Viernes, 28 Enero 2022

III Jornada Europea sobre retos de la profesión médica y de la Sanidad en la UE

Santiago Fisas, europarlamentario popular: "En todos los acuerdos comerciales de la UE se ha mantenido la máxima protección de los servicios sanitarios"

El eurodiputado del Grupo Popular europeo Santiago Fisas participa mañana viernes en la III Jornada Europea sobre retos de la profesión médica y de la Sanidad en la UE, promovida por la Organización Médica Colegial (OMC), para hablar del Acuerdo Transatlántico para el Comercio y la Inversión (TTIP en sus siglas en inglés). En esta entrevista que concede a "MedicosyPacientes", previa a su intervención expone su punto de vista sobre el TTIP, mostrándose convencido de que los servicios públicos y, en particular, la Sanidad están protegidos ante cualquier intento de privatización

Madrid 29/06/2016 medicosypacientes.com
Santiago Fisas, europarlamentario popular.
"El TTIP no puede obligar a los Estados miembros de la UE a que privaticen los servicios sanitarios si no lo desean", según el eurodiputado catalán. Asegura que  son los Estados Miembros los que tienen las competencias sobre los servicios públicos, y, por tanto, "tienen plena libertad para decidir cómo los financian, cómo los organizan y cómo los prestan"
 
 
-La irrupción del TTIP y la garantía de los derechos del inversor ¿supondrían anteponer, en materia de sanidad, los beneficios de las empresas inversoras frente a la calidad en la prestación de los servicios sanitario?
 
-En absoluto. Según el Acuerdo Internacional sobre el Comercio de Servicios, firmado en 1995 por la UE y otros miembros de la OMC, sus firmantes pueden proteger sus servicios sanitarios como estimen oportuno. En todos los acuerdos comerciales que ha firmado la UE se ha mantenido la máxima protección de los servicios sanitarios, y esto no es una excepción en el caso del TTIP.
 
-La negociación del TTIP se encuentra en una fase bastante avanzada ¿qué consecuencias se prevén para los sistemas sanitarios europeos?
 
-Cualquier decisión para liberalizar, desregular o privatizar los servicios públicos corresponde enteramente a las autoridades nacionales, regionales o locales en función del ordenamiento jurídico de cada Estado miembro de la UE. 
 
El TTIP no puede obligar a los Estados miembros de la UE a que privaticen los servicios sanitarios si no lo desean. También siguen disponiendo de la posibilidad de cambiar de proveedor en todo momento respetando la legislación nacional y europea al respecto. 
 
-Más que un mero tratado comercial, ¿podría representar un importante cambio en el modo de entender la organización político-jurídica y la soberanía de los Estados?
 
-Ni la soberanía de los Estados miembros ni la organización político jurídica se verán afectadas por el TTIP. El Tratado incluirá disposiciones para facilitar la cooperación regulatoria pero ésta cooperación no afectará ni a la soberanía de los Estados ni a la manera en que éstos y la UE adoptan su legislación.
 
Los objetivos del Acuerdo son eliminar las barreras arancelarias y no arancelarias entre la Unión Europea y los EEUU permitiendo así la creación de la mayor zona de libre comercio del mundo. Se busca de esta forma ampliar el comercio y la inversión a ambos lados del Atlántico, fomentar el empleo y la competitividad e intentar llegar a la máxima armonización en materia regulatoria para poder sentar las bases de unas normas y estándares técnicos que puedan llegar a ser modelo para terceros países.
 
El TTIP ha de entenderse como una oportunidad de cara al futuro, no solo económica, sino también estratégica que permita a la Unión Europea mantener su liderazgo a nivel mundial.
 
-Dicho tratado ¿podría abrir la puerta a una progresiva privatización de la sanidad y poner en riesgo la salud de los ciudadanos?
 
-La Unión Europea establece que son los Estados Miembros los que tienen las competencias sobre los servicios públicos, y, por tanto, tienen plena libertad para decidir cómo los financian, cómo los organizan y cómo los prestan.
 
-En la II Jornada Europea "30 años de España en la Unión Europea: Repercusiones en la profesión médica y retos de futuro", organizada por el CGCOM, el pasado mes de septiembre, se denunció el desconocimiento reinante sobre los contenidos de este Tratado ¿ha variado la situación después de casi un año?
 
-Podemos afirmar que las negociaciones sobre el TTIP son más transparentes que cualquier otra negociación comercial precedente. Se han hecho muchas reuniones informativas con el Parlamento, con los grupos de interés y con la sociedad civil. 
 
Nuestro grupo político defiende que exista el mayor grado de transparencia que no impida la correcta evolución de las negociaciones. Alcanzar este punto no siempre es sencillo. En toda negociación es necesario que los negociadores puedan trabajar en un ambiente de confianza mutua que requiere de cierta discreción para garantizar un buen resultado de las negociaciones.
 
Encontrar el equilibrio adecuado entre la transparencia y la necesaria confidencialidad de unas negociaciones comerciales no es fácil.
 
Las políticas de comercio e inversión son competencia exclusiva de la UE. No obstante, el control democrático de las negociaciones lo llevan a cabo el  Consejo y el Parlamento Europeo. Además del mandato dado por los Estados miembros al comienzo de las negociaciones, el Parlamento adoptó resoluciones sobre estas negociaciones, estableciendo guías para los negociadores de la UE, en mayo de 2013 y en junio de 2015.
 
No hay que olvidar que tanto el Parlamento Europeo como el Consejo deberán ratificar y aprobar el texto negociado por la Comisión. Ningún acuerdo internacional puede entrar en vigor sin que el Consejo dé su acuerdo y sin que el Parlamento Europeo lo apruebe por la mayoría necesaria.
Los Gobiernos europeos y el PE están involucrados en el proceso de negociación, al tener acceso a todos los textos de negociación, así como a los textos consolidados (posturas definidas y escritas de cada una de las partes)  entre la UE y EEUU. Tanto el Consejo como el PE son consultados respecto de todos los aspectos de las negociaciones. 
 
-¿Considera que el TTIP podría acabar con las regulaciones europeas en materia de Salud Pública?
 
-No. El TTIP, así como los demás acuerdos que firma la UE, contemplará garantías relevantes en materia de servicios públicos sobre los monopolios, el acceso al mercado, las subvenciones y la reglamentación. Se busca así garantizar que los gobiernos de la Unión Europea sigan teniendo plena libertad a la hora de administrar los servicios públicos.
 
-¿El TTIP puede jugar, a su juicio, un papel en contra de la universalidad de los servicios públicos?
 
-No, ya que se mantiene libertad plena para los estados a la hora de proteger los servicios públicos como éstos estimen oportuno, por lo que el TTIP como tratado no podría influir sobre la universalidad de los servicios públicos.
 
-¿El resto de tratados que están emergiendo entre diversos países pueden incrementar, asimismo, riesgos para la Sanidad europea?
 
-No, ya que todos los acuerdos comerciales de la UE incluyen garantías sólidas que protegen plenamente los servicios públicos, incluyendo en especial los servicios sanitarios.
 

Running Sneakers | Nike SB