Martes, 20 Agosto 2019

Presidenta del Consejo de Colegios de Médicos Valenciano

Dra. María Isabel Moya: “Sigue siendo una realidad el sobreesfuerzo que debemos hacer las mujeres no sólo para acceder sino para mantenernos en este tipo de cargos”

Dra. María Isabel Moya García, radióloga que ejerce en la actualidad como especialista en Radiodiagnóstico en el Hospital General de Alicante, es una de las siete mujeres que preside un Colegio de Médicos en España, cargo que compagina, en estos momentos, con el de la presidencia del Consejo de Colegios de Médicos Valenciano. Hace un año se convirtió en la primera médica al frente de la corporación alicantina y el balance, según afirma, es positivo lo que le produce entusiasmo e interés a la hora de promover políticas de igualdad de género, denunciar cualquier desigualdad en este terreno y de motivar a las compañeras a desempeñar cargos de liderazgo 

Madrid 07/03/2019 medicosypacientes.com/S.P.
Dra. Mª Isabel Moya.
La Dra. María Isabel Moya es alicantina, especialista en Radiología y doctora en medicina por la Universidad Miguel Hernández (UMH). Ha ejercido su actividad profesional en el Hospital Marina Baixa y el General de Alicante, y como jefa de servicio de diagnóstico de imagen en los hospitales de Torrevieja y Vinalopó. Desde hace un año es presidenta del Colegio de Médicos de Alicante, y, actualmente, también presidenta del Consejo de Colegios de Médicos Valenciano.
 
-En estos momentos preside un Consejo de Colegios de Médicos, ¿Cómo afronta esta presidencia y la compagina con sus demás labores colegiales, asistenciales, personales...?
 
-En mi caso, la presidencia del Consejo de Médicos Valenciano ha coincidido con la responsabilidad de asumir la presidencia del COMA desde el inicio del mandato. Cuando asumí la presidencia del COMA, hace ahora un año escaso, me encontré con la tarea de transformar el Colegio de Médicos de Alicante, que adolecía de graves problemas organizativos y de trasparencia, y estaba sumido en una inactividad que había causado una tremenda desafección de los colegiad@s con su institución. 
 
Sin duda, la presidencia del Consejo ha sido una dificultad más añadida que sustrae tiempo de mi vida personal, familiar y de mi labor asistencial, y me ha obligado a adquirir, en corto tiempo, nuevos conocimientos y aptitudes para ostentar este importante cargo de representación. No obstante, y aunque me hubiera gustado que hubiera coincidido con una etapa de mayor serenidad, afronto la Presidencia del Consejo con el mayor compromiso y entusiasmo de los que soy capaz y siendo consciente que significa una auténtica oportunidad para defender a los médicos de la Comunidad Valenciana con equipo, esfuerzo y tiempo. No hay otra fórmula.
 
-Se cumple un año de su mandato como primera mujer en la presidencia del Colegio de Médicos de Alicante ¿Cuál es su balance?
 
Muy positivo. Estoy satisfecha porque creo sinceramente que no se puede hacer más en tan poco tiempo y porque siento que estamos cumpliendo con nuestro programa. Estamos diseñando una nueva institución, y llevando a cabo numerosos cambios tanto internos como externos que nos conduzcan a nuestro gran objetivo: disponer de una institución útil, cercana, representativa, querida, que defienda activamente los intereses de nuestra profesión y esté presente en todos los ámbitos en los que el COMA, por su representatividad, deba estar y pueda aportar valor.
 
Hemos logrado varios de nuestros compromisos. El primero de ellos, realizar una auditoría exhaustiva, jurídico-formal, laboral y económica, que nos ha permitido reestructurar orgánica y funcionalmente de forma distinta los recursos internos, renovar recursos humanos de perfiles específicos, aumentar el horario del Colegio y tomar decisiones sobre las empresas participadas para profesionalizar la gestión de las mismas  que garantice una mayor rentabilidad a la vez que aumente los servicios al colegiad@. Así, hemos firmado acuerdos con Viajes el Corte Inglés para la gestión de nuestras instalaciones del Palacio de Congresos, con la empresa de seguros, Howden Iberica, en un proyecto novedoso de co-gestión de nuestra propia correduría de seguros (SEMECO)  que nos ha permitido, entre otros, cambiar a una póliza de responsabilidad civil con mejores coberturas y precios, y con la empresa de restauración Q-linaria con la que hemos reabierto el restaurante-cafetería.
 
Hemos puesto en marcha un departamento de prensa y comunicación moderno que se ocupa de mantener informado a los colegiad@s y aumentar la visibilidad de la institución. Se ha creado una comisión de formación integrando a la universidad y sociedades científicas que han elaborado un Plan de Formación equilibrado.
 
Hemos impulsado una política de apertura a la sociedad y de colaboración con grandes instituciones. Prueba de ello, es la firma de convenios marco con las universidades Miguel Hernández y Alicante y otras instituciones como el Ayuntamiento de la ciudad.
 
En resumen, hemos trabajado intensamente en este tiempo para que las bases y las directrices   estén definidas y sirvan de asiento para el resto de tareas y actividades que tenemos pendientes. 
 
-¿Cómo entró en contacto con el ámbito colegial y por qué decidió asumir un cargo de responsabilidad dentro del mismo?
 
-La verdad es que yo he ejercido gran parte de mi vida laboral sin contacto alguno con el Colegio de Médicos, pero con la experiencia te das cuenta de que es un error y de la necesidad de esta institución para afrontar toda la problemática de nuestra profesión. Un grupo de compañer@s, algunos de la misma promoción, tomamos la decisión de no seguir en la pasividad y en la protesta y nos animamos a aportar nuestro trabajo y visión en defensa de la profesión. De esta forma, presentamos una candidatura conmigo al frente y un proyecto de renovación al Colegio de Médicos que finalmente ganó las elecciones. 
 
-¿Qué porcentaje de mujeres participan en el Colegio de Médicos de Alicante?
 
En nuestra Junta Directiva las mujeres representamos el 31%. Sobre el total de colegiados las mujeres somos el 48%, por lo tanto, hay una menor participación de mujeres que la que correspondería por los datos colegiales. Tradicionalmente nuestro Colegio se ha caracterizado por una baja participación de la mujer médico en la vida colegial, si bien es cierto que este hecho se está invirtiendo, de manera forzosa por la tendencia hacia la feminización de la profesión y por la mayor concienciación de nuestro género en adquirir roles de liderazgo. En la actualidad son muchas las compañeras que lideran dentro del Colegio áreas tan importantes como la comunicación y formación. Se han incorporado nuevas compañeras a la Comisión Deontológica y en la Junta Permanente hay una clara paridad, siendo mujeres las que ocupan los cargos de Presidencia, Secretaría y Tesorería. 
 
-Desde los Colegios de Médicos Valencianos ¿cómo se afronta la igualdad de género en la profesión médica?
 
En la Comunidad Valenciana hay más mujeres que hombres en activo según los datos del estudio de demografía médica de 2017 publicado por la OMC. La feminización es una realidad y por lo tanto la igualdad de género en el ejercicio de la profesión uno de los objetivos y prioridades en nuestras acciones colegiales. Debemos afrontar este hecho como una oportunidad y desde los Colegios Valencianos es el momento de dar ejemplo, otorgarle la importancia que merece e impulsar y promover políticas de igualdad de género, motivando a las compañeras a desempeñar distintos cargos de liderazgo y denunciando cualquier desigualdad de género que se nos comunique. De hecho, tanto la Presidenta del Colegio de Valencia como yo vamos a participar en el Observatorio para la igualdad en la profesión médica que se ha creado en el CGCOM precisamente para tener un papel activo en la defensa de la igualdad de género. 
 
-¿Cuál es la situación de las mujeres que se dedican a la Medicina en su Comunidad Autónoma?
 
La situación es similar a otras comunidades y reflejo de lo que ocurre en la sociedad. Las médicas en la Comunidad Valenciana tienen diferencias retributivas anuales de hasta unos 10.000 euros, y tienen contratos temporales con mayor porcentaje que los hombres. El llamado techo de cristal existe, ya que la proporción de mujeres que alcanzan puestos de alta dirección  si bien está aumentando, sigue siendo insuficiente para la proporción de las que se encuentran en activo. 
 
-¿En su Comunidad Autónoma, y dentro de su ámbito, se facilita a las mujeres el acceso a puestos de responsabilidad? ¿Cuál es su experiencia?
 
Aunque existe un Plan de Igualdad dentro de la Consellería de Sanidad no me parece que en la práctica, y en general, se facilite mucho a las mujeres el acceso a puestos de responsabilidad. Sigue siendo una realidad el sobreesfuerzo que debemos hacer las mujeres no sólo para acceder sino para mantenernos en este tipo de cargos en los que la exigencia de tiempo y dedicación es muy difícil de compatibilizar con la maternidad y la vida familiar. Mi experiencia es que no existen facilidades, no se suele valorar a los profesionales por la calidad y los objetivos sino por el presencialismo puro y duro, y no hay muchas empresas con políticas flexibles de conciliación laboral y familiar.
 
-La precariedad laboral es un problema acuciante en la Sanidad española, ¿de qué manera afecta a las médicas de la Comunidad Valenciana?
 
La precariedad laboral es el cáncer que padece nuestro sistema sanitario y la principal causa de la continua fuga de médicos, tanto hombres como mujeres, a otros países de nuestro entorno. En la Comunidad Valenciana, como en el resto de España, hay mayor precariedad entre las mujeres porque la mujer médico soporta más este tipo de contratos (acúmulos de tareas, guardias, sustituciones, interinidades) que le permiten compatibilizar mejor su profesión con su rol social maternal y familiar. 
 
-Esta entrevista forma parte de un especial con motivo del Día Internacional de la Mujer. ¿Qué mensaje le gustaría lanzar en una fecha tan señalada?
 
Pues, en relación con lo hablado, cuando dejemos de hablar de la feminización de la profesión médica creo que habremos alcanzado  la igualdad de género y la superación de este “cambio” en el futuro de nuestra profesión. Para ello, es necesario que ante todo, nosotras mismas las mujeres, nos libremos de cualquier estereotipo de género, seamos conscientes de la importancia de nuestra representatividad y liderazgo y que todos, principalmente las Administraciones y empleadores, seamos generosos en un nuevo diseño social y profesional en el que el género carezca de importancia para el desempeño o desarrollo profesional. 
 
Queda camino por delante pero estoy segura de que mucho menos que el que han recorrido nuestras madres y nuestras antepasadas a las que hoy hay que honrar en este Día Internacional de la Mujer.