Lunes, 22 Octubre 2018

XV Aniversario de SEAFORMEC

Dr. Pablo Lara, presidente de la CNDFM: “SEAFORMEC puede ser una herramienta muy útil para mejorar la oferta y la calidad de la formación médica”

La Conferencia Nacional de Decanos de Facultades de Medicina (CNDFM), presidida actualmente por el Dr. Pablo Lara, está integrada en el Sistema Español de Acreditación de la Formación Médica Continuada (SEAFORMEC). Con motivo de su XV Aniversario, que se celebrará oficialmente el próximo 26 de octubre, el Dr. Lara aporta su visión sobre esta herramienta de la FMC y no duda en destacar su utilidad para mejorar la oferta y la calidad de la formación continuada del médico

Madrid 02/10/2018 medicosypacientes.com/S.P.
Dr. Pablo Lara.
 
-Se cumplen 15 años de la creación de SEAFORMEC ¿cuál es su valoración sobre este sistema acreditador de la FMC?
 
-En primer lugar, nuestra felicitación desde la Conferencia Nacional de Decanos de Facultades de Medicina por este aniversario a todos los que han participado en estos primeros quince años de historia de SEAFORMEC, sistema acreditador de la Formación Médica Continuada en España, basado en criterios de calidad, lo que constituye su valor principal. Cuando se actúa de esa manera, el balance es necesariamente positivo a la vez que somos conscientes de que una mejor formación redunda en un mejor desempeño profesional y en este contexto, pensamos que SEAFORMEC puede ser una herramienta muy útil para mejorar la oferta y la calidad de la formación médica. 
 
-¿Por qué es útil, a su juicio, acreditar la Formación Médica Continuada?
 
-La palabra “acreditar” significa “demostrar la verdad o autenticidad de algo” y afortunadamente, su uso es cada vez más creciente en el ejercicio profesional y particularmente, en el ejercicio de la medicina. Se trata por tanto de “demostrar la verdad o autenticidad” de un centro sanitario, de una unidad especializada, de un médico, de un equipo multidisciplinar,… o de una actividad formativa. Mediante la acreditación existen evidencias de que se pueden alcanzar más fácilmente los objetivos planteados y que, en nuestro caso, redundan en una medicina centrada en el paciente, en una mejor asistencia sanitaria. En este contexto, los médicos somos conscientes de la necesidad de una formación continua.
 
Comprobamos el avance en los conocimientos médicos, sabemos la importancia de la actualización de los fundamentos y de la metodología que empleamos en nuestro quehacer diario, los avances en las TICs posibilitan escenarios de formación no contemplados hace muy poco tiempo,... En consonancia, la oferta formativa está aumentando también a un ritmo creciente pero debemos preguntarnos si el diseño, los contenidos, la metodología y, fundamentalmente, la evaluación son adecuados a los objetivos planteados con esa actividad formativa. En este contexto, pienso que somos los profesionales médicos los primeros interesados en que las actividades estén acreditadas por una institución externa que “garantice” la calidad exigible a estas iniciativas.
 
-¿Cuáles son las responsabilidades de su institución en la FMC?
 
--La Conferencia de Decanos de Facultades de Medicina agrupa a las 42 Facultades que existen en el territorio nacional. Resulta evidente que la formación, la investigación y la transferencia son señas de identidad de toda institución universitaria. Cuando nos referimos además al ámbito de Ciencias de la Salud, hay que incluir también la actividad asistencial en la que participamos. 
 
Dentro del servicio a la sociedad que prestamos desde las facultades, habría que destacar que somos los centros responsables de un amplio catálogo de títulos universitarios de grado y posgrado en nuestra rama de conocimiento.
 
Precisamente, acabamos de recopilar una información general sobre las personas que están recibiendo formación en nuestras Facultades. El número de estudiantes del Grado en Medicina, futuros médicos, es de casi 43.000; por cierto, un número excesivo que venimos denunciando con poco éxito desde hace tiempo. Pero también llevamos a cabo una importante labor formativa de posgrado que se traduce en que tenemos 3.600 matriculados en programas de “Máster Oficial”, 11.200 matriculados en “Titulaciones Propias” y 8.200 matriculados en programas de “Doctorado”. Aproximadamente, podemos decir que por cada dos estudiantes de grado, tenemos una persona en posgrado y que por cada, cinco estudiantes de grado, tenemos una tesis doctoral en marcha.
 
Para desarrollar esa labor, es necesaria la colaboración imprescindible del sistema sanitario y por ello, es tan importante el mayor desarrollo posible de los convenios existentes entre ambos sistemas -universitario y sanitario- para la realización de programas conjuntos de docencia e investigación. 
 
-Desde su punto de vista, ¿qué valor añadido tiene para un ente acreditador como SEAFORMEC que esté integrado por las principales organizaciones que representan a la profesión médica?
 
-Ofrece las mayores garantías que una institución dedicada a la acreditación de la Formación Médica Continuada esté constituida por el Consejo Nacional de Especialidades en Ciencias de la Salud, el Consejo General de Colegios de Médicos, la Federación de Asociaciones Científico-Médicas Españolas y la Conferencia Nacional de Decanos de Facultades de Medicina Españolas. Son organizaciones que con sus coincidencias y sus diferentes puntos de vista facilitan un sistema de acreditación riguroso y eficiente al servicio de nuestros colegas.
 
 
-¿Qué representa para la FMC española que SEAFORMEC esté integrado en el sistema de acreditación de la Unión Europea de Médicos Especialistas (UEMS) a través de European Acreditation Council for CME (EACCME)?
 
-Pienso que es una magnífica noticia. Guarda un cierto paralelismo con la Convergencia en el Espacio Europeo de Educación Superior que estamos procurando implantar en el sistema universitario. De esta manera se cuenta con un sistema de reconocimiento de créditos a nivel europeo que facilita en definitiva la movilidad de los profesionales tanto para poder recibir formación como para certificar la formación adquirida. Facilita sin duda, la transferencia de conocimiento. La formación médica es también cada vez más competitiva y esta posibilidad de equivalencia a través de la UEMS supone sin duda un valor añadido.
 
-La colaboración entre UEMS y SEAFORMEC ¿complementa el trabajo de la Comisión de Formación Continuada del Sistema Nacional de Salud?
 
-No tengo dudas de que la gestión de la Formación Médica Continuada puede ser compartida a la vez que debemos procurar la mayor colaboración entre las comisiones nacionales y autonómicas de Formación Continuada y SEAFORMEC. Nuestros objetivos son coincidentes.
 
 
-¿Cuál es su percepción de la FMC en el contexto europeo e internacional?
 
-Estoy convencido que los sistemas sanitarios más eficientes serán aquellos que aseguren una mejor FMC a sus profesionales. Cada vez vamos a ser más evaluados en nuestra actividad, se nos va a pedir que mostremos los resultados de nuestro ejercicio profesional; ya es una realidad en países más avanzados al nuestro y no podemos permanecer ajenos a esa realidad. Debe ser así porque una buena formación repercute en la salud de los pacientes.
 
Como decía anteriormente la FMC debe ayudarnos a nuestra actualización constante en la “nueva medicina”: avances técnicos y tecnológicos, formación basada en resolución de problemas, autoaprendizaje, actividad investigadora, trabajo en equipo, cambios demográficos y epidemiológicos, rescatar el humanismo o, entre otros, aspectos relacionados con la ética y el profesionalismo.
 
 
-Desde su punto de vista ¿hacia dónde debería orientarse SEAFORMEC?
 
-De alguna manera, está recogido en las respuestas anteriores. Desde las organizaciones profesionales que integramos SEAFORMEC se puede incentivar a los profesionales en la importancia de la Formación Médica Continuada e impulsar una oferta formativa adecuada a las necesidades y expectativas de nuestros colegas. Por otra parte, hay que facilitar la interacción con otras organizaciones que participen en dicha formación. En definitiva, el objetivo es a través de la FMC transformar al “buen médico” en “mejor médico”.