miércoles, febrero 21, 2024

Portal informativo de la Organización Médica Colegial de España

InicioActualidad sanitariaDiez millones de personas enfermaron de tuberculosis en 2017

Diez millones de personas enfermaron de tuberculosis en 2017

Diez millones de personas enfermaron de tuberculosis (TB) el pasado año pero los países aún no están haciendo lo suficiente para terminar en 2030 con esta patología, según advierte la Organización Mundial de la Salud (OMS). Aunque los esfuerzos mundiales han evitado 54 millones de muertes desde el año 2000, sigue siendo la enfermedad infecciosa más mortal del mundo, según corrobora el nuevo informe mundial 

El Informe mundial sobre la tuberculosis de la OMS de 2018 exige una movilización sin precedentes de los compromisos nacionales e internacionales sobre tuberculosis. Insta a los líderes políticos que se reúnen la próxima semana para la primera reunión de alto nivel de las Naciones Unidas a tomar medidas decisivas sobre esta patología, basándose en los recientes movimientos registrados en la India, la Federación Rusa, Rwanda y Sudáfrica. 

Para alcanzar el objetivo mundial de acabar con la tuberculosis para el año 2030, los países deben acelerar urgentemente su respuesta, lo que incluye aumentar la financiación nacional e internacional para combatir la enfermedad. 

Según el informe, las muertes por TB han disminuido en el último año. En 2017, hubo 1.6 millones de muertes (incluso entre 300 000 personas con VIH). Desde el año 2000, se produjo una reducción del 44% en las muertes por tuberculosis entre las personas con sida en comparación con una disminución del 29% entre las personas con VIH negativo.

A nivel mundial, se estima que 10 millones de personas desarrollaron TB en 2017. El número de casos nuevos ha disminuido un 2% anual, aunque se han producido reducciones más rápidas en Europa (5% por año) y África (4% por año) entre 2013 y 2017. 
 
Por otra parte, la tuberculosis resistente a los medicamentos sigue siendo una crisis de salud pública mundial: en 2017, se estimó que 558 000 personas habían desarrollado una enfermedad resistente al menos a la rifampicina , fármaco antituberculoso de primera línea. La gran mayoría de estas personas tenía TB resistente a múltiples fármacos (MDR-TB), es decir, resistencia combinada a rifampicina e isoniazida.
 
Hay países que están actuando de una manera más rápida que otros, como se evidenció en África meridional, con descensos anuales (en casos nuevos) del 4% al 8% en países como Lesotho, Eswatini, Namibia, Sudáfrica, Zambia y Zimbabwe, gracias a una mejor TB y prevención y cuidado del VIH. En la Federación de Rusia, el compromiso político de alto nivel y la intensificación de los esfuerzos de TB han llevado a una disminución más rápida en los casos (5% por año) y muertes (13% por año).
 
La reunión de alto nivel de la ONU de la próxima semana llega en un momento crítico. Poner fin a la epidemia de TB requiere una acción más allá del sector de la salud para abordar los factores de riesgo y los factores determinantes de la enfermedad. Los compromisos a nivel de Jefes de Estado serán esenciales para galvanizar la acción multisectorial.   
 
Desafíos y oportunidades
 
La falta de notificación y el subdiagnóstico de los casos de TB siguen siendo un gran desafío. De los 10 millones de personas que enfermaron de tuberculosis en 2017, solo 6.4 millones fueron registrados oficialmente por los sistemas nacionales de información, dejando 3.6 millones de personas sin diagnosticar, o detectadas pero no informadas. Diez países representaron el 80% de esta brecha, con India, Indonesia y Nigeria encabezando la lista.
 
En 2017 se notificó menos de la mitad del millón de niños con TB estimado, lo que representa una brecha de detección mucho mayor que la de los adultos.
 
La cobertura del tratamiento va a la zaga del 64% y debe aumentar al menos al 90% para 2025 para cumplir los objetivos de TB.
 
Para mejorar urgentemente las tasas de detección, diagnóstico y tratamiento, la OMS, la Alianza Alto a la Tuberculosis y el Fondo Mundial lanzaron la nueva iniciativa en 2018, Find. Tratar. Todas. #EndTB , que establece el objetivo de brindar atención de calidad a 40 millones de personas con TB entre 2018 y 2022.
 
En 2017, solo se notificaron alrededor de la mitad de las 920,000 personas con tuberculosis asociada al VIH. De estas, el 84% recibía terapia antirretroviral. La mayoría de las brechas en la detección y el tratamiento se produjeron en la Región de África de la OMS, donde la carga de la tuberculosis asociada al VIH es más alta. Según los informes, solo una de cada cuatro personas con TB-MDR recibió tratamiento con un régimen de segunda línea. Solo China e India albergan al 40% de los pacientes que requieren tratamiento para la TB-MDR, pero no se informa que lo reciban.
 
A nivel mundial, el éxito del tratamiento con MDR-TB sigue siendo bajo con un 55%, a menudo debido a la toxicidad del fármaco que hace imposible que los pacientes permanezcan en tratamiento. Hace un mes, la OMS emitió una comunicación rápida sobre los principales cambios en el tratamiento de la tuberculosis resistente a los medicamentos basándose en la evidencia científica más reciente. Estos cambios deberían dar como resultado mejores resultados de tratamiento y más vidas salvadas.
 
La OMS prevé que al menos 30 millones de personas deberían poder acceder al tratamiento preventivo contra la TB entre 2018 y 2022, según las nuevas orientaciones. Aunque el tratamiento preventivo para la infección latente de TB se está expandiendo, la mayoría de las personas que lo necesitan aún no acceden a la atención. La OMS recomienda encarecidamente el tratamiento preventivo para las personas que viven con el VIH y los niños menores de 5 años que viven en hogares con TB. La OMS publicó una nueva guía relacionada en 2018 para facilitar un mayor acceso a servicios preventivos para quienes lo necesitan. 
 
Otro de los desafíos más urgentes es aumentar la financiación. En 2018, las inversiones en prevención y atención de TB en países de ingresos bajos y medios disminuyeron en 3.500 millones de dólares de los EE.UU. El informe señala que sin un aumento en la financiación, la brecha anual se ampliará a 5.4 mil millones de dólares en 2020 y al menos 6.1 mil millones de dólares en 2022. Se requieren otros 1.3 mil millones de dólares por año para acelerar el desarrollo de nuevas vacunas, diagnósticos y medicamentos.
 
«Debemos asegurarnos de que este informe y los compromisos que escuchamos la semana próxima de los líderes de los países en la Reunión de Alto Nivel sobre la TB se traduzcan en acción», dijo el Dr. Eric Goosby, enviado especial de las Naciones Unidas sobre la tuberculosis. «Igualmente importante, debemos garantizar que responsabilicemos a nuestros líderes por las acciones que prometen llevar a cabo. Y debemos responsabilizarnos por mantener la presión».
 
Relacionados

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más populares