Domingo, 25 Octubre 2020

Día Mundial del Corazón

El síndrome coronario agudo es una de las urgencias cardiovasculares más frecuentes en Atención Primaria, según la SEMG

 

El síndrome coronario agudo, las crisis hipertensivas, la insuficiencia cardiaca aguda, las arritmias o el tromboembolismo pulmonar son unas de las urgencias cardiovasculares más graves o frecuentes dado su alta prevalencia y su potencial gravedad, según ha afirmado la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) con motivo del Día Mundial del Corazón

29/09/2015 medicosypacientes.com

Madrid, 30 de septiembre de 2015 (medicosypacientes.com)

El síndrome coronario agudo, las crisis hipertensivas,  la insuficiencia cardiaca aguda, las arritmias o el tromboembolismo pulmonar son unas de las urgencias cardiovasculares más graves o frecuentes dado su alta prevalencia y su potencial gravedad. Así lo enumera el doctor Vicente Palomo, miembro del Grupo de Enfermedad Cardiovascular de la SEMG, según quien "la morbilidad y la mortalidad cardiovascular van en aumento, en parte por el envejecimiento de nuestra población, en parte por los malos hábitos de vida, en parte por la prevalencia de los factores de riesgo cardiovascular  y en parte por el buen hacer de los médicos, que al mejorar el tratamiento y el pronóstico de las enfermedades cardiovasculares consiguen que los pacientes sobrevivan más años a los eventos cardiovasculares, permitiéndoles alcanzar estadios evolutivos más avanzados de estas enfermedades, con el consiguiente aumento de sus complicaciones y manifestaciones".

Tal como explica este médico de familia, ya hace años el estudio INTER-HEART demostró que tan solo nueve factores de riesgo modificables predicen el 90% de los infartos agudos de miocardio. Los dos factores de riesgo de infarto agudo más importantes fueron un perfil lipídico desfavorable (exceso de LDL colesterol y disminución de HDL) y el hábito de fumar. Juntos predijeron el 66% de los infartos.

La diabetes, la hipertensión, la obesidad abdominal, las variables psicosociales (estrés crónico,  depresión y/o pertenencia a estratos sociales con bajo nivel económico), y la ingesta de alcohol fueron otras cinco variables que predijeron el riesgo de infarto. Otras dos variables, actividad física y dieta rica en vegetales y frutas, resultaron ser protectoras frente al desarrollo del infarto.

Y es de destacar que los factores de riesgo citados predecían el riesgo de enfermedad coronaria precisamente en los jóvenes mejor que en los ancianos.

De ahí que haya unas cuantas acciones recomendables a nivel individual para prevenir las enfermedades cardiovasculares, como por ejemplo evitar el consumo de tóxicos (di no a las drogas, especialmente al tabaco y al alcohol). Llevar una dieta saludable (abundante en pescados, verduras y hortalizas). También aseguran que si eres hipertenso o diabético cumple bien el tratamiento que te recomiende tu médico de familia. Asimismo, realizar ejercicio a diario (pero no olvides que debe ser adecuado a tu edad y condición). De esta manera además contribuyes a evitar la obesidad abdominal. No te lleves los problemas del trabajo a casa (el estrés crónico, además de afectar a tu salud mental y la de los que viven contigo, castigará a tu corazón). Y finalmente la técnica Last but not least: respira de manera correcta y sonríe más (el oxígeno es  vital también para tu salud cardiovascular).