Jueves, 19 Septiembre 2019

Estudio FECMA

Una actitud positiva y el apoyo familiar ayuda a las mujeres intervenidas de cáncer de mama a mejorar su autoestima

La vuelta a la normalidad tras un cáncer de mama supone un punto de inflexión para muchas mujeres, ya que repercute en su entorno familiar, social, laboral pero también en la percepción de su imagen personal. De hecho, las pacientes detectan numerosos cambios físicos y en su estilo de vida que pueden afectar a su estado de ánimo y a su autoestima, según se pone de manifiesto en el estudio "Necesidades de información en el cáncer de mama y atención a la supervivencia", realizado por FECMA

26/06/2013 medicosypacientes.com

 

Madrid, 27 de junio de 2013 (medicosypacientes.com)

Tal y como señala Roswitha Britz, presidenta de la Federación Española de Cáncer de Mama (FECMA), "el grado y la visibilidad externa de los cambios físicos que experimentan algunas mujeres condicionan, entre otros factores, la intensidad de su impacto sobre la percepción de la propia imagen personal. Por ese motivo, es fundamental que exista un proceso de adaptación y apoyo psicológico y moral una vez acabado el tratamiento".

En este sentido, el grado de disociación entre la percepción de la imagen física y la forma de verse a uno mismo marca el nivel de tolerancia con la propia imagen corporal. Por ejemplo, existen mujeres que consideran los cambios físicos vividos como huellas testimoniales de la superación del cáncer. Sin embargo, para otras representan la consecuencia de una experiencia negativa que la imagen les recuerda de forma permanente en las diferentes dimensiones de la vida.

Mastectomía, aumento de peso y pérdida de cabello

En las situaciones en que se puede prever un cambio físico, como ocurre con la mastectomía, a pesar del gran impacto, su conocimiento previo se percibe como un elemento que influye positivamente en el proceso de adaptación y en la toma de decisiones sobre realizar o no una cirugía reparadora. Sin duda, la presidenta de FECMA alude a que "los senos son un símbolo de seducción y feminidad en la mujer. Por eso, la posibilidad de realizar una cirugía reparadora puede proporcionar una mayor positividad en la percepción de la autoimagen de las pacientes".

Al hecho de la repercusión que puede conllevar la mastectomía en la mujer, a las pacientes de cáncer de mama se les suma el aumento significativo de peso y la pérdida de cabello, algo que describen como un factor negativo. Y así lo consideran también las mujeres que participaron en el mencionado estudio: la pérdida de pelo y el aumento de peso son algunos de los efectos secundarios más comunes para las pacientes con cáncer de mama. Sin embargo, estos dos acontecimientos puede producir una gran angustia, incluso vergüenza y malestar en muchas mujeres.

Asimismo, las pacientes demandan que en este tipo de casos encuentran poca receptividad en los profesionales. En esta línea, "tanto si han tenido información previa como si no, la percepción es de cierta banalización y gran variabilidad entre los profesionales, para quienes dicha información parece depender más de su sensibilidad personal que del reconocimiento de este problema como una necesidad de atención específica", añade Roswitha Britz.

Más allá del cuidado médico

La calidad de vida de las pacientes no sólo depende del cuidado médico. De hecho, cuando una mujer ha sido intervenida de un cáncer de mama tiene distintas formas de enfrentarse a la enfermedad: algunas reaccionan con incredulidad y miedo, pero otras buscan el apoyo de la familia y la pareja. Sin duda, "lo primero es aceptarse a una misma con un cuerpo diferente, pero la comunicación y puesta en común de las preocupaciones con los seres queridos es considerada como una herramienta esencial en el proceso de la enfermedad. De una comunicación positiva depende la aceptación de haber sufrido la enfermedad por parte del paciente, su autoestima y en definitiva, su calidad de vida.

Por las connotaciones emocionales y su influencia en el proceso de adaptación a la nueva realidad, así como por su importancia sobre la salud, la autoimagen debería ser percibida como una necesidad relevante sobre la que debería desarrollarse una mayor atención. Por eso, FECMA recomienda la anticipación de información junto con recomendaciones específicas para el manejo de las dificultades con la autoimagen y todas sus connotaciones como un elemento clave para capacitar a las mujeres en este tipo de situaciones.

Federación Española de Cáncer de Mama (FECMA)

La Federación Española de Cáncer de Mama (FECMA) representa a 39.200 mujeres afectadas por esta patología, agrupadas en 38 asociaciones en toda la geografía española.. Como entidad sin ánimo de lucro, trabaja al servicio del colectivo de mujeres con cáncer de mama, desde su constitución, en el año 2000. A día de hoy, FECMA está consolidada como referente en el apoyo y la ayuda a las mujeres que padecen cáncer de mama y todas las actividades que lleva a cabo tienen, entre otros objetivos, insistir en la decisiva importancia de la detección precoz de la enfermedad y apoyar los esfuerzos vinculados a esta patología en los ámbitos de la sanidad y la investigación.