Lunes, 28 Septiembre 2020

Patología Dual

El alcohol y la depresión, factores de riesgo de suicidio más prevalentes en pacientes con patología dual

El alcohol y la depresión son los factores de riesgo de suicidio más prevalentes en los pacientes que sufren patología dual (condición clínica en la que coexisten de forma simultánea o secuencial un trastorno adictivo y otro trastorno mental) y a los que hay que prestar especial atención, según expertos reunidos en las “Jornadas Nacionales de Patología Dual”, organizadas por la Sociedad Española de Patología Dual (SEPD) y la Fundación Patología Dual

Madrid 15/04/2016 medicosypacientes.com
El riesgo de morir por suicidio en el alcoholismo es 9,8 veces mayor respecto a la población general
Por este motivo, según la Dra. Mercedes Navío, médico psiquiatra y directora del Proyecto Prevención de Suicidio de la Estrategia de Salud Mental del Ministerio de Sanidad, el abordaje del riesgo de suicidio requiere de un tratamiento específico de la patología mental subyacente. “Habitualmente este tratamiento específico incluye intervenciones psicofarmacológicas y psicoterapéuticas combinadas, de corte cognitivo-conductual, dialéctico conductual, terapia de resolución de problemas y encuadre individual y grupal”, explicó la Dra. Navío en el encuentro.
 
Los trastornos por uso de sustancias y patología dual están asociados a un elevado riesgo de intentos de suicidio y suicidio consumado. De hecho, en el suicidio consumado, el consumo de sustancias adictivas se identifica con más frecuencia, después de los trastornos depresivos.
 
El alcohol es un factor de riesgo de conducta suicida y en el 25-35% de los casos de suicidios hay un trastorno por uso de alcohol, según esta experta. En este sentido, se ha comprobado que hasta el 45% de los suicidas presentan alcohol en plasma, comprobado mediante exámenes toxicológicos en la autopsia.
 
“El riesgo de morir por suicidio en el alcoholismo es 9,8 veces mayor respecto a la población general”, afirmó la Dra. Navío. A este respecto, asegura que la asociación entre dependencia de alcohol y suicidio se incrementa al aumentar la edad, entre los 20 y los 50 años.
 
En un comparativo de suicidas alcohólicos mayores de 50 años con pacientes alcohólicos más jóvenes se evidenció que, los sujetos de más de 50 años, presentaban mayor prevalencia de trastornos afectivos y problemas médicos graves, respecto a los más jóvenes. En cuanto a sexos, en otro estudio más reciente en suicidas mayores de 65 años, un 35% de los varones y un 18% de las mujeres tenían historia de dependencia / abuso de alcohol. “Este último dato es de especial relevancia ya que, en la práctica diaria, el alcoholismo en las mujeres es de difícil detección y está infradiagnosticado”, resaltó.
 
Patrones de consumo
 
Dentro de los diferentes patrones de consumo de alcohol, siempre se habla de la dependencia, aunque esta situación no es mayoritaria en las personas con uso problemático de alcohol. Según la Dra. Navío, se ha de tener en cuenta que, “en el consumo agudo, hay un aumento de la impulsividad, existe mayor distrés psicológico y restricción cognitiva, hay un mayor riesgo de realizar una conducta suicida no planeada y de usar medios más letales. De hecho, el efecto agudo del alcohol está tan implicado en la conducta suicida como los efectos crónicos de su consumo”. 
 
Respecto al perfil del paciente suicida con abuso de alcohol, suelen ser varones más jóvenes, con estresores vitales recientes y desempleados recientemente, separados o divorciados y que en el momento del suicidio presentaban signos de intoxicación por alcohol. 
El mejor predictor conocido de suicidio consumado es la tentativa previa. Esta especialista hace hincapié en las estrategias preventivas: “Estas estrategias son multinivel y abordan la atención de poblaciones de riesgo, la formación de profesionales de atención primaria, la coordinación con facilitadores sociales de distintos ámbitos, servicios sociales, docente, policial, judicial, medios de comunicación, etc., así como sensibilización de la población general”, señaló.
 
Factores biológicos y ambientales en las adicciones  
 
No todas las personas que consumen drogas desarrollan adicción. Los expertos reunidos en las Jornadas describieron que hay personas que nacen con una mayor comorbilidad a la adicción, principalmente por factores biológicos y ambientales, incluyendo la vulnerabilidad genética.
 
De forma que, tal y como explicaron, la presencia de otros trastornos psiquiátricos y, por lo tanto, la patología dual, aumenta la vulnerabilidad para desarrollar adicción a sustancias. De hecho hasta el 90% de los pacientes que acude a consulta por un trastorno adictivo presenta o ha presentado otro trastorno mental asociado y hasta el 75% que acude a una consulta de Salud Mental (por depresión, esquizofrenia, TDAH, trastorno bipolar, trastorno de ansiedad,…) tienen o han tenido también otro trastorno mental asociado, analizaron.
 
Los expertos en patología dual consideran que la creación de una red integrada de tratamiento podría mejorar el diagnóstico de patología dual, ya que en la actualidad hay dos redes de tratamiento separadas.