martes, abril 23, 2024

Portal informativo de la Organización Médica Colegial de España

InicioActualidad sanitariaDr. Fausto Gómez-Guillén: "Retos ante los nuevos avances en el diagnóstico y...

Dr. Fausto Gómez-Guillén: «Retos ante los nuevos avances en el diagnóstico y tratamiento de enfermedades»

Para el autor de este artículo, el Dr. Gómez-Guillen, constituye una necesidad, tanto por razones  económicas como éticas, hallar nuevas medidas que eviten la quiebra de un  Sistema de Sanidad Pública como el de nuestro país

 

Alicante, 9 de marzo 2015 (medicosypacientes.com)

«Retos ante los nuevos avances en el diagnóstico y tratamiento de enfermedades»

Dr. Fausto Gómez-Guillén, doctor en Medicina, miembro de la Junta Directiva del Colegio de Médicos de Alicante

Aceptando que los avances en el diagnóstico y en el tratamiento del paciente enfermo son consecuencia, casi siempre, de meticulosas y costosas investigaciones y que las mismas son realizadas, en un buen porcentaje, por la iniciativa privada que pretende obtener con ellas un razonable y lícito beneficio y siendo indiscutible que la asistencia sanitaria, con la introducción de los nuevos medios diagnósticos y terapéuticos, se hace cada día  más y más costosa  en medio de unos recursos materiales limitados; constituye una necesidad, no sólo por razones  económicas, sino también éticas, buscar las medidas que eviten la quiebra de un  sistema de Sanidad Pública como el nuestro.

Podrían citarse muchos ejemplos extraídos de la Literatura Médica, como apoyo a las anteriores afirmaciones y bastaría, para no hacer la lista interminable, citar un ejemplo tan actual como el de los nuevos antivirales para el tratamiento de la Hepatitis C. Estos avances hacen posible que enfermedades incurables hasta ayer puedan ser tratadas eficazmente con los nuevos y costosísimos medicamentos.

Analizar la forma de armonizar justos y lícitos incentivos a la inversión que suponen y precisan estos avances y estudiar la forma de abaratar el coste del desarrollo de un nuevo producto, es responsabilidad de todos los agentes implicados en el proceso de fabricación, comercialización y autorización de de los nuevos medicamentos o dispositivos terapéuticos. Están doblemente obligados a ello quienes dirigen la política sanitaria si se trata de un Sistema, como el español, que acapara a la mayoría, por no decir la totalidad, de la población.

Me parece loable que la OMC, y más concretamente su presidente, el Dr. Rodríguez Sendín, manifieste su preocupación por el elevado coste de algunos de los nuevos medicamentos. Pero pienso que no es suficiente con mostrarnos preocupados; debemos hacer algo más. Los médicos conocemos, al menos, una parte del largo proceso que supone la autorización y puesta en el mercado de cualquier nuevo medicamento o dispositivo terapéutico. Sabemos, y no puede ni debe ser de otra forma, que previa a su autorización, debe ser sometido el nuevo medicamento al correspondiente ensayo clínico en humanos y que esos ensayos pueden tener un coste nada despreciable. ¿No es oportuno, analizar y conocer el importe real de esos ensayos? Los requisitos exigibles  como el cumplimiento de elementales principios éticos, rigor científico, veracidad y colaboración voluntaria el paciente ¿no podrían cumplirse de forma muy satisfactoria en los centros sanitarios públicos? ¿No se pueden, e incluso deben,  estudiar formas de colaboración entre el Sistema Sanitario Público que tiene a su disposición la mayoría de los pacientes de la nación y la Industria, para abaratar el coste del nuevo medicamento, de forma que el precio del producto resulte más asequible?

Sería un atrevimiento por mi parte señalar soluciones concretas a este complejo problema; quiero limitarme a suscitar un reflexión y señalar que, probablemente, si la industria que investiga y desarrolla un nuevo medicamento contase con una debida protección de patentes y facilidades para realizar los preceptivos y necesarios ensayos clínicos, los precios iniciales de un producto pudieran y  debieran ser sensiblemente inferiores porque abaratarían costes y diferirían en el tiempo unos beneficios que ahora se ven impelidos a obtener en un plazo muy breve.

Relacionados

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más populares