Miércoles, 26 Septiembre 2018

Panel Certificación Eliminación Malaria OMS

Paraguay, primer país de América en eliminar la malaria certificado por la OMS en este siglo

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha certificado que Paraguay ha eliminado la malaria, el primer país de América en recibir este estatus desde Cuba en 1973

Madrid 11/06/2018 medicosypacientes.com/ E.P.
El Panel de Certificación para la Eliminación de la Malaria concluyó que Paraguay había interrumpido la transmisión autóctona
"Historias exitosas como la de Paraguay muestran lo que es posible. Si la malaria se puede eliminar en un país, se puede eliminar en todos los países", ha aseverado el dirigente de la OMS, organismo de Naciones Unidas que en 2016 identificó al país como uno de los 21 estados con potencial para eliminar la malaria en el año 2020.
 
A través de la 'Iniciativa E-2020', la OMS está apoyando a estos países a medida que amplían sus actividades para convertirse en libres de malaria. "Este es un poderoso recordatorio para la región de lo que se puede lograr cuando los países se enfocan en un objetivo importante y se mantienen vigilantes después de lograrlo. Tenemos la esperanza de que otros países se unan pronto a Paraguay en la eliminación de la malaria", ha apostillado la directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Carissa F. Etienne.
 
De 1950 a 2011, Paraguay desarrolló sistemáticamente políticas y programas para controlar y eliminar la malaria, un importante desafío de salud pública para un país que registró más de 80.000 casos de la enfermedad en la década de 1940. Como resultado, reportó su último caso de malaria por 'Plasmodium falciparum' en 1995 y malaria por 'P. vivax' en 2011.
 
Asimismo, en 2011 se lanzó un plan quinquenal para consolidar las ganancias, evitar el restablecimiento de la transmisión y prepararse para la certificación de eliminación. Las actividades se centraron en la gestión robusta de casos, el compromiso con las comunidades y la educación para sensibilizar a las personas sobre las formas de prevenir la transmisión del paludismo.
 
"Recibir esta certificación es un reconocimiento de más de cinco décadas de arduo trabajo en Paraguay, tanto por parte de los trabajadores del sector público como de la propia comunidad que han colaborado una y otra vez para lograr la eliminación de la malaria. Alcanzar este objetivo también implica que ahora debemos enfrentar el desafío de mantenerlo. Por lo tanto, Paraguay ha establecido un sistema sólido de vigilancia y respuesta para evitar el restablecimiento del paludismo", ha aseverado el ministro de Salud, Carlos Ignacio Morínigo.
 
En 2016, en la siguiente fase de la campaña de eliminación, el Ministerio de Salud lanzó una iniciativa de tres años para desarrollar las habilidades de los trabajadores de salud de primera línea de Paraguay. Respaldado por el Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria, el país fortaleció su capacidad para prevenir enfermedades, identificar casos sospechosos de malaria, diagnosticar con precisión la malaria y brindar un tratamiento oportuno, estrategias clave para enfrentar la actual amenaza de importación de malaria de países endémicos en otras partes de las Américas y África subsahariana.
 
"El éxito de Paraguay demuestra la importancia de invertir en sistemas robustos y sostenibles para la salud, y estoy muy contento de que el Fondo Mundial haya apoyado este logro. Debemos permanecer atentos y prevenir el resurgimiento, pero también debemos celebrar esta victoria", ha dicho el director ejecutivo del Fondo Mundial, Peter Sands.
 
En abril de 2018, el Panel de Certificación para la Eliminación de la Malaria concluyó que Paraguay había interrumpido la transmisión autóctona de la malaria durante los tres años necesarios y que tenía la capacidad de evitar el restablecimiento de la transmisión. El panel recomendó al director general de la OMS que certificara que el país no tiene malaria.
 
Destacaron factores como la calidad y la cobertura de los servicios de salud, incluida la sensibilización sobre la malaria entre los trabajadores de salud de primera línea, la disponibilidad universal de tratamiento médico gratuito y un sistema sólido de vigilancia de la malaria.