Lunes, 27 Mayo 2019

Tolerancia cero

El Colegio de Médicos de Córdoba apela a todos los agentes sociales para promover iniciativas contra la violencia laboral

El Colegio de Médicos de Córdoba ha incidido sobre el riesgo de que la violencia llegue a considerarse una parte inevitable en el trabajo. Por ello, ha instado a todos los agentes sociales para que favorezca iniciativas de lucha contra la violencia laboral

Córdoba 25/04/2017 medicosypacientes.com/ComCórdoba
Dr. Bernabé Galán, presidente del Colegio de Médicos de Córdoba.
Tras expresar su más absoluta condena a las agresiones contra el personal sanitario, la entidad colegial cordobesa manifestó su solidaridad con una auxiliar de enfermería que, recientemente, sufrió insultos y amenazas en la Unidad de Partos del Hospital Reina Sofía. 
 
El Colegio de Médicos "lamenta que un episodio de violencia haya perturbado un entorno donde deberían prevalecer la confianza y la serenidad suficientes como para garantizar el correcto desempeño de una profesión que tiene un objetivo tan delicado y necesario como son los cuidados y la sanación".
 
Consciente de la relevancia del problema, defiende la tolerancia cero ante los ataques verbales y físicos a profesionales sanitarios. En este sentido, ha señalado que las agresiones a los profesionales sanitarios no sólo producen graves efectos negativos en las personas que las padecen, sino que también perjudican a la eficiencia, efectividad y costes de todo el sistema de salud en su conjunto. 
 
Documento de la OMS
 
La entidad colegial recurre al documento "Directrices marco para afrontar la violencia laboral en el sector de la salud" de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cuando dice que “las consecuencias negativas de esa violencia generalizada repercuten fuertemente en la prestación de los servicios de atención de salud, y pueden dar lugar a deterioro de la calidad de los cuidados dispensados y a decisiones de los trabajadores de abandonar las profesiones de atención de salud. Esto, a su vez, puede ser causa de que se reduzcan los servicios de salud disponibles para la población en general, y aumenten los costos de la salud”.
 
Actualmente, la profesión sanitaria sufre un elevado nivel de estrés y un alto riesgo de violencia en el trabajo. De hecho, se estima que casi un 25% de la violencia en el trabajo se produce en el ámbito sanitario y que afecta a más de la mitad de quienes trabajan en el sector, y eso que la tasa de denuncias en el sector es muy baja.
 
Ante este panorama, la entidad colegial cordobesa ha querido advertir sobre el riesgo de que se llegue a considerar la violencia como un parte inevitable en el trabajo y, por eso, apela a todos los agentes sociales para que favorezca iniciativas de lucha contra la violencia laboral. Si la profesión médica debe colaborar en la reducción de riesgos, las administraciones, organizaciones y empleadores deben proporcionar un entorno libre de violencia. Y, en este orden de cosas, el Colegio de Médicos está comprometido para participar, contribuir e impulsar cuantas iniciativas y mecanismos dirigidos a eliminar la violencia se emprendan.