Viernes, 21 Septiembre 2018

Convalidación del Real Decreto-ley

El Congreso aprueba la transposición de la Directiva Europea que equipara los cigarrillos electrónicos a los productos del tabaco

La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e igualdad quiso agradecer “el apoyo de los grupos parlamentarios” a la convalidación del Real Decreto-ley por el que se modifica la Ley 28/2005, de 26 de diciembre, de medidas sanitarias frente al tabaquismo y reguladora de la venta, el suministro, el consumo y la publicidad de los productos del tabaco, para transponer la Directiva 2014/40/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 3 de abril de 2014

Madrid 30/11/2017 medicosypacientes.com
Congreso de los Diputados.

Dolors Montserrat subrayó “que esta convalidación es necesaria para preservar la salud y prevenir la enfermedad de los ciudadanos, dar cumplimiento a la normativa comunitaria y asumir nuestra responsabilidad. Porque nuestra sanidad del presente y del futuro pasa por centrar nuestros esfuerzos en la prevención”.  

Según la OMS, el tabaco es una de las mayores amenazas para la salud pública. Sin embargo, nuestro país ha sabido reducir en los últimos años sus tasas de tabaquismo, pasando del 32,1% en 2000 al 23% en 2014. Para la ministra, “esto se ha conseguido hacer de la mano de todos los países con la aplicación de medidas que contribuyen a salvar vidas, y ha solicitado el respaldo del Congreso para seguir protegiendo unidos la salud de los ciudadanos frente a este riesgo, porque la salud pública es algo de todos”.

Esta era la única parte que quedaba por trasponer ya que el resto se incorporó en su mayor parte (al 95%) al ordenamiento jurídico español a través del Real Decreto 579/2017, de 9 de junio, y tras su aprobación en Consejo de Ministros el pasado día 17, regulando determinados aspectos relativos a la fabricación, presentación y comercialización de los productos del tabaco y los productos relacionados. 

Entre los objetivos de la trasposición están, el avanzar en la protección de la salud de los fumadores y armonizar las medidas sanitarias, garantizando la calidad de los ingredientes y aditivos del tabaco y sensibilizando para favorecer la prevención. En cuanto a la calidad, destacar que se prohíbe la comercialización de los productos del tabaco con aromas característicos, vitaminas, cafeína, taurina y otros aditivos asociados.

También, se obliga a los fabricantes e importadores de productos del tabaco a comunicar todos los ingredientes y los niveles de emisiones que quedarán registrados en un portal informático. Y a introducir un registro de los fabricantes, importadores y distribuidores de productos relacionados a efectos de control del mercado.

Con respecto a los cigarrillos electrónicos y productos elaborados con hierbas para fumar, destacar que equiparamos su regulación a la del tabaco en cuanto a su composición, etiquetado y requisitos de seguridad, priorizando la protección a los menores y obligando a que en los envases, igual que en las cajetillas de tabaco, se advierta a los consumidores sobre los efectos adversos en la salud. Y referente a la sensibilización, se obliga a que en las cajetillas las advertencias sanitarias de textos e imágenes ocupen el 65% de las caras anterior y posterior y el 50% en los laterales. Se deberá, además, incluir información sobre la importancia del abandono del tabaquismo y prohibir -por primera vez- la comercialización de tabaco de uso oral por los efectos tan negativos sobre la salud y la venta transfronteriza de los cigarrillos electrónicos.

También se prohíbe a los estancos la venta a distancia de productos del tabaco (modificación de la Ley 13/1998 de Ordenación de Mercado de Tabacos y Normativa Tributaria) y se endurecen las condiciones de publicidad, promoción y patrocinio de los cigarrillos electrónicos, calificando como infracciones muy graves las prácticas no permitidas.

El CNPT reclamaba la transposición para introducir mejoras en las políticas de control del tabaco

En este sentido, el CNPT reclamaba aprovechar la transposición para introducir mejoras en las políticas de control del tabaco, “tal como han hecho otros países europeos, y que, en el caso del nuestro, tienen aún más justificación por la alta prevalencia de esta adicción”. 

La organización recordó algunos de los frentes en que se podría haber actuado y no se ha hecho, como que no se pueda fumar en coches donde viajen niños y embarazadas, así como en espacios al aire libre dirigidos a eventos deportivos y culturales (estadios, salas de conciertos, plazas de toros, cines al aire libre, etc.) y en los accesos de instituciones públicas. 

Además, recomendó la introducción en España del envase neutro de tabaco, medida que ya han adoptado varios países europeos, un aumento de los impuestos a los productos del tabaco y los cigarrillos electrónicos que contribuya eficazmente a prevenir el inicio de su consumo en la adolescencia, la introducción de mejoras en el control de la publicidad y promoción encubierta del tabaco, incluyendo las películas y series de televisión y una incorporación más efectiva de los programas de consejo y tratamiento para dejar de fumar desde el Sistema Nacional de Salud que incluya la financiación pública de los fármacos destinados a la cesación tabáquica.