad científica, sino que debe de extenderse a los tomadores de decisiones tanto políticos como gestores implicados. Y, por supuesto, deben extenderse a la ciudadanía.

Esta transmisión de información a los ciudadanos debe realizarse por personas formadas en este tipo de actuaciones. Aquí pensamos que el factor que debe desempeñar la educación ambiental es clave.

Hace un año se puso en marcha la Alianza Médica contra el Cambio Climático ¿qué le parece esta iniciativa?

Es evidente que el cambio climático es un problema multidisciplinar y que la crisis climática es, ante todo, una crisis de salud. Por tanto, pensamos que esta Alianza debe servir para reforzar el conocimiento actualmente existente siendo una pieza clave si hablamos de salud. Pero también debe apoyar en la difusión de la información generada en relación a los impactos en salud. No hay que olvidar que son los médicos en la mayoría de las ocasiones los primeros que están en contacto con la población en relación a los problemas de salud generados por el cambio climático.

Además, conocer la incidencia del cambio climático por parte de los profesionales de la salud es esencial para detectar riesgos y vulnerabilidades de forma temprana, prevenir los impactos y articular los correspondientes planes de prevención capaces de reducir estos impactos. En 2015 la Comisión de Salud y Cambio Climático de The Lancet, en el informe “Salud y cambio climático” mencionaba las respuestas políticas para proteger la salud pública y articulaba un ambicioso conjunto de propuestas y respuestas añadiendo que luchar contra el cambio climático podría ser la mayor oportunidad del siglo XXI en materia de salud mundial: “Los profesionales de la salud han luchado contra grandes amenazas para la salud, como el tabaco, el VIH y la polio, y muchas veces se han enfrentado a poderosos intereses a lo largo del camino. Del mismo modo, deben ser pioneros en la respuesta a la amenaza para la salud que representa el cambio climático”.

Relacionados

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más populares