martes, mayo 28, 2024

Portal informativo de la Organización Médica Colegial de España

InicioActualidad sanitariaDr. Escalada y Dra. de Hollanda: "Todos debemos de actuar para prevenir...

Dr. Escalada y Dra. de Hollanda: «Todos debemos de actuar para prevenir y tratar el problema de la obesidad»

Con motivo del día mundial contra la obesidad, que se celebra hoy, 4 de marzo, Médicos y Pacientes ha entrevistado al Dr. Javier Escalada, presidente de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) y director del departamento de Endocrinología y Nutrición de la Clínica Universidad de Navarra. Investigador del CIBEROBN del Instituto de Salud Carlos III; y a la Dra. Ana de Hollanda, coordinadora del Grupo de Obesidad de la SEEN, endocrinóloga en el Hospital Clínic de Barcelona e investigadora del CIBEROBN del Instituto de Salud Carlos III

Los Dres. Escalada y de Hollanda abordan en esta entrevista la importancia de educar en hábitos de vida saludables, así como la preocupación por la tendencia al alza de la obesidad, que además de ser una enfermedad por sí misma, es el desencadenante de otros problemas de salud de considerable gravedad. 

España tiene uno de los índices de obesidad más altos de Europa, y la tendencia indica que la obesidad infantil va en aumento. ¿Cuáles son los principales problemas de salud que puede provocar la obesidad?

La obesidad en sí misma es un problema de salud y una enfermedad crónica que ya está empezando a ser reconocida ampliamente. Es la causa principal o factor de riesgo de las enfermedades metabólicas como la diabetes tipo 2, la hipertensión arterial, la dislipemia, la esteatosis hepática, entre otras, y las consecuencias cardiovasculares de ellas. Procesos mecánicos como la osteoatritis, la incontinencia urinaria o la infertilidad también se asocian a la obesidad. Otros problemas de salud menos conocidos, pero no menos graves, como al menos 13 tipos de cáncer tienen en la obesidad su origen.

¿Cuáles son las medidas más urgentes que se deberían tomar en este sentido?

Se debe reconocer a la obesidad como una enfermedad por derecho propio, de forma que se realicen planes estratégicos en su prevención (como con asignaturas de nutrición/dietética -medicina culinaria- y optimizar la educación física en los colegios, etc.), diagnóstico y tratamiento adecuados. Sin este primer paso, la obesidad seguirá siendo una enfermedad con alta discriminación, en dónde solo los casos más graves tienen carácter de patología y por tanto seguirá creciendo de forma descontrolada. 

¿Cómo se puede educar a la población para que se adquieran hábitos saludables desde la infancia?

Los primeros hábitos saludables se adquieren en la familia, así una oportunidad es la formación de los padres en las visitas de pediatría de control de sus hijos. El segundo punto de contacto importante son los colegios e institutos. Además de formar a la población, primero se deberá formar a los formadores, es decir, se deberá cambiar la malla curricular del cuerpo docente de los colegios e incluso de los profesionales de salud, que es nula o claramente insuficiente en alimentación saludable y actividad física. 

Algunos colegios toman medidas como establecer días en los que se merienda fruta, ¿estas medidas funcionan?

Esta medida en concreto, claramente no es adecuada, los colegios deberían promocionar el consumo de fruta de forma diaria y no como día puntual, además de desaconsejar el consumo de productos ultraprocesados, evitar la presencia de máquinas expendedoras al alcance de los niños y adolescentes. Se debería propiciar que los menús de los comedores de los colegios cumplan con los criterios de la dieta mediterránea. 

Además de la nutrición equilibrada y sana, ¿se debería incidir en que las personas hagan actividad física?

El ejercicio físico, además de la alimentación saludable, sueño adecuado, el control del estrés, entre otros, es uno de los pilares fundamentales de un estilo de vida saludable. Es muy importante saber prescribir ejercicio. Es uno de los grandes déficits existentes en el momento actual. En este punto estamos aún peor que en alimentación saludable, el ejercicio físico muchas veces está infravalorado. Sin embargo, a pesar de que sus beneficios son innumerables, los niños españoles se encuentran por debajo de los objetivos de ejercicio recomendados por la OMS. Trabajar para incluir en el horario escolar este tiempo debe ser una prioridad. Es también tarea pendiente la formación de los profesionales de salud en la prescripción adecuada de ejercicio, así como la adecuación de las ciudades para que sean más “caminables”. 

¿Qué actores deben liderar este cambio de rumbo? ¿Debe ser una labor liderada por las administraciones públicas, la sanidad, la educación, las familias, …? Y, ¿cuál es el papel de cada uno de los agentes involucrados?

Tal como dice el lema de la Asociación Europea de Obesidad (EASO por sus sigas en inglés) en el Día Mundial contra la Obesidad de este año “Todos debemos de actuar” para prevenir y tratar el problema de la obesidad. 

Las autoridades sanitarias deben actuar, declarando a la obesidad como enfermedad en sí misma, y no solo en los casos graves. Deben asegurar que las personas que la sufren accedan a la atención sanitaria adecuada, a su tratamiento multidisciplinar sin discriminación. Los profesionales de salud deben actuar proporcionando atención sin estigma y en la promoción de hábitos a la población general. En la educación tenemos una oportunidad de oro para incidir en la formación y práctica de hábitos saludables en los niños y adolescentes. Así también la formación de los padres o cuidadores de los niños es un punto clave donde actuar, ya que son ellos quienes toman las principales decisiones sobre la alimentación. 

Es necesario incorporar dietistas-nutricionistas dependientes de los servicios de Endocrinología y Nutrición a los equipos terapéuticos especializados en Nutrición. Y el papel de los propios pacientes (personas con obesidad) en forma de asociaciones de pacientes son movimientos siempre muy importantes a la hora de incorporar la opinión del paciente.

¿Desean añadir algo más que consideren de especial importancia?

Las sociedades científicas interesadas en la obesidad deben unir sus esfuerzos para trabajar al unísono para que la obesidad sea reconocida como enfermedad crónica, deje de estar estigmatizada y se destinen los recursos públicos para la investigación, la prevención y para su tratamiento adecuado. Solo uniendo a todos los actores podremos evitar que este problema de salud siga creciendo. 

También es necesario que los tratamientos farmacológicos sean más accesibles a las personas con obesidad, puesto que en el momento actual la falta de financiación por parte del sistema público impide el acceso a una gran mayoría de la población.

 

Relacionados

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más populares