Martes, 31 Marzo 2020

ONU nombra nuevo enviado Tuberculosis

La Estrategia Mundial de la Tuberculosis, que arranca este año, pretende reducir en un 90 por ciento los casos para 2035

Llevar a término la Estrategia Mundial de Tuberculosis, aprobada hace unos meses por la Organización Mundial de la Salud, es la principal labor encomendada al nuevo enviado especial de la ONU para la Tuberculosis, el estadounidense Eric Goosby. La estrategia, que arranca este año, tiene como principal objetivo poner freno a la epidemia mundial de tuberculosis, considerada como la segunda enfermedad infecciosa mortal, y poder reducir,  entre 2015 y 2035, un 95 % las muertes por esta patología  y reducir los nuevos casos en un 90%

25/01/2015 medicosypacientes.com

 

Madrid, 26 de enero 2015 (medicosypacientes.com)

Llevar a término la Estrategia Mundial de Tuberculosis (TB), aprobada hace unos meses por la Organización Mundial de la Salud, es la principal labor encomendada al nuevo enviado especial de la ONU para la Tuberculosis, el estadounidense Eric Goosby. La estrategia, que arranca este año, tiene como principal objetivo poner freno a la epidemia mundial de tuberculosis, y poder reducir, entre 2015 y 2035, un 95% las muertes por esta patología, así como los nuevos casos en un 90%.

La Estrategia Mundial de la TB tiene como pilares: la atención y prevención, en base a: un diagnóstico precoz, incluyendo aceso universal a pruebas de sensibildad; cribado sistemático de los contactos y grupos de alto riesgo; tratamiento de las personas afectadas; actividades de colaboración TB/VIH y manejo de las comorbildades; vacunación contra la TB. Además, se requiere un compromiso político con recursos adecuados para la atención y prevención de la enfermedad; cobertura universal de salud, y marcos normativos y políticas adecuadas para la notifcación de casos, registros vitales, calidad de los medicamentos y su uso racional y control de infeciones.

La investigación es otro de los pilares en los que se sustenta dicha estrategia con el fin de poder disponer de nuevas herramientas y estrategias para conseguir los objetivos marcados por la OMS.

El Dr. Goosby se ocupará de todas estas cuestiones y enfocará su trabajo, entre otros aspectos, en incluir la tuberculosis en las agendas políticas y de desarrollo mundiales, regionales y nacionales, y llamando a los países con alta carga de tuberculosis, así como los países donantes, la sociedad civil y el sector privado, para promover acciones clave que contribuyan a poner fin a la epidemia de tuberculosis, incluida la movilización de recursos para la investigación y el desarrollo ", dijo el portavoz del secretario general.

Según datos de la ONU en 2013 cerca de 9 millones de personas enfermaron de tuberculosis y 1,5 millones de población falleció a causa de esta enfermedad que afecta en gran medida a las comunidades más pobres y marginadas de todo el mundo.

Por otra parte, el problema de la resistencia a los antimicrobianos plantea una gran amenaza para el control de esta patología y sigue constituyendo una gran preocupación para la seguridad sanitaria mundial.

Tras su nombramiento, el Dr. Goosby trabajará en estrecha colaboración con la OMS en la prestación de apoyo para llevar a cabo lo que la oficina del Portavoz ha descrito como una "misión crucial para la salud global".

Se adjunta Informe OMS Tuberculosis