Miércoles, 12 Agosto 2020

Reunión en Consejería de Sanidad La Rioja

El representante nacional de A.P. Rural demanda formación e investigación para los médicos de este ámbito asistencial

El representante nacional de Atención Primaria Rural, Dr. Josep Fumadó, hizo hincapié en la necesidad de incorporar a los médicos del ámbito rural a la investigación sanitaria y a la formación. Así lo expresó en la reunión celebrada con la consejera de Salud de La Rioja, María Martín, en la que también participaron la presidenta del Colegio de Médicos de La Rioja, Inmaculada Martínez y el representante autonómico de la vocalía de médicos rurales, Ernesto Bozalongo

Logroño 18/02/2016 medicosypacientes.com
De izda. a dcha.: Dr. Ernesto Bozalongo; Dra. Inmaculada Martínez; María Martín; y Dr. Josep Fumadó.
El objetivo de la reunión se centró en estudiar y valorar entre la Administración sanitaria y las corporaciones médicas la colaboración y la creación de proyectos dirigidos a la prestación sanitaria en este ámbito y a los facultativos que ejercen su labor en el medio rural. 
 
El Dr. Fumadó presentó a la consejera de Salud los objetivos de la OMC, entre los que figura un mayor reconocimiento en el ámbito nacional del papel del médico de Familia y la mejora de cuestiones tan esenciales como la sobrecarga de trabajo y la mejora de plantillas.
 
Por su parte, la consejera recordó a los representantes colegiales la importancia que tiene para La Rioja la medicina rural, pues prácticamente la mitad de la población riojana -142.000 de los 319.000 habitantes de la comunidad- reside en municipios con población inferior a los 15.000 habitantes. De hecho, solamente los centros de Salud de dos municipios, Logroño y Calahorra, quedarían fuera de este ámbito rural, si bien, el segundo de ellos, dentro de su Zona Básica de Salud, también presta atención sanitaria a varios municipios.
 
Martín expresó al Colegio de Médicos su interés por trabajar de forma conjunta con esta entidad en proyectos de futuro, tales como la mejora en la coordinación entre los dos niveles asistenciales y las mejoras en el refuerzo de Atención Primaria.
 
Según datos ofrecidos por la Consejería de Salud, actualmente en la región, de los 295 médicos de Familia y pediatras que ejercen en Atención Primaria, 167 ejercen en el ámbito rural, de los cuales, 142 son médicos de Familia y 25 pediatras, lo hacen en el ámbito rural; lo que supone un ratio por habitante de 1,17 médicos por cada 1.000 habitantes. Una cifra claramente superior al promedio español -0,8 médicos por 1.000 habitantes, según datos de la OMC y en la línea del promedio de la OCDE, situado en un médico por cada 1.000 personas.
 
Igualmente, la ratio de tarjetas en términos medios queda en el caso de La Rioja muy en los términos que indican las sociedades científicas para propiciar una atención adecuada al ciudadano y que viene a ser de 1.500 tarjetas en el caso de los médicos de Familia y de 1.000 tarjetas, en el caso de los pediatras. Así, en el caso de La Rioja el promedio de tarjetas sanitarias en el ámbito rural es de 941 por cada médico de Familia y de 805, por cada pediatra.
 
Estos términos medios, según Martín, deben ajustarse posteriormente con la realidad cotidiana de cada profesional y del entorno en el que realiza su labor. 
 
En este sentido, la consejera se comprometió a seguir trabajando por evitar la saturación de los profesionales en aquellos casos en los que el acúmulo de tarjetas pueda ser un impedimento para desarrollar adecuadamente su labor.
 
A lo largo de la reunión también se abordaron otras cuestiones como la aplicación de la historia de Salud electrónica y la receta electrónica en el ámbito rural y la participación de los médicos de Atención Primaria en la elaboración de la norma que acogerá la libertad de elección de profesionales sanitarios, cuestión que afecta de forma muy directa a la atención primaria, en términos generales.
 
Además, Martín expuso que en, términos generales, La Rioja es la comunidad autónoma de todo el país donde menos tiempo transcurre entre la demanda de atención (petición de cita con el médico de Familia) y la prestación de dicha atención. Prácticamente el 80% de los riojanos, según datos del Barómetro Sanitario del Ministerio de Sanidad, reconoce acceder a la cita el mismo día que la pide y el 96% lo hace entre ese día y el siguiente.