Lunes, 25 Marzo 2019

Presidente Colegio Médicos Cádiz

Dr. Repetto: "Desde los Colegios nos corresponde mantener encendido el espíritu solidario de la FPSOMC"

El Dr. Juan Antonio Repetto, presidente del Colegio de Médicos de Cádiz, valora en esta entrevista la labor que realiza la Fundación para la Protección Social de la Organización Médica Colegial (FPSOMC), "un modelo único -según asegura- de prestación social" basado en la solidaridad y en el "compromiso colectivo de los médicos" y por ello, tal y como señala, "desde los Colegios nos corresponde mantener encendido ese espíritu solidario de colegiado a colegiado" y "dar una respuesta ágil, individualizada y eficaz a los beneficiarios"

Madrid 19/01/2018 medicosypacientes.com/ S.G.
El Dr. Juan Antonio Repetto, presidente del Colegio de Médicos de Cádiz
El Dr. Repetto también resalta que se trata de "un ejercicio de larguísima trayectoria, adaptado a los tiempos y, más importante aún, con unas características que lo hacen único" y que a lo largo del año pasado, con motivo de su centenario, "ha realizado un gran esfuerzo de difusión para llevar esta labor de solidaridad a todos los colegiados en una estrategia casi de “puerta a puerta”.
 
El Colegio de Médicos de Cádiz gestionó en 2016 un total de 458.000 euros en ayudas, que tuvieron fundamentalmente como destino la contribución al sostenimiento económico en situaciones de viudedad con un componente de precariedad de los colegiado y colegiado, tal y como subraya en esta entrevista su presidente.
 
¿Cómo valoraría la labor que desempeña la Fundación para la Protección Social de la OMC?
 
Es una labor imprescindible y que merece ser conocida por los colegiados en toda su extensión. En este sentido, la Fundación, con la colaboración de los Colegios, ha realizado un gran esfuerzo de difusión a lo largo del año pasado, el de su centenario, para llevar esta labor de solidaridad a todos los colegiados en una estrategia casi de “puerta a puerta”. 
 
¿Cuáles ayudas destacaría?
 
Es un catálogo muy amplio y completo. Yo destacaría sobre todo su sensibilidad hacia las necesidades de una sociedad en constante cambio y su capacidad para detectar y responder a esa realidad cambiante. En este sentido resulta ejemplar la cobertura que la Fundación viene ofreciendo para que los colegiados puedan conciliar su vida familiar y laboral, una tendencia que va en aumento.
 
¿Qué papel desarrollan, a su juicio, los Colegios de Médicos en materia de Protección Social?
 
Nos corresponde dar tanto una respuesta ágil, individualizada y eficaz a los beneficiarios como hacer llegar a todos nuestros colegiados el significado y sobre todo el efecto práctico de sus aportaciones a la Fundación. Los testimonios de quienes están siendo receptores de esa solidaridad son la mejor muestra de la dimensión que alcanza esta solidaridad. Desde los Colegios nos corresponde mantener encendido este espíritu solidario de colegiado a colegiado. 
 
¿Cuántos beneficiarios tienen en su Colegio de Médicos? ¿Cuál es la prestación más solicitada?
 
A la espera de cerrar estadísticamente el pasado año, el COMCADIZ gestionó en 2016 un total de 458.000 euros en ayudas, que tuvieron fundamentalmente como destino la contribución al sostenimiento económico en situaciones de viudedad con un componente de precariedad de nuestras colegiadas y colegiados. También hemos podido facilitar recursos económicos que hicieran viable a huérfanos de colegiados continuar y culminar su trayectoria académica, en algunos casos formándose como médicos y siguiendo así la vocación heredada de alguno de sus progenitores. Al mismo tiempo estamos contribuyendo a dar amparo a colegiados jubilados con escasos ingresos. Esta labor, insisto, es posible gracias a la solidaridad de nuestros colegiados sostenida en el tiempo.
 
¿En qué medida considera necesaria en los tiempos que corren la existencia de instituciones como esta?
 
La función que desempeña la FPSOMC no es ni complementaria, ni alternativa ni sustitutiva. Por el contrario, se trata de un ejercicio de larguísima trayectoria, adaptado a los tiempos y, más importante aún, con unas características que lo hacen único y que tiene la solidaridad como principio rector. No hay producto en el mercado que iguale esto.
 
Esta Fundación se nutre de las aportaciones solidarias de los médicos y socio protectores ¿Considera a los médicos un colectivo solidario?
 
Siempre lo ha sido y esta cualidad está en el germen de la Fundación, hace ahora cien años. El hecho de que se mantenga y siga creciendo un siglo después nos permite afirmar que así es con toda rotundidad.
 
Con motivo de su centenario la FPSOMC y los Colegios de Médicos durante 2017 realizaron numerosas actividades para difundir la labor de la Fundación entre los colegiados.
 
¿Cómo valoraría las acciones que se desarrollaron? ¿Cuáles otras podrían hacerse para hacer llegar la Fundación a los médicos?
 
La resonancia ha sido enorme y así hemos tenido ocasión de apreciarlo en el COMCADIZ. Ha sido muy gratificante compartir de cerca el agradecimiento de los beneficiarios y que hayamos podido transmitir ese agradecimiento a todos los colegiados que posibilitan la continuidad de esta labor. 
 
Como siempre, el reto es seguir comunicando esta tarea y la extensión y variedad de servicios con los que nuestros médicos pueden contar a través de la Fundación.
 
La FPSOMC ha puesto en marcha un Buzón de Sugerencias a su Catálogo de prestaciones para contar con la opinión de los colegiados. ¿Qué le parece esta iniciativa? 
 
Es un ejemplo más de cómo la Fundación trata de dar una respuesta personalizada a las necesidades de protección social, y a la vez una oportunidad para que los colegiados participen y se sientan partícipes de una labor que si hoy perdura y gana fuerza es gracias a ellos.
 
¿Qué retos tiene por delante la Fundación a su juicio?
 
Es un reto que la FPSOMC viene abordado ya, un reto vigente y de largo recorrido: vincular a todos los colegiados en la defensa de este modelo único de prestación social que bajo esta concepción solidaria sólo puede entenderse por el compromiso colectivo de los médicos. Es un bonito reto pues en él se unen la vocación hacia el ejercicio de la Medicina y la entrega solidaria, que han sido siempre dos rasgos inherentes a nuestra profesión.