Domingo, 17 Noviembre 2019

Se presentó ayer en la sede de la OMC

Nace la Asociación "Por un acceso justo al medicamento"

La defensa de un acceso equitativo a fármacos seguros y asequibles que garanticen la calidad de vida de la población española ha originado el nacimiento de la Asociación “Por un acceso justo al medicamento”, que se presentó oficialmente ayer en la sede de la Organización Médica Colegial (OMC), ante la presencia de numerosas personalidades del ámbito de la política sanitaria, organizaciones profesionales, asociaciones de pacientes y ciudadanos

Madrid 01/02/2017 medicosypacientes.com/S.P.
Aforo completo en la sede de la OMC para presenciar el nacimiento de esta Asociación.
La Asociación quedó inagurada bajo la presencia del expresidente del Congreso José Bono y de otras personalidades de la política sanitaria como el portavoz del PSOE en la Comisión de Sanidad, Jesús María Fernández; la portavoz de Sanidad de Podemos en dicha Comisión, Marta Sibina, el portavoz de Sanidad del PSOE en la Asamblea de Madrid, José Manuel Freire; el expresidente de la Junta de Castilla-La Mancha José Barreda, además de ex altos cargos del Ministerio de Sanidad, representantes de asociaciones de pacientes, de organizaciones profesionales y de ciudadanos, además de otros expertos en la materia.
 
Por parte de la Organización Médica Colegial, asistieron, además de su presidente, Dr. Rodríguez Sendín, su vicepresidente primero, Dr.Serafín Romero, acompañado del secretario general, Dr. Juan Manuel Garrote; y del tesorero, Dr. José María Rodríguez Vicente.
 
La nueva entidad está impulsada por una serie de expertos: Fernando Lamata, experto en Salud Pública y Políticas de Salud, ex secretario general del Ministerio de Sanidad; Roberto Sabrido, gerente de Coordinación e Inspección del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, ex presidente de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición y ex consejero de Sanidad de Castilla-La Mancha; Juan José Rodríguez Sendín, médico de familia y presidente de la Organización Médica Colegial; Javier Sánchez Caro, abogado, profesor honorario de la Escuela Nacional de Sanidad y exdirector de los Servicios Jurídicos del Instituto Nacional de la Salud (Insalud); Ramón Gálvez, experto en gestión de servicios de salud y exgerente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha y de varios hospitales; Carlos Álvarez, profesor experto en gestión de enfermería; y David Larios, abogado, responsable de la Asesoría Jurídica de la OMC y excoordinador de los Servicios Jurídicos y Bioética del SESCAM.
 
En nombre de la Asociación habló el Dr. Roberto Sabrido para explicar cómo se ha gestado esta Asociación que nace a partir de la preocupación y el debate que suscita una problemática de este tipo como "es la presión de los proveedores de medicamentos a consecuencia de la cual se pone en riesgo tanto la salud individual como el sistema sanitario en su conjunto".
 
Por su parte, el presidente de la OMC lamentó que parte del márketing farmacéutico, al que se dedican grandes cantidades, sirva también "para la compra de voluntades que lleva parejo un aumento injustificado del gasto en medicamentos". La problemática a la que asistimos en este terreno -añadió- representa "un ataque frontal a las bases del Sistema Nacional de Salud que, por otra parte, es de las cosas más justas de las que puede disfrutar la sociedad española".
 
Precisamente, uno de los principales fines de la Asociación radica en la defensa del derecho a acceder a los medicamentos en condiciones de igualdad en el sistema sanitario público. Asimismo, la lucha contra el abuso del sistema de patentes en todo aquello que implique una barrera para el acceso efectivo y equitativo de la población a los medicamentos es otro de los objetivos de esta Asociación, junto con la apuesta por un sistema sanitario público y de acceso universal.
 
Para el cumplimiento de los fines expuestos, la nueva entidad se ha marcado una hoja de ruta que incluye la promoción y desarrollo de actividades para facilitar el acceso de todas las personas a los medicamentos necesarios y para la eliminación de los abusos del sistema de patentes a través de publicaciones, actividades de formación, reuniones científicas, seminarios y conferencias.
 
La propuesta de cambios legislativos y el impulso a decisiones políticas y administrativas que posibiliten el acceso a los medicamentos necesarios de todas las personas, elevando propuestas a los órganos competentes, también forman parte de su plan de acción junto a la realización de actividades de difusión y comunicación social y todas aquellas que favorezcan la defensa del derecho al acceso a los fármacos.
 
La colaboración con otras asociaciones o entidades representativas para el desarrollo y mejora del acceso al medicamento, así como emprender las acciones judiciales o administrativas sean necesarias para conseguir los objetivos marcados por la nueva entidad también están incluidas en su plan de acción.
 
Los promotores de la Asociación consideran que el acceso a los medicamento “puede ser una cuestión de vida o muerte”, pero además es fundamental para mejorar la calidad de vida y es primordial para tener una vida digna.
 
Desde su punto de vista, son muchos los factores que contribuyen en estos momentos a esta problemática como la pobreza, no disponer de sistemas públicos de salud de cobertura universal y el uso abusivo de las leyes de propiedad intelectual o patentes de medicamentos. El grave problema de la falta de acceso a fármacos esenciales “no es exclusivo de los países pobres o en vías de desarrollo, sino que también ha llegado ya a los denominados países desarrollados”, como subrayan.
 
Desde la Asociación se advierte, además, de la “presión insoportable de algunas compañías farmacéuticas, debido a su posición dominante en base a las patentes otorgadas por los gobiernos, que están rompiendo los equilibrios tradicionales al poner unos precios abusivos”. Como consecuencia de ello, el Sistema Nacional de Salud se ve obligado a detraer recursos de otras necesidades de atención sanitaria, especialmente del gasto en remuneraciones del personal y de la incorporación de nuevos profesionales.
 
Este tipo de presión, sostienen, pone en riesgo la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud y obstaculiza, en definitiva, el acceso de las poblaciones más vulnerables a los nuevos medicamentos