Sábado, 28 Marzo 2020

43º Congreso Asociación Española para el Estudio del Hígado

Unos 70.000 españoles desconocen estar infectados por la hepatitis C, según expertos

En España la tasa de diagnóstico de la Hepatitis C es todavía baja y el número de adultos que desconoce que está infectado se estima en alrededor de 70.000, según las conclusiones de estudios presentados en el 43º Congreso Nacional de de la Asociación Asociación Española para el Estudio del Hígado (AEEH) que se celebra estos días en Madrid

Madrid 21/02/2018 medicosypacientes.com
Uno de cada cinco españoles se encuentra en riesgo de padecer una enfermedad del hígado.

La presidenta de la Asociación Española para el Estudio del Hígado (AEEH) afirma que la tasa de diagnóstico de la hepatitis C en España es aún baja y el número de adultos que desconocen su infección se estima en alrededor de 70.000, los cuales pueden transmitir la infección a través de prácticas de riesgo y un porcentaje variable pueden desarrollar fibrosis hepática avanzada, cirrosis y finalmente cáncer de hígado. “La identificación de estas personas y su tratamiento es una buena inversión en salud, tal y como se demuestra en algunos estudios aportados al 43º Congreso de la Asociación Española para el Estudio del Hígado (AEEH)”, señaló María Buti

En concreto, existen dos estudios recientes sobre cribado de la hepatitis C que acreditan el coste-efectividad del cribado universal de la hepatitis C en adultos en España y avalan las intenciones del Ministerio de Sanidad que recientemente, avanzó a la Alianza para la Eliminación de las Hepatitis Víricas en España (AEHVE) el compromiso de iniciar una estrategia de cribado toda vez que todos los casos diagnosticados están siendo ya tratados. 

Uno de los estudios representa la primera estrategia de cribado propuesta para una cohorte real (cohorte Ethon, en la que se incluyeron 12.515 personas) y concluye con la constatación de que “es coste-efectiva en cualquier grupo de edad, y especialmente entre los 45 y 49 años”.  Otro de los estudio, del que, además, es coautora la presidenta de la AEEH, basado en un modelo matemático de decisión, llega a la conclusión de que “el cribado en población general de entre 20 y 79 años es más coste-efectivo que el de la misma población con factores de riesgo”. En concreto, la relación coste-utilidad incremental de una estrategia frente a otra fue de 8.914 euros, por debajo del umbral de eficiencia aceptado en España. 
 
Una tercera investigación también presentada en el Congreso de la AEEH advierte además del riesgo de no iniciar ya estas políticas de cribado. Partiendo de las bajas tasas de diagnóstico actuales, dicho estudio concluye que en el año 2022 se podría llegar a un fenómeno de “agotamiento diagnóstico” de la infección por VHC en el que aproximadamente 161.000 pacientes infectados permanecerían sin diagnóstico y, por tanto, sin acceso a un tratamiento curativo. De modo que si el cribado no comienza ya, España no alcanzará los objetivos de eliminación de la OMS para 2030, año en el que el estudio estima que todavía habría en España más de 98.000 pacientes infectados 
 
Para la AEHVE, estas investigaciones confirman, al mismo tiempo, la posibilidad real y la viabilidad de lograr la eliminación a corto-medio plazo de la hepatitis C en España, pero también el riesgo de no lograrlo, si a la universalización del tratamiento no se suman enseguida las necesarias estrategias de cribado. En este sentido, la Alianza considera que la intención del Ministerio de abordar la detección de la infección oculta en cuanto se conozcan los resultados del estudio de seroprevalencia realizado a nivel nacional “va en la buena dirección y no debe dilatarse”. Un estudio cuyo trabajo de campo ha finalizado y en estos momentos está en fase de procesamiento de datos (los resultados se esperan en los próximos dos-tres meses). Hasta este momento, los estudios realizados en España en población real (en varias comunidades autónomas) sitúan la prevalencia de la infección activa por el virus C en el entorno del 0,3-0,4%, muy por debajo de las cifras que se manejaban con anterioridad. 
 
El coordinador de la AEHVE, el jefe de Sección de Hepatología del H.U. La Paz Javier García-Samaniego, recordó que el Plan Estratégico para el Abordaje de la Hepatitis C en el Sistema Nacional de Salud (PEAHC) establecía un cronograma, según el cual ya a finales de 2017 deberían estar desarrolladas todas sus líneas estratégicas, entre ellas, la del cribado de las personas con hepatitis C que no saben que tienen la enfermedad.
 
“Es una buena noticia que el Ministerio no vaya a retrasar más su estrategia para hacer aflorar la infección oculta hasta completar el tratamiento de todos los casos diagnosticados, sino que proyecte ponerla en marcha de forma paralela a la universalización del tratamiento. Si no hay retrasos, ello nos situará verdaderamente en la recta final para acabar con la hepatitis C en nuestro país en un escenario de tres-cuatro años”, afirmó García-Samaniego, convencido de que “España está en unas condiciones óptimas para eliminar la hepatitis C como problema de Salud Pública y cumplir el objetivo de la OMS tras el esfuerzo realizado estos tres años, con más de 95.000 pacientes tratados, pero eso no nos debe hacer bajar la guardia, al contrario debe servir de estímulo para adoptar las medidas que faltan”. 
 
Necesidad urgente de una ACE
 
Hepatólogos recordaron, por otra parte, que su especialidad es uno de los campos en los que se ha desarrollado una investigación más puntera y con resultados más determinantes en salud en los últimos años, como lo demuestran los avances logrados en hepatitis C, enfermedad infecciosa que hoy tiene cura, y que obliga a los profesionales a un esfuerzo científico y de formación continua. 

"Sin una Área de Conocimiento Específico (ACE) adecuada temen por la calidad de la atención recibida por los pacientes y la de la investigación que se desarrolla en nuestro país". Así lo expresaron durante la presentación de una campaña #hígadosano, con el fin de mejorar el conocimiento por parte de la población de los factores de riesgo de la enfermedad hepática y el diagnóstico precoz de esta patología. La puesta en marcha de la campaña coincide con la celebración del 43 Congreso nacional.

Como recordaron al respecto, uno de cada cinco españoles se encuentra en riesgo de padecer una enfermedad del hígado y las patologías relacionadas con este órgano ya son la quinta causa de muerte en el mundo y representan la tercera causa de muerte prematura en España. Además, son cada vez más prevalentes, pues se relacionan con hábitos y estilos de vida poco saludables que van en incremento en las sociedades avanzadas, como son el consumo excesivo de alcohol, una dieta poco saludable y el sedentarismo, que conducen a la obesidad. 

Así, a través de esta campaña , los especialistas explican que las claves para prevenir las enfermedades del hígado son evitar el consumo de alcohol, llevar una dieta saludable, practicar regularmente ejercicio físico, evitar el contacto con sangre y fluidos corporales de otras personas y las relaciones sexuales de riesgo, la vacunación contra la hepatitis B y tomar solo los medicamentos prescritos por el médico. Asimismo, insisten en la importancia de determinar siempre las transaminasas en los análisis que se realizan en Atención Primaria, pues unos valores altos, detectables en una simple muestra de sangre, pueden indicar la existencia de una enfermedad del hígado. Conociéndolos, se puede detener e incluso revertir la evolución de una enfermedad que, con el tiempo, puede evolucionar a cirrosis y cáncer de hígado. 
 
Las causas más frecuentes de enfermedad hepática son el consumo de alcohol, las hepatitis virales, la hepatitis autoinmune, la toxicidad por fármacos y la llamada enfermedad hepática por depósito de grasa. A pesar del desconocimiento social que existe sobre esta última, los expertos han advertido de su creciente impacto, que alcanza ya a entre un 20 y 30% de la población, siendo la patología hepática más frecuente. Por su parte, el cáncer de hígado es el que más muertes causa en España y se asocia con el daño hepático prolongado y la cicatrización del hígado (cirrosis), motivado por el consumo de alcohol, la infección por hepatitis B o C, enfermedades autoinmunes o la inflamación prolongada del hígado.