jueves, febrero 22, 2024

Portal informativo de la Organización Médica Colegial de España

InicioActualidad sanitariaDr. Armenteros: “Medicalizar la violencia machista puede provocar la pérdida de respuesta...

Dr. Armenteros: “Medicalizar la violencia machista puede provocar la pérdida de respuesta de la víctima”

El responsable del Área de Salud de la Mujer de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), Dr. Lorenzo Armenteros, considera que la medicalización en situaciones de violencia machista, debe ser la última alternativa puesto que puede provocar “una pérdida de respuesta ante el maltrato"

Con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer, que se celebra este domingo, Médicos y Pacientes ha entrevistado al Dr. Armenteros, experto en salud y mujer, para conocer el papel que juegan los médicos de Atención Primaria en materia de violencia de género, sus demandas para afrontar esta labor con garantías, cómo deben actuar para detectar y prevenir estos casos o la dimensión social de esta lacra que afecta a miles de mujeres en nuestro país.

¿Por qué es clave el papel del profesional de Atención Primaria?

Es clave por diferentes motivos, entre ellos destacaría en primer lugar la confianza, en este nivel asistencial con una relación más cercana a los pacientes, a veces labrada a través de los años, se establece, como un elemento fundamental en la relación medico paciente,  la confianza mutua, fundamental en estos casos. Otros aspectos importantes que dan relevancia nuestro papel en el proceso de este grave problema ,es la cercanía, la accesibilidad y el conocimiento de entorno en que se mueve la mujer, familiar laboral y social.  Todos estos elementos hacen que los profesionales de Atención Primara ocupemos un lugar relevante.

¿El medico debe participar de una manera activa en el diagnóstico de la violencia machista?

Ese lugar relevante que ocupamos nos  obliga profesionalmente  y éticamente a tener una participación activa en el proceso, desde las fases iniciales , con un doble objetivo,  asistencial y en muchos casos preventivo de daños mayores.  El diagnostico no siempre es fácil, tenemos dificultades sobradamente conocidas en el momento que vivimos en Atención Primaria, pero destacaría dos para este caso, el tiempo y la intimidad que se necesita. A pesar de todas las dificultades, nuestro deber será superarlas, ya que muchas veces somos el primer contacto a través del que la mujer solicita ayuda. Esta ayuda se solicita excepcionalmente de modo directo, en la mayoría de los casos no es así, tenemos que formarnos en habilidades que permitan detectar indicios, utilizar métodos de cribado adaptados a nuestro entorno y sobre todo necesitamos voluntad política y apoyo para desarrollar nuestra labor en este campo.

¿Que necesitan los profesionales de Atención Primaria para poder desarrollar con éxito una buena labor en este ámbito?

En primer lugar formación, en la que incluiría a los médicos residentes y al pregrado, solo con una formación adecuada podremos afrontar este problema con garantías.  Consensos de actuación sencillos adaptados al tiempo del que disponemos, pero que a la vez permitan hacer un cribado temprano de posibles casos, para conseguir lo que sería nuestro mayor éxito, prevenir. Espacios adecuados en los Centros de Salud y quizás como opción, que algunos de los profesionales del centro sirvan como referencia. Se hace muy necesario el apoyo por parte de la administración antes nuestras actuaciones, esto evitaría la incertidumbre jurídica en la que a veces nos vemos inmersos cuando nos involucramos activamente en estos casos.

¿Cuál es el proceso de actuación de un médico de Atención Primaria ante un caso de violencia machista?

Debemos convertir el espacio de consulta en un entorno protector, proporcionar confianza  e intimidad para que la mujer pueda hablar.  Preguntaremos con delicadeza respetando la autonomía de la mujer y sus decisiones, en un nivel de igualdad, pero buscando indicios en su relato, que permitan iniciar y afrontar el tema. En este adecuado entorno se puede” romper el silencio” e iniciar el proceso de salida. El momento inicial de la entrevista es por tanto crucial.

Ante un caso de violencia declarada, la exploración física será muy completa y detallada, dejando registro de cada lesión en la historia clínica. Nuestra valoración de daños deberá incluir otros además de los físicos . Inicialmente todo lo registraremos como “sospecha” hasta que podamos confirmarlo.

A partir de aquí debemos aportarle seguridad, información, apoyo y seguimiento continuado. Dirigirla a aquellos servicios que puedan protegerla y ayudarla.

¿Que consecuencias puede tener medicalizar los síntomas del maltrato?

La medicalización de los síntomas emocionales no debe se la única alternativa, es mas, considero que debería ser la última. Medicalizar puede tener como consecuencia que la mujer se resigne y acepte esa situación patológica abandonando cualquier posibilidad de huir de la misma.  Incluso el medicalizar puede hacer que disminuya o pierda la capacidad de respuesta ante el maltrato.

El daño emocional, al tener una relación causal muy clara es un proceso reactivo que debemos afrontarlo desde otras alternativas terapéuticas diferentes a la medicalización.

La violencia machista además de un problema social es un problema de salud ¿Qué consecuencias tiene en este último campo?

Es un problema de salud de primer orden, reconocido por la OMS, organismos internacionales y gobiernos.  Afecta a la mujer en todas sus esferas, física, emocional, sexual y de relación con el entorno. Con el agravante que supone que además de a ella, pueda afectar a sus hijos y a su entorno familiar.

¿Como influye la violencia machista en la salud física y mental de las mujeres que lo sufren?

La mujer que sufre violencia, física, psíquica o sexual está afectada además de los daños físicos, de graves trastornos emocionales, de mayor gravedad en relación con el mayor tiempo de duración de la violencia. Hay una mayor frecuentación a la consulta con muy diversos motivos relacionados con la organicidad y con su salud mental.  La depresión, la ansiedad, la desesperanza y la impotencia, entre otras graves consecuencias se pueden reunir en un complejo sindrómico de la mujer maltratada. Los trastornos alimentarios, la somatización en patología cardiaca, digestiva, osteomuscular, las adicciones son frecuentes, trastornos del sueño, y en casos más graves el suicidio, son otras de las consecuencias del maltrato.

¿Cuál debe ser el camino a recorrer para salir de una situación de violencia machista y que debe hacer el medico de familia en este proceso?

En muchas ocasiones los profesionales sanitarios somos los únicos a los que la mujer pide ayuda, esto, reitero, nos hace responsables de intervenir.

En el proceso de salida podemos apoyarla y aconsejarla y darle seguridad, pero será de ella misma de la que depende la recuperación de su autoestima, el control de si misma y de su vida.  El proceso es largo y difícil, con muchas etapas, en el que hay recaídas y desánimo. Los profesionales sanitarios debemos conocer estas fases para mejorar nuestra actuación adaptándonos a cada momento que viva la mujer maltratada dentro  del proceso de violencia .

El mensaje de esperanza es un objetivo al que debemos contribuir, unidos a todos los estamentos implicados, sociales, legislativos, etc. Entre todos  debemos cambiar el rumbo, ya que las medidas que existen hasta ahora, por desgracia no consiguen los objetivos para lo que fueron creadas. En este cambio de rumbo el papel de los profesionales sanitarios es fundamental y nos debemos volcar en conseguirlo.

Relacionados

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más populares