Domingo, 21 Abril 2019

Estudio CESM Granada

La pérdida del poder adquisitivo de los médicos residentes en la última década asciende hasta un 25%

El nivel de recortes y de pérdida de poder adquisitivo de los médicos residentes (MIR) podría alcanzar hasta el 25% en la última década, según se desprende del último estudio dirigido por el Dr. Vicente Matas, coordinador del Centro de Estudios del Sindicato Médico de Granada (CESM) que concluye que las retribuciones son bajas, las diferencias entre los diferentes Servicios de Salud importantes, los recortes progresivos fueron excesivos y las subidas lineales, insuficientes
Madrid 15/02/2019 medicosypacientes.com
Este estudio pretende conocer las diferencias en las retribuciones en el año 2018, de los facultativos residentes (Médicos, Farmacéuticos, Biólogos, Químicos, Psicólogos y Radio-físicos) en los diecisiete servicios de Salud de España e INGESA (Ceuta y Melilla).  
 
 Se comparan cada uno de los años que componen la residencia, los diferentes conceptos retributivos, hemos  partido de la hipótesis de  que realizan una guardia semanal (con frecuencia son más) lo que supone aproximadamente 80 horas mensuales, de las cuales estimamos que 50 horas corresponderían a días laborables, 17 horas a domingo o festivo y otras 13 horas en sábado.
 
Mención especial merece el Instituto de Gestión Sanitaria INGESA (Ceuta y Melilla), en este territorio se percibe un complemento por residencia, cuyo de 914,93 €/mes (10.979,16 €/año) y además en el impuesto de la renta disfrutan de unas retenciones y una tarifa un 60% inferior a la del resto de España. En INGESA sólo existen plazas de Medicina de Familia (3 por año en Ceuta y otras 3 en Melilla) y una plaza de Medicina del Trabajo, con lo que no existe la posibilidad de MIR de 5ª año. Existe también plus de residencia en Baleares y Canarias pero de cuantía mucho más pequeña. 
 
Teniendo en cuenta estas circunstancias excepcionales y para evitar distorsiones en el estudio los resultados de INGESA se presentan como un Servicio de Salud más, pero no se han usado a la hora de hacer los cálculos de media, máximo y mínimo. (Ver tablas adjuntas) 
 
Resultados para los residentes sin guardias (jornada ordinaria) 
 
Retribuciones mensuales netas y brutas residentes sin guardias en 2018 
 
Los resultados sin guardias, solo por la jornada ordinaria de trabajo, en retribución mensual bruta y neta, tanto globales como por Servicio de Salud,  los podemos ver tabla adjunta
 
Las retribuciones mensuales mínimas van desde los 1.109 euros/mes brutos en el residente de primer año, que una vez descontado el IRPF y la SS queda en una retribución neta de 938 €/mes, hasta los 1.530 €/mes brutos en el residente de quinto año, que descontados IRPF y la SS quedan netos 1.233 €/mes.  
 
Las retribuciones mensuales medias van desde los 1.192 €/mes brutos en el residente de primer año, que una vez descontado el IRPF y la SS queda en una retribución neta de 1.020 €/mes, hasta los 1.632 €/mes brutos en el MIR de quinto año, que descontados IRPF y la SS quedan en un sueldo neto de 1.311 €/mes.  
 
Las retribuciones mensuales máximas van desde los 1.435 €/mes brutos en el residente de primer año, que una vez descontado el IRPF y la SS queda en una retribución neta de 1.231 €/mes, hasta los 1.981 €/ mes brutos en el MIR de quinto año, que descontados IRPF y la Seguridad Social quedan netos 1.601 €/mes. 
 
Las diferencias brutas entre máximos y mínimos van desde los 326 euros €/mes (el 29,41%) para los residentes de primer año hasta los 450 € brutos/año (el 29,41%) para los de quinto año. Las diferencias en el neto llegan hasta el 31,21% en el residente de primer año. Las diferencias entre el mínimo y la media legan el 8,69% y superan el 6% en todos los casos. 
 
Conviene recordar que para llegar a ser Médico Residente en España es necesario tener un Bachillerato con nota extraordinaria, realizar una selectividad excelente, seis años de estudios universitarios y por último preparar durante otro año el examen MIR. Demasiado esfuerzo y muchas exigencias para una retribución tan baja. Importante esfuerzo supone también para el resto de titulaciones que acceden a una plaza de residente y se enfrentan además a un mayor ratio por plaza.  
 
 Retribuciones anuales netas y brutas residentes sin guardias en 2018 
 
Los resultados sin guardias (solo jornada ordinaria) en retribución anual neta y bruta, tanto globales como por Servicio de Salud,  los podemos ver en tablas adjuntas.
 
Las retribuciones anuales mínimas van desde los 15.235 €/año brutos en el residente de primer año, que una vez descontado el IRPF y la SS queda en una retribución neta de 13.299 €/año, hasta los 21.024 €/año brutos en el residente de quinto año, que descontados IRPF y la SS quedan netos 17.122 €/año.  
 
Las retribuciones anuales medias van desde los 16.106 €/año brutos en el residente de primer año, que aplicados los descuentos de IRPF y SS queda en 13.878 € netos al año, hasta los 22.118 €/año brutos en el MIR de quinto año, que con los descuentos queda en de 17.917 € netos/año. 
 
Las retribuciones anuales máximas van desde los 18.060 €/año brutos en el residente de primer año, que aplicados los descuentos de IRPF y SS queda en 15.011 € netos al año, hasta los 24.152 €/año brutos en el MIR de quinto año, que con los descuentos queda en de 19.324 € netos/año. 
 
 Las diferencias entre los Servicios de Salud van desde los 2.825 € brutos/año (el 18,54%) para los residentes de primer año hasta los 3.128 €/año (el 14,88%) para los de quinto año. Las diferencias entre el mínimo y la media superan en todos los casos el 4% y llegan hasta el 5,72%. 
 
Estas diferencias, si tenemos en cuenta la residencia completa, es decir cuatro o cinco años, dependiendo de la duración de cada una de las especialidades llegan a ser cantidades importantes.  
 
En el caso de comparar la retribución mínima con la máxima, llegan a 14.859 euros en las especialidades de cinco años (16,48%) y a 11.731 euros (el 16,96%) en las especialidades de cuatro años de permanencia. 
 
Diferencias en la retribución de las guardias 
 
El MIR, tiene la obligación de realizar guardias. Con la realización de estas horas “extra” –por las tardes, las noches, en sábado, domingo y festivo- puede incrementar un poco este sueldo tan bajo. Pero al ser la retención de IRPF progresiva, este nuevo ingreso le incrementará de forma importante el porcentaje de retención. 
 
En tablas adjuntas se pueden observar  los importes de este complemento, destinado a  remunerar la atención  a los usuarios de los servicios sanitarios de manera permanente y continuada, encontramos diferencias muy importantes. 
 
Diferencias en las guardias en día laborable 
 
Las diferencias en laborable, oscilan entre los 5,88 €/hora (el 63,50 %) en el residente de primer año y los 8,01 €/hora (el 53,87%) en los residentes de cuarto y quinto año.  
 
Para todos  los años de residencia ocupan los últimos lugares los residentes de INGESA (Ceuta y Melilla) y para algunos años de residencia lo ocupan los residentes de Andalucía, Aragón, Canarias, Cantabria, Castilla y León, Extremadura y Madrid.  
 
Diferencias en las guardias en día festivo 
 
Las diferencias en festivo, oscilan entre los 6,84 €/hora (el 73,87 %) en el residente de primer año y los 9,10 €/hora (el 59,09%) en los residentes de cuarto y quinto año.  
 
Para todos  los años de residencia ocupa los últimos lugares Canaria e INGESA (Ceuta y Melilla) y para algunos años de residencia lo ocupan Andalucía, Aragón, Extremadura, Madrid y La Rioja.  
 
Diferencias en las guardias en día especial
 
Las diferencias en festivo especial (son como máximo 6 al año), superan ampliamente el 120 % entre el máximo y el mínimo, oscilando entre los 15,76 €/hora (el 123,5 %) en el MIR de primer año y los 25,52 €/hora (el 160,1%) en los residentes de cuarto y quinto año. 
 
Para todos  los años de residencia ocupa los últimos lugares Cantabria, Extremadura, INGESA, Galicia y Navarra. 
 
Los importes anteriores son brutos y teniendo en cuenta que el IRPF es progresivo, de los importes anteriores van directamente a hacienda (mediante la retención) mensual entre el 23 y el 30% o más, dependiento de los ingresos totales. 
 
Resultados para los residentes con guardias 
 
Retribuciones  mensuales brutas y netas residentes  con guardias en 2018 
 
Los resultados con una guardia semanal (80 horas al mes, 50 en laborable, 17 en sábado  y 13 en festivo), en retribución mensual neta y bruta, tanto globales como por Servicio de Salud, los podemos (ver Tabla adjunta).
 
Las retribuciones mensuales mínimas van desde los 2.039 €/mes brutos en el residente de primer año, que una vez descontado el IRPF y la SS queda en una retribución neta de 1.598 €/mes, hasta los 2.810 €/mes brutos en el MIR de quinto año, que con los descuentos quedan netos 2.103 €/mes.  
 
Las retribuciones mensuales medias van desde los 2.201 €/mes brutos en el MIR de primer año, que aplicados los descuentos de IRPF y SS queda en 1.703 € netos al mes, hasta los 3.108 €/mes brutos en el MIR de quinto año, que descontando IRPF y  SS queda en una retribución neta de 2.290 €/mes. 
 
Las retribuciones mensuales máximas van desde los 2.458 €/mes brutos en el primer año de residencia, este sueldo descontándole el IRPF y la SS queda en 1.911 euros €/mes, hasta los 3.468 € brutos al mes en el quinto año de residencia, que tras descontar IRPF y la SS queda en un salario neto de 2.552 € al mes. 
 
Las diferencias entre los diferentes Servicios de Salud van desde los 419 € brutos/mes (el 20,53%) para los residentes de primer año hasta los 657 €/año (el 23,39%) para los de quinto año. Las diferencias entre el mínimo y la media superan en todos los casos el 6,59% y llegan hasta el 10,98%. 
 
Retribuciones  anuales netas y brutas residentes con guardias en 2018 
 
Las retribuciones anuales mínimas van desde los 25.889 €/año brutos en el MIR de primer año, que una vez descontado el IRPF y la SS queda en una retribución neta de 20.463 €/año, hasta los 35.959 €/año brutos en el MIR quinto año, que descontados IRPF y la SS quedan netos 27.063 €/año.  
 
Las retribuciones anuales medias van desde los 28.201 €/año brutos en el MIR de primer año, que aplicados los descuentos de IRPF y SS queda en 21.974 € netos al año, hasta los 39.811 €/año brutos en el MIR de quinto año, que con los descuentos queda en una retribución neta de 29.541 €/año. 
 
Las retribuciones anuales máximas van desde los 31.272 €/año brutos en el primer año de residencia, este sueldo descontándole el IRPF y la SS queda en 24.345 €/año netos, hasta los 44.515 euros brutos al año en el quinto año de residencia, que tras descontar IRPF y la SS queda en un salario neto de 33.126 €/año.  
 
Las diferencias son importantes, sobre todo en los MIR de 5º año, pues superan los 8.556 €/año (el 23,79 %) entre el máximo y el mínimo y los 3.852 €/año (el 10,71 %) entre el mínimo y la media.  
 
Las diferencias en los Residentes de otros años son igualmente importantes, sobre todo en porcentaje, superando o muy cercano al 20% entre el mínimo y el máximo, mientras entre el mínimo y la media superan en todos los casos el 7 %  de las retribuciones brutas y el 6% en las netas. 
 
Estas diferencias, si tenemos en cuenta la residencia completa, es decir cuatro o cinco años, dependiendo de la duración de cada una de las especialidades llegan a ser cantidades importantes.  
 
En el caso de comparar la retribución mínima con la máxima, hasta más de 34.302 euros (el 21,59%) en las especialidades de cinco años y los 25.746 euros  (el 20,95%) en las de cuatro años de permanencia. 
 
Diferencias retributivas entre los años 2009 y 2018 
 
Entre el año 2009 y el 2018, los residentes que en su jornada ordinaria (sin guardias), han sufrido unos recortes que se traducen directamente en  la perdida de entre 975 euros/año (el 6%) y 1.348 euros/año (el 6 %) muy por encima de profesionales de otras categorías de su mismo nivel retributivo, grupo E que ya han recuperado levemente el nivel retributivo del año 2009. 
 
A estos importes hay que sumar un incremento de jornada de 2,5 horas/semanales, aún vigente en muchos Servicios de Salud, que económicamente tienen un valor aproximado del 6,70 % de las retribuciones brutas, entre 900 € brutos anuales mínimos para los residentes de primer año y los 1.500 € brutos anuales máximos para los residentes de quinto año.  
 
En resumen, en 2018 se ven obligados a trabajar más horas por una retribución menor que en el año 2009.  
 
En definitiva la pérdida de directa en los residentes por su jornada ordinaria, sin guardias (mil euristas o poco más) supera el 10 % en muchos casos.  
 
Cuando estudiamos las retribuciones añadiendo a la jornada ordinaria las guardias (en el ejemplo 80 horas al mes, por las tardes, noches, sábados, domingo y festivos), que es un tiempo de trabajo adicional a la jornada ordinaria (equivalentes a las horas extra de otros trabajadores, pero obligatorias), la perdida directa va de entre 1.120 €/año (el 4,1%) y 1.531 €/año (el 3,9%). 
 
Para cumplimentar las 37,5 horas semanales de la nueva jornada ordinaria de trabajo, vigente aún en algunas CCAA se les está dejando de pagar a los residentes una parte de la guardia,  recorte adicional, que además resulta totalmente discriminatorio con otras categorías de los propios Servicios de Salud, con otros empleados públicos y con los residentes de los Servicios de Salud que les permiten completar la jornada en media hora diaria o bien con 2,5 horas una tarde a la semana o incluso computándole algunas de las muchas horas de tiempo libre que dedican a tareas formativas o de investigación. 
 
El porcentaje de esta perdida, muy difícil de valorar, pero hace que la perdida directa pueda llegar hasta el 10% en muchos casos en relación con la retribuciones de 2009. 
 
Pérdida de poder adquisitivo facultativos residentes 2009-2018  
 
Pérdida de poder adquisitivo en la jornada ordinaria 
 
Aplicándole la subida de inflación entre enero de 2009 y diciembre de 2018 (el 14,1% según INE) a las retribuciones del año 2009, podemos calcular las diferencias con las retribuciones percibidas este año y así conocer la pérdida de poder adquisitivo que tenemos acumulada en estos diez años.  
 
En el caso de la jornada ordinaria, es decir sin guardias, la pérdida va desde los 4.413 euros/año (21,4%) en los facultativos residentes de primer año y llega hasta los 5.553 euros (21,4%) en el caso del residente de quinto año.  
 
La pérdida media va desde los 2.876 euros/año para los facultativos residentes de primer año y llega hasta los 3.887 euros/año en los facultativos residentes de quinto año, en todos los casos supera el 17% en todos los años de residencia.  
 
A estos importes hay que sumar un incremento de jornada de 2,5 horas/semanales, aún vigente en muchos Servicios de Salud, que económicamente tienen un valor aproximado del 6,70 % de las retribuciones brutas, entre 900 € brutos anuales mínimos para los residentes de primer año y los 1.500 € brutos anuales máximos para los residentes de quinto año.  
 
En resumen, en 2018 se ven obligados a trabajar más horas por una retribución mucho menor. Si sumamos ambos los porcentajes  equivaldría a una “pérdida de poder adquisitivo” superior al 25% en muchos de los facultativos residentes. 
 
Estos profesionales con un nivel de sueldo en su jornada ordinaria similar a profesionales del grupo E, aún no han recuperado las retribuciones del año 2009, mientras que los profesionales del grupo E ya tienen unas retribuciones levemente superiores al año 2009, aunque aún pierden poder adquisitivo, pero menos que los residentes. Esta paradoja se debe a que los recortes fueron progresivos y ahora las subidas son lineales (1% en 2016, 1% en 2017 y 1,75% en 2018).  
 
Pérdida de poder adquisitivo incluyendo las guardias 
 
Haciendo los mismos cálculos conoceremos la pérdida de poder adquisitivo desde 2009 de los facultativos residentes una vez añadida a su jornada ordinaria las 80 horas de guardia.  
 
Recordemos de nuevo que son horas adicionales a la jornada ordinaria (por las tardes, las noches, en sábado, domingo y festivo) que no se contabilizan como tiempo trabajado (computa igual una jornada de 7 horas que otra de 24 horas) y suponen un incremento de la retención de IRPF de toda la nómina, ya que en España la escala es fuertemente progresiva, por lo que al facultativo residente llega en muchos casos poco más del 70% del importe bruto de la hora de guardia.  
 
La pérdida de poder adquisitivo va desde los 5.971 euros/año (el 19%) en el caso del facultativo residente de primer año y llega hasta los 7.957 euros (18,7%) en el caso del facultativo residente de quinto año. La media está alrededor del 16% en todos los casos. 
 
Sumando circunstancias detalladas antes, la pérdida de poder adquisitivo puede superar el 25 % entre los años 2009 y 2018 en muchos casos.   
 
Se adjunta en PDF informe íntegro con tablas.