Lunes, 17 Junio 2019

Informe del COM Salamanca

Siete de cada diez médicos superan los 55 años en la mayoría de los centros de salud de Salamanca

El Colegio de Médicos de Salamanca presentó el informe titulado "Recursos médicos en Salamanca: Realidad y futuro. El reto de las plantillas" (consultar resumen). Se trata de un trabajo demográfico que ofrece una fotografía “preocupante” de la profesión médica en Salamanca, tal y como señaló el presidente de la institución colegial, Dr. Santiago Santa Cruz Ruiz, que expuso los resultados junto a los doctores Valentín Alberca, vicepresidente segundo del Colegio, y Pablo Baz, vocal de Atención Primaria Rural

Salamanca 16/05/2019 medicosypacientes.com
Presentación del informe del COM Salamanca.

El informe confirma que se avecinan tiempos complicados en cuanto a la disponibilidad de recursos médicos. Las jubilaciones serán masivas y el recambio generacional no está garantizado, ni mucho menos. Las plantillas de los centros sanitarios, fundamentalmente los de Atención Primaria, están seriamente envejecidas, sin que en el horizonte se vislumbre la llegada de repuestos suficientes. Es una nueva llamada a los gestores del sistema público de salud sobre “lo que se nos viene encima”, si no se presta atención a lo que anuncian los datos del presente "para proyectarnos al futuro" sin que la calidad de la asistencia que recibe la población se vea seriamente dañada, señaló el Dr. Santa Cruz.

De los datos pueden extraerse numerosas reflexiones, pero una de las más acuciantes es la que tiene que ver con el serio envejecimiento de las plantillas médicas, sobre todo en el ámbito de la Atención Primaria y, muy especialmente, en el medio rural. Según las cifras que se recogen en el documento, más del 25% de los 2.668 colegiados en Salamanca tienen entre 55 años y 65 años, un porcentaje que se eleva hasta el 29% si se tienen en cuenta solamente los médicos activos en la provincia, donde 1.694 profesionales están en ejercicio, ya sea público, mixto o privado (un ámbito en el que desarrollan en exclusividad su labor 117 médicos no jubilados).

Un apunte más en este sentido: la edad media de todos los facultativos que ejercen en Salamanca es “notablemente alta” y se sitúa en 51 años, aunque en el caso de la Medicina Familiar y Comunitaria (MFYC) es de más de 56 años. Así lo ha indicado el doctor Santa Cruz, quien ha recordado que por el momento no se han adoptado medidas eficaces para reponer todos los recursos humanos que la Medicina pública perderá en la próxima década, cuando en la provincia se podrían jubilar hasta 673 médicos si optan por no prolongar su vida activa más allá de los 65 años.

Esta realidad ya es palpable en el día a día de los centros sanitarios, especialmente en el ámbito de la Atención Primaria. Como refleja el informe del Colegio de Médicos de Salamanca, en 27 de las 36 zonas básicas de salud (ZBS) de la provincia (el 75%) las plantillas de médicos están integradas en un altísimo grado por profesionales de más de 55 años. En la capital, siete de cada diez facultativos superan esta edad en la mitad de los centros de salud, concretamente en La Alamedilla, Garrido Sur, Pizarrales-Vidal, Garrido Norte, San Juan y Universidad-Centro. En estos tres últimos, el porcentaje de médicos con más de 55 años supera con mucho el 80%.

Lo cierto es que sólo el equipo de Atención Primaria de Capuchinos cuenta con un personal médico más joven (sólo el 43% llega a los 55 años), ya que en los diez restantes esta edad es superada por más del 60% de la plantilla.

Peor en el medio rural

Con todo, el envejecimiento de los facultativos que ejercen en las ZBS rurales es mucho más acusado. De los 25 centros de salud que forman parte de la red de Sacyl (incluyendo las Periurbanas Norte y Sur y los de Béjar y Ciudad Rodrigo, considerados semi-urbanos), 20 tienen plantillas en las que más del 70% de sus médicos superan los 55 años: todos, excepto los de Aldeadávila, La Alberca, Pedrosillo El Ralo, Robleda y Ciudad Rodrigo, el único en el que los médicos que han cumplido esta edad no sobrepasan el 60%.

“La mayor parte de los especialistas en Medicina Familiar y Comunitaria que ejercen en Salamanca está en el tramo de edades más avanzadas, lo que nos enfrenta a un problema de reposición de médicos que ya es muy importante, porque mientras la mayoría se jubilará en la próxima década, no están entrando demasiados jóvenes para asegurar un adecuado relevo generacional. Esta realidad se agrava en el medio rural, donde ya observamos una situación seria que los gestores deberían tener en cuenta”, afirmó el Dr. Santa Cruz. 

Más allá de la Medicina de Familia y Comunitaria, el informe demográfico realizado por el Colegio revela cuáles son las otras especialidades más envejecidas en la provincia: Cirugía Oral y Maxilofacial, Análisis Clínicos, Geriatría, Medicina Física y Rehabilitación, Estomatología, Cirugía Ortopédica y Traumatología, Dermatología, Urología... Todas ellas registran una media de entre 56 y 69 años.

Preocupación por el envejecimiento de las plantillas de Pediatría

En este grupo también se incluye la Pediatría y sus Áreas Específicas, con una plantilla que tiene una media de 57,25 años. “La situación de esta especialidad nos preocupa mucho, principalmente en lo que se refiere a la Pediatría extrahospitalaria, porque se forman muchos menos pediatras de los que necesita el sistema, y esto es un problema muy serio que deberá afrontarse en algún momento”, subrayó el presidente del Colegio de Médicos de Salamanca.

En el lado opuesto se sitúan las especialidades “más jóvenes”, entre las que se encuentran Medicina Nuclear; Medicina Intensiva; Cirugía Plástica, Estética y Reparadora; Endocrinología y Nutrición; Cardiología; Oncología Médica; Hematología y Hemoterapia o Cirugía Cardiovascular, entre otras.

Una difícil reposición

¿Cómo se está atajando el imparable envejecimiento de las plantillas médicas? El problema, como ha recordado el representante de la profesión médica en la provincia, trasciende lo local. En el conjunto del Sistema Nacional de Salud, casi la mitad de los facultativos superan los 55 años, y en la próxima década se prevé la jubilación de hasta 70.000 profesionales. Seis comunidades autónomas registran los niveles de envejecimiento médico más elevados, entre ellas Castilla y León, y las ratios de reposición –es decir, la diferencia entre el número de médicos que podrían especializarse en la próxima década y los profesionales activos que se jubilarán en el mismo periodo de tiempo– no son muy halagüeñas. 

Ante este panorama, desde la Organización Médica Colegial (OMC) se lanzó un aviso: “Es imperioso que en el SNS se ponga en marcha cuanto antes el registro de profesionales para poder planificar bien el futuro de la profesión y cumplir con la tasa de reposición por jubilación en todas las CCAA y especialidades”.

En el caso de la región, el Dr. Santiago Santa Cruz aportó un dato esclarecedor relacionado de nuevo con la Medicina de Familia: “Suponiendo que el 100% de los especialistas en MFYC que se forman en Castilla y León se quedaran en nuestra Comunidad, por cada dos médicos que se jubilen se habría formado uno”.

Salamanca forma a médicos, pero se van a destinos más atractivos

Y aquí precisamente es donde se plantea otro frente, la movilidad geográfica provincial. Según el informe demográfico, Cataluña, Andalucía y Castilla y León (especialmente Valladolid y Salamanca) son las CCAA con mayor saldo negativo en relación a la fijación de los médicos que capacitan. “En Salamanca formamos médicos, pero se van”, lamenta el presidente de la institución colegial, que añade: “La Consejería de Sanidad puso en marcha hace unos años un programa para fidelizar a los 12 o 13 mejores MIR para que se quedaran en Castilla y León durante tres años. Yo considero que habría que fidelizar al 95% de los que terminan su especialidad”.

En su opinión, ante este futuro “bastante incierto” es indispensable que se tomen medidas decididas que pasan por ofrecer a los nuevos especialistas un horizonte “atractivo”, con contratos adecuados que les ofrezcan “buenas perspectivas de futuro”, y no sean “por días, semanas o guardias”, además de “oportunidades de desarrollo profesional”. 

En sentido similar se pronunció el Dr. Pablo Baz en relación al escaso atractivo que tiene la Medicina de Familia entre los nuevos MIR. La especialidad ofrece el mayor número de plazas, pero raramente son las preferidas por los primeros titulados en elegir. “Las causas son multifactoriales. Por un lado, es necesario reorientar la Atención Primaria hacia otro modelo que no se acaba de decidir. Por otro, las perspectivas laborales en este nivel asistencial no son demasiado buenas, y existe una gran inestabilidad. Además, es necesario incrementar el peso de la Medicina de Familia en la formación universitaria”, explicó el vocal de Atención Primaria Rural, que aportó un hecho sorprendente en este sentido: en las facultades de Medicina, sólo hay cinco profesores titulados de MFYC en toda España. 

Por su parte, el Dr. Valentín Alberca mencionó el hecho de que la rotación de los residentes de Medicina de Familia por equipos de ZBS rurales no sea obligatoria. “Existe un escaso conocimiento del medio rural por parte de los futuros médicos. Y si no lo conocen ni lo han vivido, difícilmente lo van a elegir”, concluyó.