Martes, 15 Octubre 2019

Investigación

La mortalidad por cáncer de próstata en España revela diferencias entre regiones

Los resultados obtenidos en un estudio del Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III (CNE-ISCIII), en colaboración con el Servicio de Urología del Hospital Universitario de Fuenlabrada de Madrid y de la Universidad de Granada reflejan que la mortalidad por cáncer de próstata entre 2010 y 2014 fue superior a la media de España en el noroeste del país (Galicia, Asturias y País Vasco), el sudoeste de Andalucía y Granada, y en una larga franja que se extendía desde los pirineos hasta el norte de Valencia, mientras que Madrid, la zona costera de Tarragona, Barcelona, Alicante y Murcia presentaron riesgos por debajo del promedio nacional
 
Madrid 20/02/2019 medicosypacientes.com
Los resultados de dicho estudio, publicados en Plos One muestran que la localización geográfica de las defunciones por cáncer de próstata en hombres con menos de 65 años es distinta que la de los hombres de más edad. Para los autores, esto sugiere que puede haber factores de riesgo diferentes entre ambos grupos.
 
El cáncer de próstata es el segundo tumor más común entre los hombres en el mundo, y afecta sobre todo a personas de avanzada edad. La mayoría de los diagnósticos corresponden a tumores indolentes y con muy buen pronóstico; sin embargo, otros enfermos presentan tumores más agresivos que llegan a causarles la muerte. Una pequeña parte de estos cánceres letales se dan en hombres relativamente jóvenes, y algunos investigadores consideran que estos casos pueden tener factores de riesgo algo diferentes a los de los hombres más mayores.
 
Distribución geográfica
 
En este trabajo, cuyos primeros autores son Lara Rodríguez del Servicio de Urología del Hospital Universitario de Fuenlabrada y los miembros del Departamento de Epidemiología de las Enfermedades Crónicas del CNE- ISCIII Pablo Fernandez-Navarro y Beatriz Pérez Gómez, directora del estudio, se estudiaron la distribución geográfica de la mortalidad y de la hospitalización por cáncer de próstata en España y se compararon con el patrón espacial que se encontraba al incluir sólo a los hombres fallecidos por este tumor antes de los 65 años.
 
Los resultados obtenidos reflejan que la mortalidad por cáncer de próstata entre 2010 y 2014 fue superior a la media de España en tres zonas: el noroeste del país (Galicia, Asturias y País Vasco), el sudoeste de Andalucía y Granada, y en una larga franja que se extendía desde los pirineos hasta el norte de Valencia, mientras que Madrid, la zona costera de Tarragona, Barcelona, Alicante y Murcia presentaron riesgos por debajo del promedio de España.
 
No obstante cuando se estudiaron las muertes en hombres más jóvenes (menos de 65 años), el patrón geográfico fue diferente, ya que el exceso de riesgo se observó sólo en noroeste de España y en el sudoeste de Andalucía. Estas diferencias apoyan la hipótesis de que puede haber factores diferentes implicados en el cáncer de próstata agresivo en hombres más jóvenes y en varones de más edad.
 
Por otro lado, analizando la distribución geográfica del número de hospitalizaciones por cáncer de próstata, no se detectó una clara diferencia por edad, y si un patrón norte-sur más marcado que en la mortalidad. Al comparar mortalidad y hospitalizaciones, se observó que Madrid y Barcelona tenían tasas elevadas de admisión hospitalaria y baja mortalidad, y lo contrario en el sudoeste de Andalucía, con elevada mortalidad y bajas tasas de hospitalización.
 
Los autores estiman que estos contrastes podrían deberse a múltiples razones como, por ejemplo, diferencias de registro o variación en la práctica clínica entre regiones; sin embargo, este tipo de investigaciones son sólo generadoras de hipótesis y no permiten profundizar en las causas de los patrones.
 
Este estudio, que proporciona la visión más actualizada de la distribución municipal de la mortalidad por cáncer de próstata en España, se enmarca en el contexto de la monitorización de la situación del cáncer en España y de la investigación epidemiológica realizada de forma continua por el Departamento de Epidemiología de las Enfermedades Crónicas, que ya ha publicado trabajos similares para otras causas tumorales.