Campaña medicina rural

Domingo, 2 Octubre 2022

II Congreso Internacional Salud y Empleo

Dr. Rodríguez Sendín: “España necesita más que nunca un Pacto de Estado en sanidad por la salud de todos”

El presidente de la Organización Médica Colegial (OMC) ofreció una visión sobre la Sanidad Española y Liberalización en el Contexto Internacional desde el profesionalismo médico, durante su intervención en el II Congreso Internacional Salud y Empleo, celebrado recientemente en el Paraninfo de la Universidad de Almería. El Dr. Rodríguez Sendín incidió en aspectos como la sostenibilidad, los efectos de los recortes, el gasto farmacéutico y la infrafinanciación del Sistema público de salud. De ahí su insistencia ante la situación de "la necesidad que tiene España, más que nunca, de un Pacto de Estado en Sanidad por la salud de todos"

 

Almería 29/10/2016 medicosypacientes.com/S.P.
De izda. a dcha.: Fca. Rosa Jiménez, Dr. Rodríguez Sendín y Fco. Pérez Galvez.

El Dr. Rodríguez Sendín se mostró convencido de que  “las exigencias de la UEy la deuda acumulada no nos permiten financiar mejor el SNS”.Según explicó, el cumplimiento del Programa de Estabilidad (2016-2019) establece un objetivo de déficit para las CC.AA. que con el grado de deuda pública alcanzado, presentan un escenario inquietante para el SNS y muy especialmente para las CCAA más endeudadas que, a su vez, son las que más recortes han realizado. Advirtió que en esta situación, España necesita cada día más un Pacto de Estado en Sanidad.

Si bien mostró su confianza en la sostenibilidad del Sistema Sanitario, el problema que se manifiesta, en su opinión, es “hasta qué punto se puede mantener con las condiciones financieras que se le imponen”. “Tenemos una profunda preocupación por las consecuencias y efectos de los recortes indiscriminados en el sector sanitario como consecuencia de la insuficiencia financiera del SNS”, remarcó.

Partiendo de que la salud es “un determinante social fundamental que influye en el nivel de progreso social, económico de los pueblos”, consideró preciso conocer la verdad, saber dónde y cómo estamos, con el fin de poder  obtener y ofrecer ”un modelo explicativo que genere confianza, que por malo que sea nunca será peor que la incertidumbre de  lo desconocido”.

“El médico –añadió- no puede aceptar recortes que provoquen perdidas de calidad en la asistencia a sus pacientes”, o lo que es lo mismo, “recortes en las oportunidades reales que en este momento puede ofrecer a sus pacientes”. Y es que, como remarcó, “la primera obligación del profesional es preservar el interés del paciente por encima incluso del suyo propio”.

Antes de los recortes que puedan determinar la salud o la vida de un paciente consideró preciso plantearse “la eliminación de todas aquellas estructuras políticas y sociales que se demuestren ineficientes e innecesarias o manifiestamente prescindibles”.

Aludió a la progresiva disminución del porcentaje del Producto Interior Bruto (PIB) dedicado a Sanidad pública, que, según los datos manejados, descendió del 6,74% en 2009,  al 6,12%, en 2013, al 6,17%, en 2015 y  la previsión para 2018 es bajar hasta un 5,81%. Ello ha provocado, desde su punto de vista, que el SNS vaya debilitándose, y ante el grave problema de suficiencia y sostenibilidad que sufre.

Es por ello que, a su juicio,  la supervivencia del sistema sanitario precisa, “cada vez más, del compromiso de los profesionales y concretamente de un cambio profundo de mentalidad que permita pasar de una actitud pasiva, asalariada, a una actitud más vital”.

Elementos clave en el futuro del SNS

Para el Dr. Rodríguez Sendín, existen dos elementos clave en el  futuro de la sostenibilidad del sistema. Uno de ellos es el gasto farmacéuticodel que buena parte es prescindible ademáshace dañoy por otro el precio abusivo de los nuevos medicamentos que repercute directamente sobre el “gasto hospitalario en medicamentos”.

Según algunos datos apuntados durante su intervención, a lo largo de 2015 se gastaron 16.700 millones de euros, equivalentes al 1,67 del PIB, es decir, como precisó, “que de cada 100 euros, en torno a 30 se gastaron en fármacos”.

Así, en lo que se refiere al gasto farmacéutico, es decir, el de los medicamentos obtenidos por receta en la farmacia, España se coloca en cabeza, sólo está por detrás de Grecia y la República Checa. Todos los demás países se encuentran por debajo de nuestro país, en este concepto. Por ejemplo, Alemania registró el 1,2% del PIB; Francia, el 1,3%, Italia, el 1,5%  y Reino Unido, el 0,9%.

Por otra parte, según alertó “una de cada tres personas en el mundo no tienen acceso a los medicamentos esenciales y esa proporción supera el 50% en los países de bajos ingresos”.

Se refirió a un caso concreto en España, como fue la Hepatitis C, que provocó que “un grupo de población se quedara sin poder acceder al tratamiento farmacológico, poniendo, incluso en jaque al gobierno de España”.

Las grandes multinacionales, como lamentó, son las que se llevan los grandes beneficios de la molécula, en este caso, contra la hepatitis C., “mientras el coste no debería haber sobrepasado los 250-300 dólares, se llegaron a pagar  87.000 dólares en EE.UU. o 25-30.000 euros en España”, según expuso.

El abusivo e injustificado precio de los nuevos medicamentos es provocado, entre otros factores, por el poder de las multinacionales farmacéuticas; por prerrogativas en las patentes sanitarias, según advirtió.

Para recuperar el equilibrio propuso reducirprecios medicamentos ajustándolos a los costes incluyendo los costes de I+ D, y establecer licencias obligatorias sobre las patentes en caso de grave desacuerdo o precio injustificado.

Tratados de libre comercio

Ligado con lo anterior, dedicó la última parte de su exposición a los tratados de libre comercio, deteniéndose en el Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones (TTIP).

Representan, a su juicio, “un nuevo desequilibrio, un atentado gravísimo hacia los sistemas nacionales de salud e, incluso, para los Gobiernos nacionales”. “El problema –como lamentó- es que la ciudadanía no conoce bien sus efectos”.

En concreto, el TTIP provocaría una limitación de la capacidad de los sistemas sanitarios para establecer otros mecanismos que mejoren la eficiencia: negociación de precios y financiación selectiva (listas, algoritmos, guías terapéuticas, subastas y compras conjuntas, etc.).

Este tratado, en concreto, provocaría un desequilibrio todavía mayor en la relación de fuerzas entre los Gobiernos y las grandes multinacionales,” y por tanto aumentaría los beneficios de las grandes corporaciones a costa de los pacientes y los contribuyentes, creando más barreras de acceso”.

El Dr. Rodríguez Sendín, expresó su temor, además, por que con dicho Tratado se consolide un modelo de patentes, “que ya da un enorme poder de negociación a las grandes corporaciones a la hora de autorizar la comercialización y fijar los sobre-precios de los medicamentos”,

Es por ello que desde corporaciones como el CGCOM y la Ordem dos Médicos de Portugal se exigen trescondiciones explícitasenelTratado, laprimeraexcluircualquier aspecto que afecte a los sistemas de salud: salud pública, asistencia sanitaria, seguros sanitarios (públicos y privados), distribución farmacéutica, patentes de producto farmacéutico, sistemas de financiación selectiva, etc. La segunda el que “ninguna disposición, en cualquier artículo del tratado, aunque se refiera a temas generales, podrá ser de aplicación en los temas relacionados con los servicios de salud”. La tercera es que “Los Gobiernos serán soberanos para decidir qué materias no son de aplicación por tener relación con la salud y la sanidad”.