Lunes, 11 Diciembre 2017

II Congreso Cooperación Internacional OMC

Pequeñas ONGs, que realizan una labor de excelencia, ponen en valor el voluntariado como “motor de la cooperación”

Organizaciones humanitarias con pequeña estructura pero que realizan una labor de excelencia en emergencias y necesidades de poblaciones vulnerables en países empobrecidos donde otras organizaciones mayores no alcanzan como es el caso de Bomberos Unidos sin Fronteras (BUSF), Aviación sin Fronteras (AVF) o el Grupo de cooperación del Colegio de Enfermería de Cantabria, ponen en valor el voluntariado como “motor de la cooperación” y resaltan   su gran compromiso, dedicación y sus valores

Madrid 03/02/2017 medicosypacientes.com/ T.A
De izda. a dcha.: Luis Berasategui (Aviación sin Fronteras), Antonio Rodríguez Nogales (Bomberos Unidos sin Fronteras), María García Llano (Colegio de Enfermería de Cantabria), y Dr. Jerónimo Fernández Torrente (FCOMCI)
Así se puso de manifiesto en el Panel de “Experiencias de pequeñas organizaciones”, celebrado en el marco del II Congreso de Cooperación Internacional de la OMC celebrado en Cantabria, organizado a través de la Fundación para la Cooperación Internacional de la OMC (FCOMCI) y del Colegio Oficial de Médicos de Cantabria (COMCantabria).
 
En este panel, moderado por el Dr. Jerónimo Fernández Torrente, vicesecretario de la OMC y de la FCOMCI, participaron Antonio Rodríguez Nogales, vicepresidente y responsable del Área de Catástrofes de Bomberos Unidos sin Fronteras (BUSF); Luis Berasategui, presidente de Aviación sin Fronteras, y María García Llano, enfermera y Coordinadora del Grupo de Cooperación del Colegio de Enfermería de Cantabria.
 
Como moderador, el Dr. Fernández Torrente quiso dejar patente la excelente labor que realizan estas organizaciones a las que propuso dejar de llamarlas “pequeñas” por el “gran trabajo que realizan en cooperación y atención humanitaria”.     
 
El Vicesecretario del CGCOM destacó que, en cooperación y voluntariado, además de la financiación, los recursos humanos y dotaciones adecuadas para realizar una intervención de calidad, así como formación y exhaustiva preparación previa y logística, es vital el “compromiso social y profesional y la vocación de servicio a los demás que llevan implícitos los valores como la entrega, la solidaridad, la generosidad y el humanismo”. 
 
Los médicos de Bomberos sin Fronteras deben formarse en rescates y desescombro en emergencias
 
Antonio Nogales, bombero, responsable actual de la Unidad Canina de Rescate en Bomberos del Ayuntamiento de Huelva y actual vicepresidente y responsable del Área de Catástrofes de Bomberos Unidos Sin Fronteras (BUSF) expuso la labor de esta organización, creada hace 20 años por bomberos profesionales para trabajar en rescates en emergencia, fundamentalmente en Iberoamérica, y que hoy agrupa a otros colectivos profesionales y lleva a cabo también proyectos de ayuda humanitaria.
 
Con una dilata experiencia en grandes catástrofes –las últimas el terremoto de Ecuador del pasado año, el super tifón Hayan en Filipinas en 2013 o el terremoto de Haití en 2010-, Antonio Rodríguez puso en valor la labor del voluntariado como motor de toda la acción humanitaria de organizaciones como BUSF; defendió la formación de equipos polivalentes  de diferentes profesionales, entre ellos los sanitarios, médicos, enfermeros y técnicos en emergencias sanitarias y logísticas, “imprescindibles –dijo- en las intervenciones de emergencia”.
 
Explicó que los médicos y enfermeros voluntarios de BUSF reciben formación en rescate de alturas y lugares de difícil acceso, apeos y apuntalamiento en emergencia, desescombro y salvamento en estructuras colapsadas, recate canino, atención sanitaria en catástrofes y otros conocimientos y procedimientos que forman parte de los trabajos y procedimientos de los equipos de rescate, además de realizar simulacros anuales.   
 
Además de intervención en caso de catástrofes, BUSF lleva a cabo proyectos de cooperación al desarrollo en materia de potabilización del agua, reconstrucción y rehabilitación de viviendas tras las catástrofes y de formación. Actualmente, trabaja en diversos proyectos: de formación de Rescate canino y Desescombro en Ecuador y reconstrucción de viviendas; de rehabilitación de orfanatos en Nepal y Haití; de potabilización de agua en el Amazonas peruano y de donación de medios materiales y formación con los Cascos Blancos en Siria, según relató Antonio Rodriguez, quien a través de imágenes, mostró la labor humanitaria desarrollada por BUSF. En su intervención, apostó por seguir trabajando para reducir los tiempos de respuesta en emergencias.
 
Más de 700 niños de países empobrecidos, aquejados de graves patologías, operados en España gracias a Aviación sin Fronteras
 
Más de 700 niños aquejados de graves patologías no subsanables en países como Mauritania, Benín, Guinea Conakry o Marruecos han venido a operarse a diferentes hospitales españoles, gracias a la labor solidaria de la organización humanitaria Aviación sin Fronteras en colaboración de compañías aéreas y diferentes empresas. 
 
Este programa denominado “Alas de la Esperanza”, forma parte de la labor que realiza Aviación sin Fronteras, una asociación humanitaria en la que, desde hace 9 años, colaboran más de 400 voluntarios de diferentes compañías de aviación española, según expuso Luis Berasategui, piloto de trasporte de líneas aéreas que trabaja como voluntario en esta asociación desde su creación y de la que, desde hace 4, es presidente.
Siguiendo el slongan del programa Alas de la Esperanza, “da alas a tu solidaridad”, Luis Berasategui animó a los congresistas a buscar el “rincón solidario” que todos tenemos y colaborar con organizaciones humanitarias para ayudar a los más vulnerables y necesitados.
 
Aviación sin Fronteras distribuye más de 1.800 kilos de medicamentos en 10 países que carecen de ellos, asegurando que lleguen a las ONGs destinatarias, con quienes los voluntarios de ASF conviven durante un tiempo para cooperar con ellos o conocer las misiones que realizan. 
 
Luis Berasategui expuso también el proyecto de alfabetización en Burkina Faso, en concreto en la provincia de Zoundweogo, una zona situada al sur de la capital Ouagadougou, en donde ASF apoya cada año a más de 2.500 niños huerfanos a través de becas escolares, material para estudios y 2 bibliotecas ambulantes, así como ayuda nutricional -9.000 kilos de arroz- a 7 comedores escolares para más de 800 niños.
 
Finalmente, aludió al programa “Alas de la Sonrisa” con el que ASF trata de llevar ilusión a personas aquejadas por algún tipo de enfermedad, discapacidad o discriminación con actividades como “bautismos” aéreos, visita a espacios aeroportuarios y museos aeronáuticos y exhibiciones aéreas. 
 
Enfermeros forman en autocuidado a poblaciones de Haiti, donde la asistencia sanitaria es una utopía
 
La región de Port-au-Prince, comunidades de Haití, donde la asistencia sanitaria es una utopía y más desde el gran terremoto de 2010 y los huracanes de 2012 y 2016 que han dejado al país en situación de extrema pobreza, problemas de desnutrición, acceso a agua potable y saneamiento, el Colegio de Enfermería de Cantabria ha puesto en marcha un proyecto de capacitación en autocuidado a través de la educación para la salud. 
 
Este proyecto surgió a raíz de las necesidades expresadas por la organización humanitaria AYMY, una ONG que, desde 2010, vela por los derechos de los niños de la calle, consiguiéndoles un hogar y educación gratuita, tal y como relató María García Llano, enfermera y coordinadora del Grupo de Cooperación del Colegio de Enfermería de Cantabria, quien actualmente trabaja en el Servicio de Urgencias en Atención Primaria (SUAP) C.S. Polientes en Cantabria.  
 
Desde su óptica de experta en cooperación internacional al desarrollo y voluntaria en terreno en países como Bolivia, Ecuador o Haití, fue una de las impulsoras de este proyecto de Capacitación en Autocuidado, puesto en marcha en 2015 y que incluye talleres formativos en la población, así como otro en marcha de prevención del cólera. 
 
Relató la situación del país, asolado por la deforestación y los desastres naturales, donde la mortalidad infantil supera el 50%, la más alta de Iberoamérica; la tasa de natalidad es de 5 hijos/mujer y donde la de partos asistidos es del 37%, por no hablar de problemas como el sarampión, VIH o el cólera, con 500 casos la semana de esta última epidemia previa al huracán de 2016 y 1.500 las dos primeras semanas posteriores.
 
Señaló también, entre otros problemas, la débil infraestructura de agua y saneamiento, la falta de acceso a la atención médica de calidad y el deficiente sistema de alerta y coordinación. También hizo referencia a los 105 campos de desplazados en la zona de Puerto Príncipe tras el gran terremoto de 2010 y dijo que, actualmente, 2.853 personas viven en 6 capos de desplazados sin acceso a agua potable y saneamiento, pendientes de realojo.
 
María Garcia Llano finalizó su intervención con la frase de Nelson Mandela: “la eliminación de la pobreza no es un gesto de caridad; es un acto de justicia. La pobreza, como la esclavitud o el aparthead no es algo natural, sino una creación humana y como tal, puede ser erradicada por las acciones de los seres humanos”.